Saltar a: navegación, buscar

Rodentia

Orden Rodentia
Información sobre la plantilla
Jutiaconga.jpg
Otros nombresRoedores
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia
Hábitat:Cosmopolita

Orden Rodentia: Incluye a los roedores, constituyen el grupo de mamíferos más numerosos, tanto en especies como en individuos. Poseen una alta proliferación y abundan en todos los ecosistemas. Su nombre está dado por el crecimiento continuo de sus dientes incisivos y la necesidad que tienen de roer permanentemente para desgastarlos y evitar su crecimiento excesivo. Existen dentro de los roedores especies muy agradables como las traviesas ardillas y los laboriosos castores. Pero existen otros no tan simpáticos y en extremo perjudiciales como los ratones y las ratas.

Características

El Orden Rodentia a escala global está representado por 35 familias, 359 géneros y más de 1 700 especies. Es el orden de mayor importancia entre los vertebrados plaga en América Latina. Generalmente son de talla pequeña, aunque no en unos pocos, cráneo largo y bajo, extremidades plantígradas con cinco dedos, y una dentadura con dos incisivos en cada mandíbula de crecimiento constante y con una gran capa de esmalte por la parte delantera y los costados, y entre éstos y los premolares un diastema. En general tiene un pelaje espeso y de coloración gris o parda. La articulación de la mandíbula inferior es muy larga, y tiene un movimiento estrictamente vertical. El músculo principal es el masetero y, basándose exclusivamente en cómo utilizan este músculo se puede hacer una correcta clasificación de estos animales. Son de hábitos crepusculares o nocturnos de ordinario, y la mayoría herbívoros, aunque también los hay omnívoros. Son capaces de digerir la celulosa en el ciego intestinal por medio de bacterias simbióticas. El estómago tiene una sola cámara en la mayoría de las especies.

Hábitad

Viven en comunidades y son extremadamente territoriales, marcando con su orina su territorio. Pueden ser terrestres, arborícolas, subterráneos y acuáticos, con especies invernantes y migradoras. Su éxito se debe principalmente a su pequeño tamaño, su corto periodo de reproducción y la habilidad para roer y comer una amplia gama de alimentos. Son cosmopolitas, pues aparecen en todos los continentes excepto ela Antártida. Algunas especies asociadas con el hombre han alcanzando una difusión mundial. Se les encuentra en los desiertos y en las junglas tropicales, en la alta montaña y en las regiones polares.

Reproducción

Tienen una alta tasa de fecundidad, pudiendo tener camadas numerosas varias veces al año. En la mayoría de las especies los machos presentan un hueso peneano y en todos los casos las hembras un útero doble.

Daños ocasionados al hombre

Las pérdidas mundiales de alimentos ocasionadas por ratas y ratones se estiman por encima de los 30 millones de dólares anuales. Provocan además serios daños económicos a instalaciones eléctricas, en industrias, en almacenes y acopios por su hábito permanente de roer para controlar el crecimiento de sus filosos incisivos y garantizar su alimentación. Pero además los roedores son transmisores de graves enfermedades al hombre y a los animales domésticos. Generan una alta contaminación en el hábitat del hombre. Una rata adulta elimina aproximadamente 6 litros de orina al año y se calcula alrededor de 300, 000 pelos. Dentro de las enfermedades que con más frecuencia trasmiten al hombre se encuentran el Hantavirus, fiebres hemorrágicas, leptospirosis, salmonelosis, rabia y toxoplasmosis, entre otras. Los roedores son con frecuencia reservorios de los virus de fiebres hemorrágicas. El hombre entra en contacto con animales contaminados durante operaciones de deforestación en períodos de humedad no habitual, trabajos agrícolas o de restauración de casas abandonadas. En la realización de estos trabajos los hombres levantan polvo infectado con orina o excrementos que los pueden contaminar. El Hantavirus tiene como reservorio natural a los ratones. Se describe la existencia de este virus desde hace miles de años. Solo desde fechas recientes se ha relacionado con el humano por disponer de métodos diagnósticos para identificarlo y caracterizarlo. Desde entonces cada año se notifican en el mundo entre 150 y 200 mil casos de fiebre hemorrágica por virus Hanta. Una de las enfermedades más reconocidas como peligro potencial para el hombre, trasmitida por ratas y ratones es la Leptospirosis. En su variante más grave se reconoce como Enfermedad de Weil, en honor del médico alemán del siglo XIX, Adolf Weil que la descubrió. La infección es provocada por una bacteria en forma de espiral, espiroqueta, común en roedores, y en ratas en particular. El hombre puede actuar como reservorio, aunque no es portador por mucho tiempo.

