Saltar a: navegación, buscar

Rubén Aldama

Rubén Aldama
Información sobre la plantilla
Ruben Aldama Arguelles.jpg
Combatiente revolucionario cubano
NombreRubén Susano Rehustiano Aldama Argüelles
Nacimiento24 de mayo de 1919
ciudad de Pedro Betancourt,
provincia de Matanzas,
Cuba Bandera de Cuba
Fallecimiento15 de mayo de 1956 (36 años) 
Nacionalidadcubana
PadresFrancisco Aldama Sotomayor y Laura Argüelles

Rubén Susano Rehustiano Aldama Argüelles (Matanzas, 24 de mayo de 1919 - La Habana, 15 de mayo de 1956). Joven revolucionario cubano que participó en la lucha por la liberación de Cuba, en acciones como el golpe de Estado del 10 de marzo a Fulgencio Batista, muriendo asesinado más tarde.

Inicios

Era hijo de personas humildes, su padre se llamaba Francisco Aldama Sotomayor, hombre trabajador y enérgico, su mamá Laura Argüelles mujer bondadosa, dulce y noble.

Su educación siempre fue basada a la honradez, disciplina el respeto hacia los demás y el patriotismo por Cuba.

Cursó su primera enseñanza en su pueblo natal, adquiriendo sus dos primeros empleos organizando competencias de boxeo, donde se destacó.

Acciones revolucionarias

Siendo un domingo 20 de mayo de 1933, Rubén Aldama (con solo 13 años de edad) exhortaba en el parque de la Pedro Betancurt en arenga pública a sus compañeros a combatir al tirano Gerardo Machado (1871-1939) y sus secuaces.

En 1934 se mudó a La Habana en el reparto Altura de la Víbora en la calle Damují entre Sagua y Peralejo, ganando la amistad del revolucionario Antonio Guiteras quien da forma al idealismo revolucionario de Rubén Aldama y quien le enseñaba el sagrado deber de vivir por la Patria y para la libertad

Participó por la afición en el torneo Guantes de Oro de 1940 y iba en varias ocasiones representando a Cuba, se alejó del boxeo por no estar de acuerdo con el control que sobre este deporte ejercían las pandillas estadounidenses.

Después del asesinato de Antonio Guiteras, Rubén Aldama, sin dejar de trabajar en los tranvías, se inició en la tarea redentora de luchar por la libertad. Junto con otros jóvenes de esa época pertenecía a organizaciones revolucionarias, pero fue comprendiendo que estas eran organizaciones de gansters por lo que al darse cuenta se alejó de ellas.

El 10 de marzo de 1952, cuando se produce el golpe de Estado de Fulgencio Batista, Rubén Aldama subió a la escalinata de la patria.

Testimonio

Se cuenta que en una ocasión los bandidos dirigentes obreros del mujalismo trataron de comprarlo para que abandonara las justas demandas que planteaban a favor de sus compañeros, rechazando con gestos colérico y encendido expresó: «Los hombres que se venden merece la muerte».

Su rechazo le costo una zurra de las manos de los sicarios de Mujal. Comenzó a movilizar a las masas sindicales y a fundarse el directorio revolucionario marchando del brazo del revolucionario José Antonio Echeverría siendo el primer mártir de la organización La policía batistiana sospecho de él y comenzaron las detenciones las golpeaduras, pero nada lo hizo desistir de su firme propósito de luchar por la libertad de Cuba de los pobres y para los pobres

Cuentan sus compañeros que una vez que fue detenido por Ventura lo amenazó con matarlo y el con su firmeza expresó: «Si, yo sé que a lo largo me matarás y matarás centenares más, pero de algo puedes estar seguro: ganaremos la batalla».

Esta no fue la única vez que fue encarcelado, además lo acusaron de participar en un plan para atentar contra Fulgencio Batista, siendo sometido a juicio junto con Rubén Aldama, Enrique, Faustino Pérez y otros jóvenes en esta ocasión el fiscal se vio obligado hacer una alusión jocosa al recordar a Rubén durante la pruebas de confección había manifestado que se incluía en la causa porque la policía necesitaba que había un negrito implicado, esto ocurrió en el año 1955.

Finalmente el 15 de mayo de 1956 irrumpieron en su casa Ventura y Carratara, donde fue detenido. Lo acusaron por conspirar contra el tirano Batista. No fue llevado a juicio. Simplemente desapareció. El doctor Alfredo Yabur Maluff ―en nombre de la madre de Rubén Aldama Argüelles― presentó un recurso de hábeas corpus para solicitar que lo mostraran vivo. Sin embargo el recurso fue declarado «sin lugar» al explicar el jefe de la policía Salas Cañizares que Rubén Aldama no había sido detenido por ningún miembro de ese cuerpo. En consecuencias se presentó de nuevo un escrito solicitando la detención de los agentes Barrero, Ramón, Carratara y Ventura, así como lo procedente en determinar las responsabilidades del general Salas Cañizares, que también lo declararon sin lugar.

Muerte

Hasta la actualidad no se ha determinado su muerte. Se cuenta que su cadáver fue arrojado al mar. Otras versiones dicen que fue enterrado vivo.

Sus padres fueron combatientes de playa Girón y presidentes de la Asociación de Combatientes Revolucionarios de Cuba. En el año 1997, Faure Chomón ―quien conociera a Rubén Aldama Argüelles― visitó la casa donde vivía y le entregaron los guantes que usaba en el torneo Guantes de Oro y hoy se exhiben en la sala Giraldo Córdova Cardín.

Fuentes