Saltar a: navegación, buscar

Perro Paco

Perro Paco
Información sobre la plantilla
Perro Paco 1.jpeg
Concepto:Perro callejero que se ganó el cariño de los madrileños.
Origen:Bandera de España España
Otros nombres: Francisco

Perro Paco. Fue un célebre personaje del que hablaban los periódicos madrileños entre los años 1879 y 1882.

Historia del Perro Paco

El perro Paco un ilustre protagonista del Madrid del siglo XIX. De origen humilde, callejero que logró atraerse el cariño de los madrileños que frecuentaban los cafés y restaurantes más distinguidos del momento.

De manera fortuita un día de octubre de 1879 se coló en el Café Fornos -que estaba situado en la esquina de las calles de Alcalá con la de la Virgen de los Peligros- y se acercó a una mesa donde comía el Marqués de Bogaraya. Al aristócrata le debió de resultar gracioso el animal y le puso de nombre Paco, dado que aquel día se celebraba San Francisco de Asís.

Desde aquel momento, el chucho se pasaba todas las noches por el café para recibir algún bocado de quien le había bautizado y otras palabras cariñosas de quienes acudían al local. Poco a poco se fueron encaprichando con él los clientes y camareros y se fue convirtiendo en un personaje más de aquel lugar.

Popularidad

De su popularidad dan testimonio diferentes publicaciones de la época, donde se habla de tan famoso perro y de sus hazañas, muchas de ellas casi humanas, al decir de los madrileños de esos años.

El perro destacó por su educación mientras cenaba, y fue bautizado por el marqués con una botella de champán. Recibió el nombre de Francisco pero sería más conocido como Paco. La fama del animal fue in crescendo hasta que se desató la Pacomanía: se crearon los productos y dulces “ perro Paco”, incluso se le compuso una polka. Le dejaban asistir a misa y a las funciones de teatro, comentándose al día siguiente en los periódicos la actitud del perro. Surgió el dicho “eres más listo que el perro Paco”.

Muerte

Paco se hizo amigo del torero Frascuelo y se aficionó a las corridas. Solía acudir a los toros y, cuando la faena terminaba, saltaba al ruedo a hacer algunas piruetas para animar al personal. Pero en una de esas corridas se desataría la tragedia.

Tanta era la afición a los toros de nuestro perro, que ésta le llevo a la muerte. Una tarde un novillero, no muy diestro en su oficio, intentaba entrar a matar al toro. Después de varios intentos fallidos, el perro Paco se lanzó al ruedo y ladró furioso al torero, que enfurecido le dio un estoconazo. El furor del público fue tal, que difícilmente, salió con vida del coso taurino el novillero. El público cogió al perro Paco para que le curasen, pero a los pocos días moría. Tanta fue la pena, que se hizo una recaudación para levantarle una estatua en el Parque del Retiro, donde fue enterrado.

Paco fue llevado a un veterinario y agonizó durante 3 semanas, durante las cuales se daban partes de su salud en los periódicos, y finalmente expiró.

Anécdotas del Perro Paco

  • Según cuentan, el perro se comía un suculento plato de carne, y esperaba tranquilamente a que el resto de los comensales finalizasen el menú, para después acompañarlos hasta la puerta del 'Fornos', incluso algunos decían que acompañaba al pagador de la cuenta hasta el portal de su casa, y que siempre rehusó entrar y dormir bajo techo que no fuera el habitual elegido por él.
  • Cuenta el famoso actor Enrique Chicote:
" Cuando el perro Paco asistía a un estreno, si los chistes no tenían gracia, lanzaba un lastimero aullido entre las carcajadas del público, que premiaba al simpático chucho con una gran ovación."

Fuentes

  • Artículo El Perro Paco.Disponible en " http www.madridvillaycorte.es ". Consultado: 16 de Noviembre del 2011.
  • Artículo El perro Paco.Disponible en " http historiasdehispania.blogspot.com ". Consultado: 16 de Noviembre del 2011.