Saltar a: navegación, buscar

Sir Thomas Wyatt

(Redirigido desde «Thomas Wyatt»)
Sir Thomas Wyatt
Información sobre la plantilla
Sir Thomas Wyatt .jpeg
Compositor y Poeta
NombreSir Thomas Wyatt
Nacimiento1503
Allington Castle, Kent, Bandera de Inglaterra Inglaterra
Fallecimiento6 de octubre de 1542
Causa de la muerteEnfermedad

Sir Thomas Wyatt . Poeta inglés miembro de la realeza británica, estuvo al servicio del rey Enrique VIII. Junto con el conde de Surrey, fue el introductor del soneto petrarquista y las formas poéticas italianas en la Inglaterra del Renacimiento. Es considerado dentro de la lírica renacentista británica como un puente entre tradición y renovación.

Síntesis biográfica

Thomas Wyatt nace en 1503, en la residencia familiar de Allington Castle. Su biografía es prácticamente desconocida durante los primeros 12 años de su vida, pero parece ser que contó con un tutor privado. En 1515 ingresó en el St. John College de Cambrigde, donde cursó estudios de arte. En 1520, cuando sólo tenía 17 años, se casó con Elizabeth Brooke, hija de Lord Cobham. (Nota: en 1525 se separa de su esposa bajo la acusación de adulterio).Hijo de Sir Henry Wyatt y Anne Skinner. Entró al servicio de Enrique VIII en 1516. Ese mismo año empezó a estudiar en el St. John's College de la Universidad de Cambridge. En 1521 se casó con Elizabeth Brooke, hija de Lord Cobham y de ascendencia real. Con ella tuvo dos hijos: Thomas Wyatt el Joven y Anne Wyatt. En 1524 el rey Enrique VIII le nombró embajador, y poco después se divorció de su mujer alegando adulterio.Fue uno de los precursores de la poesía en Inglaterra, y uno de los pocos aristócratas que contribuyeron notablemente al desarrollo de la literatura inglesa. Descendía de una antigua familia noble. Su padre, Sir Henry, había servido fielmente a la Casa de Lancaster durante sus días más oscuros, y fue hecho prisionero por orden de Richard III, usurpador del trono. Cuando los Lancaster recuperaron el poder, Henry VII no olvidó su lealtad y lo nombró miembro de su Consejo Privado. En 1493, Sir Henry Wyattera lo suficientemente rico como para permitirse la propiedad de Allington, en el condado de Kent, que llegó a ser la residencia familiar.

Trayectoria

En ausencia de datos significativos, han surgido algunas leyendas acerca de esta época en la vida de Thomas Wyatt. Algunos suponen que completó su formación académica en Oxford; otros aventuran que viajó por Francia e Italia. Lo más probable es que alternase sus estudios avanzados con la vida en la Corte. Se sabe que participó en un torneo de caballería en la Navidad de 1525, pero el primer suceso destacado tiene lugar en [[1533, cuando Thomas sustituye a su padre como Aguador del Rey durante la boda de Henry VIII con Anne Boleyn. Antes de eso, necesariamente hubo de cultivar su mente con el estudio, servir en el ejército y brillar en la Corte. Poseía casi todas las cualidades que lo convertían en un consumado cortesano, entre ellas una noble apariencia en la que, según Surrey, “se encontraban fuerza y belleza; una cara de simetría perfecta, ojos brillantes, una boca de singular dulzura y un porte en el que se distinguían a partes iguales la dignidad del roble y la gracia del sauce“. Entre sus múltiples habilidades figuraban hablar con fluidez español, francés e italiano, además de estar familiarizado con las lenguas clásicas. También cantaba y tocaba el laúd, sobresalía en el arte de la conversación, era un célebre poeta y un ejemplar sin igual del noble de la época: soldado y erudito, caballero y hombre de letras. Debido a estas cualidades se ganó el favor de rey, aunque es sabido que utilizó más su influencia en favor de otros que de si mismo. De esta forma, cuando alguien recibía un ascenso inesperado, se decía que había estado “en el gabinete de Wyatt“. Pero Thomas cayó en desgracia al relacionarse su nombre con el de la esposa del rey, Anne Boleyn. Poco sabemos de la verdadera naturaleza de la conexión entre Anne y Thomas: sin duda se conocían, y es probable que se sintiesen atraídos el uno por el otro. La poesía de Wyatt sirve para confirmar tales sospechas: el nombre de su amada es “Anna”; Thomas comenta que su propia vida estuvo en peligro durante el mes de mayo, cuando Anne fue ejecutada; la hermana de Wyatt, Margaret, asistió a la reina en el cadalso; y existen razones para creer que Anne leyó los poemas de Thomas durante su encierro en la Torre (al menos así se menciona en un pasaje de la colección Cotton). Sin embargo, no existen pruebas definitivas de que fuesen amantes o de que su atracción fuese algo más que platónica. La sombra de la sospecha sobrevolaba a Thomas Wyatt, y a punto estuvo de resultar fatídica. En la Semana Santa de 1536, Wyatt es hecho prisionero en la Torre. (Nota: Desde su celda en la Torre observa la ejecución de la reina, suceso que le inspira para escribir el célebre poema “Innocentia Veritas Viat Fides Circumdederunt me inimici mei“). Estuvo allí poco tiempo porque fue puesto en libertad. En abril de 1537, Thomas Wyatt llega a España, en donde permanecería durante más de dos años de negociaciones por petición del rey. En 1539 regresa a Inglaterra, en donde el rey le otorga una grata bienvenida. Thomas se apresura en viajar a Kent para descansar durante unos meses en la tranquilidad de su hogar. Pero a finales del mismo año, Carlos atraviesa Francia para conquistar los Países Bajos y Wyatt es enviado a París como embajador, con el objetivo de vigilar sus movimientos. Las cartas que envía a Inglaterra son sagaces y lúcidas, pero testifican el disgusto que le provoca su cometido y la impaciencia por regresar a su país. Finalmente, sus deseos son cumplidos a mediados de mayo de 1540. El obispo de Londres, Edmund Bonner (“Bonner el Sangriento“, tristemente famoso por quemar protestantes durante el reinado de Mary I), se había unido a Wyatt en la embajada y había desarrollado una amarga enemistad en su contra. Todas las acusaciones que hizo provocaron la ira de Henry VIII, que encierra a Thomas de nuevo en la Torre de Londres, en donde fue tratado con severidad. Al menos eso se deduce de las líneas que Wyatt le escribe en prisión al diplomático Sir Francis Bryan: “Los suspiros son mi comida; la bebida, mis propias lágrimas. El constante tintineo de las cadenas acaba conmigo, el aire cargado y hediondo me quita la vida. La inocencia es toda la esperanza que me queda, en mi celda tan sólo puedo oír la lluvia y el viento. Mas la rectitud prevalecerá sobre los ataques maliciosos. Estoy seguro, Bryan, de que esta herida se curará. Pero, ¡ay!, la cicatriz aún permanece“. Cuando es liberado, Wyatt se retira a Allington y se entretiene escribiendo sus Sátiras, dedicadas a su amigo John Poins. El invierno de 1541 y la primavera-verano de 1542 pasaron de forma agradable para el poeta. Además de las Sátiras, escribió una versión de los Siete Salmos Penitenciales. También ocupó su tiempo en mejorar su economía y supervisando la educación de su sobrino Henry Lee. En el otoño de 1542 el rey le ordena que se reúna con él en Londres. Apresurándose por obedecer el mandato real, Thomas se enfrenta a una meteorología adversa y, a la altura de Sherborne, acaba contrayendo una fiebre maligna. Su cuerpo cede rápidamente ante la enfermedad y fallece el 10 ó el 11 de Octubre de 1542, a la edad de treinta y nueve años. Horsey enterró el cuerpo de Wyatt en su propia cripta familiar, en la Abadía de Sherborne.

