Saltar a: navegación, buscar

Sarcocistosis

Sarcocistosis
Información sobre la plantilla
Sarcocistosis.jpg
Clasificación:Esta parasitosis, también llamada sarcosporidiosis, es una zoonosis producida por varias especies del género Sarcocystis, principalmente S. suihominis y S. bovihominis (antes denominadas Isospora hominis). Estos coccidios son capaces de realizar parte de su ciclo evolutivo en el tracto intestinal del huésped humano.

Sarcocistosis . También conocida como sarcosporidiosis. Es una infección de los músculos estriados de los mamíferos por parásitos del género Sarcocystis. Los síntomas de la enfermedad, como la diarrea, el vómito, la debilidad muscular y la parálisis, son ocasionados por la sarcocistina, toxina producida por Sarcocystis.

Agente biológico

Dentro del género Sarcocystis se encuentran numerosas especies, pero tienen interés zoonótica S. hominis (S. bovihominis) y S. Suihominis.

Sarcocystis es un coccidio que requiere de un huésped definitivo y otro intermediario para cumplir su ciclo vital. En el definitivo se desarrolla el ciclo sexual (gametogonia) y en el intermediario el asexual (esquizogonia).

El huésped definitivo de las dos especies mencionadas es el hombre. Este al ingerir carne cruda o no bien cocida de bovino con quistes musculares (sarcocistos) de S. hominis o de cerdo (S. suihominis), libera en el intestino los merozoítos (contenidos en los quistes) que penetran bajo el epitelio intestinal y se colocan en lámina propia.

Los merozoítos se diferencian en microgametos y macrogametos, y estos últimos, al ser fecundados, se transforman en ooquistes que esporulan en el interior del intestino. Después de realizada la esporulación (formación de esporozoítos), los ooquistes contienen dos esporoquistes, cada uno con cuatro esporozoítos.

Los ooquistes maduros, o más frecuentemente por ruptura de los ooquistes, son excretados, a veces, con las materias fecales durante algunos meses. Al ingerir el bovino los esporoquistes de S. hominis contenidos en el pasto o, el cerdo los de S. suihominis, la acción combinada de la tripsina y la bilis destruye su pared y se liberan los esporozoítos que se trasladan de la pared intestinal, quizás por medio de la vía hematógena, a diversos órganos.

En el endotelio vascular se produce la esquizogonia, y se han visto dos generaciones de esquizontes y por lo menos 250 merozoítos en cada esquizonte. Los merozoítos son llevados por la sangre e invaden el tejido muscular, donde continúan su multiplicación asexual para luego dar origen a los quistes, que contienen miles de merozoítos.

Cuando el hombre ingiere carnes con quistes que contienen merozoítos maduros, el ciclo vital se inicia nuevamente. Se informa un estudio de S. muris en infección experimental en ratones.

Ocurrencia

La infección intestinal del [[hombre] ocurre en la mayoría de los países. En el hombre también se presenta la sarcocistosis muscular aunque es rara.

En Estados Unidos de América, se notificó un brote de miositis eosinofílica aguda atribuido a Sarcocystis. Se estudiaron 8 militares que estaban en una zona rural en la Malasia, 6 presentaron anticuerpos contra Sarcocystis.

En los animales, particularmente en bovinos y cerdos, la prevalencia de infección por Sarcocystis subsp. es muy elevado; en ocasiones alcanza una taza superior a 90 %. En general, este dato se refiere, de manera global, a la sarcocistosis muscular de estos mamíferos, sin discriminar la especie.

La información anterior permite señalar que los bovinos, además de ser huéspedes intermediarios de S. hominis, también lo son para S. bovicanis (S. cruzi) y S. bovifelis (S. Hirsuta), cuyos huéspedes definitivos son el perro y el gato, respectivamente.

Igualmente, los cerdos, además de ser huéspedes intermediarios para S. suihominis, también lo son para S. suicanis (S. miescheriana) y S. porcifelis. Según estimado, aproximadamente la mitad de los quistes musculares de los cerdos y bovinos corresponden a S. suihominis o S. hominis.

Desarrollo de la enfermedad

En el hombre, la enfermedad intestinal suele ser asintomática. Se ha demostrado, en ensayos efectuados con voluntarios, que de 3 a 6 h después de la ingestión de carne bovina (cruda o poco cocida) con S. hominis se presentaban síntomas que incluían náuseas, diarrea y dolor abdominal. La diarrea y el dolor abdominal se repetían a los 14 a 18 días después de la ingestión experimental, coincidiendo con la máxima eliminación de esporoquistes en las materias fecales.

