Saltar a: navegación, buscar

Sistema circulatorio

(Redirigido desde «Sistema Circulatorio»)
Sistema circulatorio
Información sobre la plantilla
Circulatorio.jpg
FunciónSistema vital del cuerpo humano que garantiza que las células reciban las sustancias nutritivas y el oxígeno necesario para su funcionamiento

Sistema Circulatorio. El cuerpo humano es un perfecto y ordenado conjunto en el cual cada sistema, cada órgano y las células, tienen su función irremplazable. Uno de los sistemas que aportan a que la relación entre todas las partes sea permanente y estrecha es el sistema circulatorio.

El sistema circulatorio consta de un órgano propulsor de sangre, el corazón, así como de un número elevado de conductores, los vasos sanguíneos y linfáticos. Como parte de los vasos sanguíneos se encuentran los capilares, los cuales constituyen una verdadera red en íntimo contacto con las células de los tejidos y órganos, formando un conjunto sumergido en un medio líquido, el líquido intersticial.

Componentes y funciones

El sistema circulatorio es la estructura, a través de la cual las células y tejidos del cuerpo humano reciben las sustancias nutritivas y el oxígeno para su funcionamiento. Dichas sustancias son transportadas a través de la sangre (compuesta por glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas), usando como conducto a los vasos sanguíneos. Los vasos sanguíneos estan compuestos por arterias, venas y capilares, los cuales se comunican por todo el cuerpo.

La sangre es bombeada constatemente hacia los pulmones y las demás partes del cuerpo por un órgano: el corazón. Este órgano está ubicado en el centro del tórax y está dividido en cuatro cavidades; las superiores se llaman aurículas (aurícula derecha y aurícula izquierda), y las inferiores, ventrículos (ventrículo derecho y ventrículo izquierdo).

El sistema o aparato circulatorio está formado, entonces por tres componentes: la sangre, el corazón y los vasos sanguíneos.

La sangre sale desde el corazón hacia los pulmones, órgano donde recoge el oxígeno y regresa al corazón, el cual redistribuye el oxígeno hacia el resto del cuerpo.

El aparato circulatorio tiene también la misión de transportar ciertas sustancias de desecho, desde las células hasta los pulmones o riñones, para luego ser eliminadas del cuerpo.

Tipos de circulaciones

Circulación menor

Desde los pulmones llega la sangre oxígenada y el ventrículo izquierdo la bombea a todo el cuerpo, en un circuito que se denomina circulación mayor.

La sangre va por la arteria aorta, un gran vaso que al ramificarse da lugar a las arterias sistémicas: arteriolas y capilares. A través de estos últimos se realiza el intercambio de oxígeno y otras sustancias, las cuales son transportadas, a través de los capilares; y atraviesan el espacio ocupado por el líquido tisular, que rodea las células.

La sangre retorna al corazón por medio de las vénulas y venas. La aurícula derecha recibe la sangre de todo el cuerpo (excepto de los pulmones), por medio de la vena cava superior que trae la sangre de la cabeza y los brazos. En cambio, la vena cava inferior trae la sangre, desde la parte inferior del cuerpo y las piernas.

Circulación mayor

El ventrículo derecho impulsa la sangre carboxigenada hacia los pulmones a través de la arteria pulmonar. A nivel de los alvéolos pulmonares se produce el proceso de hematosis. Este es un proceso de intercambio, por el cual los glóbulos rojos cargan oxígeno y descargan dióxido de carbono, el cual será finalmente exhalado durante la respiración.

Al cerrarse el circuito, la sangre retorna a través de las venas pulmonares hacia la aurícula izquierda, representando el único caso en que una vena lleva sangre oxigenada, para luego iniciar nuevamente la circulación mayor.

Fuentes