Saltar a: navegación, buscar

Satélite natural

Satélites naturales
Información sobre la plantilla
Satélites naturales.jpg
Concepto:Es un cuerpo celeste que orbita alrededor de un planeta. Generalmente el satélite es más pequeño y acompaña al planeta en su órbita alrededor de su estrella madre.

Satélites naturales. Es todo cuerpo celeste no artificial que orbita alrededor de otro, generalmente más grande. El concepto se refiere a todos aquellos que también reciben el nombre de “lunas” y se mueven en torno a los planetas del Sistema Solar, aunque pueden hacerlo alrededor de planetas enanos e incluso otros cuerpos más pequeños como los asteroides. En el presente, el Sistema Solar está conformado por 8 planetas, 5 planetas enanos reconocidos, cometas, asteroides y al menos 146 satélites naturales de planetas. El más conocido es el de la Tierra, llamado simplemente “luna”, que es el único que el planeta posee. Los planetas interiores o terrestres tienen pocos o ningún satélite, y en contraste, los demás planetas poseen varios satélites que a raíz de su descubrimiento fueron designados con diversos nombres, de los cuales algunos provienen de las mitologías griega y romana.

Características

Además de los planetas principales, el Sistema Solar está compuesto por muchos más cuerpos celestes. Alrededor de la mayoría de los planetas giran satélites, de manera similar a la Luna en torno de la Tierra. En Astronomía, el término satélite se aplica en general a aquellos objetos en rotación alrededor de un astro, este último es de mayor dimensión que el primero; ambos cuerpos están vinculados entre sí por fuerzas de gravedad recíproca. Existe una diferenciación entre satélites naturales y artificiales. Los artificiales son los construidos por el hombre, y por lo tanto es factible, de alguna manera, de modificar su trayectoria. En las últimas décadas se han puesto en órbita una gran variedad de satélites artificiales alrededor de la Tierra y también de varios planetas.

Un satélite natural, en cambio, es cualquier astro que se encuentra desplazándose alrededor de otro; no es factible modificar sus trayectorias artificialmente. En general, a los satélites de los planetas principales se les llama lunas, por asociación con el nombre del satélite natural de la Tierra. Los diferentes planetas poseen distinta cantidad de lunas. El número total en el Sistema Solar es alto y aún se considera incompleto, ya que se continúa encontrándose nuevas lunas. No se conocen lunas en Mercurio ni en Venus y tampoco ningún satélite que posea una luna.

A pesar de estar acostumbrados a que la visión de nuestra Luna como un cuerpo esferoidal, debe pensarse que, en general, los satélites de los planetas principales pueden ser bien diferentes, presentar formas irregulares o ser sumamente achatados. En la actualidad (julio de 2015) el número total de satélites conocidos en cada planeta se indica a continuación. Seguramente en los próximos años un número mayor de pequeños satélites serán descubiertos.

Formación de satélites naturales

Respecto al origen de estos astros se han sugerido diferentes teorías: (a) se formaron junto con el planeta principal; (b) se desprendieron del planeta principal a lo largo de su evolución; o bien (c) se trata de un cuerpo capturado por el planeta principal (por ejemplo Febe en Saturno, o bien Fobos y Deimos en Marte). Como también se ha verificado que existen asteroides que tienen su propia luna, por ejemplo, Herculina, un planetita de 217 km de diámetro con una luna de apenas 50 km. Hay quienes sospechan que el propio Plutón y su luna, son en realidad dos asteroides bastante grandes muy alejados del resto, en los confines del Sistema Solar.

El análisis detallado de las fotografías y los datos astrofísicos enviados por naves espaciales, han mostrado que los satélites son cuerpos opacos y sólidos, muy diferentes unos de otros. Algunos de ellos son tan grandes como el planeta Mercurio. Excepto nuestra luna, los satélites planetarios no son visibles a simple vista y sólo las cuatro mayores lunas de Júpiter, cuyos nombres son Europa, Io, Calixto y Ganímedes, se pueden observar a través de binoculares o con un pequeño telescopio. Los restantes satélites precisan de poderosos instrumentos para ser detectados.

Tipos

Según sus órbitas, existen 2 tipos básicos:

  • Satélites naturales regulares. Son aquellos que giran alrededor de un cuerpo en el mismo sentido en el que este gira en torno al Sol. Así, si la luna gira de este a oeste y su planeta también, es un satélite regular porque está en órbita directa alrededor del cuerpo más grande.

Ejemplos: Ío, Ganímedes, Europa, Tetis, Titán, Miranda, Ariel y Oberón.

  • Satélites naturales irregulares. Sus órbitas siguen órbitas muy alejadas de sus planetas, debido a que es posible que no se hayan formado en ellas, sino que pudieron ser “capturados” por la atracción gravitacional o haber sido alguna vez cometas. Asimismo, sus órbitas son muy elípticas y muy inclinadas.

Ejemplos: Febe, Himalia, Leda y Nereida.

Número de Satélites de los Planetas

  • Tierra 1
  • Marte 2
  • Júpiter 67
  • Saturno 150+53 (menores)
  • Urano 27
  • Neptuno 14
  • Plutón 5
Planeta Número de lunas Nombres
Mercurio 0
Venus 0
Tierra 1 Luna
Marte 2 Fobos y Deimos
Júpiter 50 Ío, Europa, Ganímedes, Calisto, Amaltea, Himalia, Elara, Pasífae, Sinope, Lisitea, Carme, Ananké, Leda, Tebe, Adrastea, Metis, Calírroe, Temisto, Megaclite, Táigete, Caldona, Harpálice, Cálice, Yocasta, Erínome, Isonoé, Praxídice, Autónoe, Tione, Hermipé, Aitné, Eurídome, Euante, Euporia, Ortosia, Espondé, Calé, Pasítea, Hegémone, Mnemea, Aedea, Telxínoe, Arce, Kallichore, Heliké, Carpo, Eukélade, Cilene, Kore y Herse.
Saturno 53 Mimas, Encélado, Tetis, Dione, Rea, Titán, Hiperión, Jápeto, Erriapo, Febe, Jano, Epimeteo, Helena, Telesto, Calipso, Kiviuq, Atlas, Prometeo, Pandora, Pan, Ymir, Paaliaq, Tarvos, Ijiraq, Suttungr, Mundilfari, Albiorix, Skadi, Siarnaq, Thrymr, Narvi, Metone, Palene, Pollux, Dafne, Aegir, Bebhionn, Bergelmir, Bestla, Farbauti, Fenrir, Fornjot, Hati, Hyrokkin, Kari, Loge, Skoll, Surtur, Greip, Jarnsaxa, Tarqeq, Anthe (o Antea) y Egeón.
Urano 27 Cordelia, Ofelia, Bianca, Crésida, Desdémona, Julieta, Porcia, Rosalinda, Mab, Belinda, Perdita, Puck, Cupido, Miranda, Francisco, Ariel, Umbriel, Titania, Oberón, Calibán, Stefano, Trínculo, Sicorax, Margarita, Próspero, Setebos y Ferdinando.
Neptuno 13 Tritón, Nereida, Náyade (o Naiad), Talasa (o Thalassa), Despina, Galatea, Larisa, Proteo, Halimede, Psámate, Sao, Laomedeia y Neso.

Fuentes