Saltar a: navegación, buscar

Sabor

Sabor
Información sobre la plantilla
Sabor1.jpeg

Sabor. Del latín sapor, el sabor es la impresión que causa un alimento u otra sustancia, y está determinado principalmente por sensaciones químicas detectadas por el gusto (lengua).

Etimología

La palabra sabor proviene etimológicamente del latín “sapere” y significa poseer gusto y también inteligencia, por lo que comparte su origen con la palabra saber.

Definición

1. m. Propiedad de determinadas sustancias que se percibe a través del gusto: el agua no debe tener sabor. 2. Impresión que algo nos produce: sus comentarios nos dejaron un sabor amargo. 3. Parecido,similitud o regusto a algo: el sabor felliniano se aprecia en cada escena de esa película. 4. Cuenta que se pone en el freno,junto al bocado,para refrescar la boca del caballo. Más en pl.

Significado de la palabra Sabor

La palabra sabor es la que se usa para hacer referencia a uno de los cinco sentidos que poseen los animales y los seres humanos junto al sentido olfativo, la vista, el oído y el tacto. El sabor es quizás uno de los más utilizados por el ser humano, conociendo una increíble cantidad de posibilidades que ha podido desarrollar y disfrutar.

El sabor es aquello que el ser humano puede detectar a través de las papilas gustativas ubicadas en su paladar y en su lengua, ambos elementos que forman parte de la boca. El sabor es, además, una sensación que se genera de manera orgánica que luego es racionalizada por el ser humano a través de la información que se le envía al cerebro, permitiendo que la persona reconozca la comida o todo aquello que se está probando.

Las sensaciones que componen a lo que entendemos por sabor son diferentes dependiendo del tipo de elemento que uno pruebe. Así, podemos sentir sabores dulces, salados, amargos y ácidos, teniendo la lengua la posibilidad de reconocer cada uno de ellos de acuerdo a la ubicación específica de las papilas gustativas. Algunos alimentos pueden tener más de un sabor, por lo cual el análisis y el reconocimiento de tales sabores es más complejo.

Tal como se ha dicho, la sensación de sabor se compone de cuestiones físicas y químicas que son las que se reciben en el organismo. Sin embargo, el sabor es algo que también tiene un componente psicológico o emocional ya que no todos los individuos responden a un mismo sabor de igual manera. Es por esto que algunas personas se sienten más tentadas por sabores dulces, mientras que otras lo hacen más por los sabores salados. Por ejemplo, los sabores agridulces son quizás los más complejos y menos aceptados debido a su rareza.

Clasificación de sabor

Los sabores se clasifican en dulce, salado, ácido y amargo, asociados con el sentido del gusto y el olfato. La lengua, a través de las papilas gustativas; y el olfato, se encargan de que el individuo sienta químicamente una respuesta agradable o desagradable, personal, pues la preferencia por determinados sabores no es universal, al colocar una sustancia en su boca. La preferencia no solo varía de un individuo a otro sino también de su estado anímico o del momento del día. En general se prefieren alimentos dulces para el desayuno y postres, y ácidos y amargos para almuerzos y cenas. Las embarazadas suelen sentir rechazo durante el período de gestación hacia ciertos sabores. Los niños son muy afectos a los sabores dulces, presentes en caramelos o chocolates, lo que debe controlarse pues puede ocasionarles varios problemas orgánicos, como caries dentales o hiperactividad.

El sabor amargo se halla asociado a situaciones desfavorables, y por eso en sentido figurado se aplican expresiones como “la muerte de su madre le dejó un sabor amargo” o “perder su empleo le ocasionó un sabor amargo”, o “sintió el amargo sabor de la derrota”. Por el contrario lo dulce se asocia con satisfacción como “el dulce sabor de la venganza” que dio origen al libro de Graham Lynne. Además se utiliza la palabra sabor para referirse a las cuentas que se disponen en el freno con el fin de refrescar la boca del caballo.

Fuentes