¿Cómo controlar y eliminar a los roedores?

Las ratas y ratones son animales que por sus particularidades en su ciclo de vida y su poder de adaptación hacen difícil su control. Es por ello que se hace necesario, en primer lugar conocer bien la biología de las especies de ratas y ratones que constituyen plagas potenciales para diseñar los programas de control y el manejo de sus poblaciones. La higiene es una medida permanente para mantener alejada esta perjudicial plaga para la vida del hombre. Dentro de la casa deben mantenerse los alimentos bien tapados y conservados en estantes bien sellados y alejados del acceso a vectores. Los residuos de alimentos deben colocarse en cestos de basura debidamente tapados. Debe mantenerse la cocina debidamente recogida y limpia. Los caños, canales y desagües no deben acumular ni basura, ni malezas, deben mantenerse bien limpios. Deben eliminarse cuevas donde puedan esconderse fácilmente los roedores, así como tapar agujeros en muros o puertas que puedan constituir puertas de entrada. En áreas rurales deben cortarse arbustos y malezas en un área de 30 metros alrededor de la vivienda. Los patios y alrededores deben estar libres de desechos y escombros. Las fuentes de abasto de agua deben mantenerse protegidas y tapadas. Los almacenes, bodegas u otros establecimientos que guarden alimentos deben cerrarse adecuadamente y en ellos deben conservarse bien tapados los alimentos. Deben utilizarse trampas o ratoneras con cebos adecuados. Las trampas pueden ser tipo jaula que además permite realizar el conteo y control de posibles poblaciones de roedores. El uso de trampas exige un conocimiento previo acerca de los lugares por donde usualmente transitan los roedores, en particular en área rurales, para hacer más efectiva su eliminación. El control químico consiste en utilizar sustancias rodenticidas. Deben ser inodoros e insípidos, específico para roedores y que no induzca tolerancia o actúe de forma rápida para que los roedores puedan ingerir la dosis letal antes de percibir los síntomas de aviso. Es importante que la preparación del cebo para atraer a los roedores, tanto en trampas como para agentes rodenticidas debe realizarse con medidas de precaución para el hombre como el uso de máscaras y guantes. Los rodenticidas anticoagulantes son los más recomendados en la actualidad por su seguridad en el mecanismo de acción. Ellos interfieren con la coagulación normal de la sangre de los roedores, produciéndoles una hemorragia interna, hasta causarles la muerte. Son de acción lenta y tardan varios días en matar al roedor. Se presentan en forma de pellet, cereal o polvo, líquido o bloques de diferente tamaño. Las ratas y ratones son una plaga de extraordinario peligro para el hombre. Son portadoras de muchas enfermedades y son capaces de ocasionar múltiples daños económicos. Es por ello que deben mantenerse tanto en áreas urbanas como rurales todas las medidas higiénico-sanitarias que garanticen su control.

Fuentes

http://www.sld.cu

Dr. Freddie Villafaña Martín y Col. Evaluación del impacto del biorrodenticida Biorat en poblaciones de roedores establecidos en varios cultivos en la República de Costa Rica. Revista Cubana de Medicina Tropical.