El cuadro clínico es más pronunciado al ingerir carne de cerdo con quistes de S. suihominis. Habitualmente la infección sintomática se produce cuando se consume carne con una elevada carga de merozoítos.

En general, la comprobación de la sarcocistosis muscular del hombre se debe a un hallazgo imprevisto, fue durante un examen de tejido muscular motivado por otras causas. Si bien la infección es casi siempre asintomática, en varios casos se han presentado miositis, tumefacción subcutánea, debilidad muscular, dolores musculares y periartritis. Sin embargo, en ninguno de los casos hubo pruebas concluyentes para se ñalar a los quistes musculares como responsables de las manifestaciones clínicas.

Respecto a los animales, S. bovicanis (S. Cruzi) es patógeno para los bovinos, por el contrario, no lo son: S. hominis y S. bovifelis.

En lechones, a los que se le dieron de 50 000 a 500 000 esporoquistes de S. suihominis, se encontraron alteraciones patológicas severas a los 12 días de la inoculación, aproximadamente la mitad de los 29 animales murieron.

Fuente de infección y modo de transmisión

Dada las características que tiene el ciclo vital de S. hominis, es prudente señalar que la fuente de infección para el hombre (huésped definitivo) es la carne bovina con quistes musculares, cuando se le ingiere cruda o insuficientemente cocida. Del mismo modo, el hombre contrae la enfermedad intestinal debido a S. suihominis por consumir carne de cerdo con las mismas características.

El hombre cuando defeca en campo abierto contribuye a perpetuar el ciclo del parásito. Los esporoquistes en las materias fecales resisten condiciones ambientales adversas y los huéspedes intermediarios se infectan al ingerirlos con los pastos contaminados o por coprofagia (cerdos). La especificidad del huésped intermediario es estricta; en tanto que, el cerdo debe de infectar se solo con esporoquistes de S. suihominis y el bovino con los de S. Hominis.

La epidemiología de la sarcocistosis muscular del hombre todavía no ha sido bien aclarada. Algunos autores plantean que la infección puede ser causada por la ingestión accidental de esporoquistes de una especie de Sarcocystis no determinada de un animal carnívoro (huésped definitivo) y que tiene como huéspedes intermediarios a primates no humanos de los cuales se alimenta (relación depredador-presa).

Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad intestinal humana consiste en la demostración de la presencia de esporoquistes maduros en las heces fecales, a partir de los 9 a 10 días después de la ingestión de carne cruda. El método más efectivo es el de flotación con sulfato de zinc. Los esporoquistes de S. hominis miden de 13 a 17 por 7,7 por 10,8 micras y los de S. suihominis de 11,6 a 13,9 por 10 a 10,8 micras. En bovinos y cerdos los quistes musculares tienen forma alargada, son cilíndricos y microscópicos, y se disponen a lo largo de la fibra muscular. La pared de los quistes emite cepas que separan en compartimentos a los merozoítos.

Los merozoítos son de forma semicurva y mi den de 6 a 20 micras de largo por 4 a 9 micras de ancho. En el esófago, diafragma y músculo cardíaco de bovinos y cerdos adultos es donde comúnmente se encuentran los quistes; estos se pueden ver mediante el triquinoscopio y con más eficacia por digestión tríptica.

Se emplean técnicas serológicas como método ELISA e inmunofluorescencia indirecta para de tectar anticuerpos contra el Sarcocystis subsp. De gran importancia es el uso de sondas de ácido desoxirribonucleico para el diagnóstico de la fase aguda de la sarcocistosis en ganado infestado experimentalmente.

Tratamiento

No existe, hasta el momento, un tratamiento antiparasitario efectivo, pero en caso de haber síntomas se puede usar esteroides como antiinflamatorios. Hay autores que recomiendan la administración de sulfadiazina y finidazol.

Control

Lo más importante en el control de la infección es interrumpir el ciclo de vida del parásito. La infección de los bovinos y cerdos se puede impedir, cuando se evite la contaminación ambiental con materias fecales de los seres humanos. En cuanto al huésped definitivo, se recomienda no ingerir carne bovina o porcina cruda o insuficientemente cocida. El almacenaje de la carne en congelación disminuye la cantidad de quistes viables.

Fuentes

  • Pelayo Ulacia, Santos. Zooantroponosis / Santos Pelayo Ulacia. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 2007. p.232.
  • Sarcocistosis. wikipedia
  • Cryptosporidium, Cyclospora, Isospora, Sarcocystis.Sarcocistosis.esdocs
  • Sarcocistosis. sarcocistosis