Composiciones

El amor en Wyatt. El servicio de Wyatt a la poesía inglesa no termina con la introducción del soneto. Su estudio de Petrarca y otros autores italianos tuvo como consecuencia otra innovación casi tan importante: la introducción de las referencias personales. Desaparecen los personajes, sentimientos y mecanismos convencionales heredados del “Roman de la Rose“. En su lugar, surge una poesía intencionadamente personal y, de alguna forma, verdaderamente introspectiva. Siguiendo el ejemplo de Petrarca, Wyatt habla en su poesía amorosa casi exclusivamente de su propio sufrimiento, causado por la crueldad de su amada; un sentimiento mucho más frecuente que el de la alegría por la gentileza de la dama. Argumentar que muchos de los sonetos son traducciones y, por tanto, no pueden representar los auténticos sentimientos del traductor, es cuestionar a casi todos los sonetistas isabelinos. Las alegrías y las penas del amor son las mismas en todas las épocas; es la forma de expresarlas lo que cambia. La nueva forma, cuya existencia debe ser atribuida a Wyatt, muestra la emoción personal del poeta al hablar de su propio corazón.Y en Wyatt encontramos constantemente pruebas de ello. El poeta adapta frecuentemente el esquema petrarquista en cuanto al contenido del soneto. Sucede esto, por ejemplo, en “My galley chargèd with forgetfulness”, una versión del “Passa la nave mia” de Petrarca.

Poemas de Wyatt

Blame not my Lute! My Lute and strings may not deny But as I strike they must obey; Break not them then so wrongfully, But wreak thyself some other way; And though the songs which I indite Do quit thy change with rightful spite, Blame not my Lute!

And graven with diamonds in letters plain, There is written her fair neck round about; “Noli me tangere; for Cæsar’s I am, And wild for to hold, though I seem tame” Ya que grabado con diamantes en letras claras Lleva escrito, alrededor de su hermoso cuello, “No me toques”, pues del César (Rey) soy, Y difícil de domar, aunque parezca mansa.

A pesar del resurgimiento de Wyatt entre los especialistas, resulta evidente que este poeta necesita una defensa ante el público en general; especialmente frente a la acusación de que es aburrido porque no hace más que repetir distintas variaciones del tema del amor cortés. Hay que admitir que el amor cortés está obsoleto hoy en día; y si Wyatt no tuviese nada más que ofrecernos, habría que dejarlo en el mausoleo de los poetas muertos. Pero la etiqueta “amor cortés” o “amor cortesano” resulta insuficiente para clasificar el abanico poético de Wyatt. No sólo una buena parte de sus poemas reflejan un fuerte sentimiento en contra del Petrarquismo, sino que muchos de ellos no tienen nada que ver con el amor. Expresan los problemas y las frustraciones de la vida de Wyatt como cortesano y diplomático al servicio de Henry VIII. Algunos de estos poemas son bastante directos; como por ejemplo: “Tagus, farewell, that westward with thy streams Turns up the grains of gold already tried, With spur and sail for I go seek the Thames, Gainward the sun that showeth her wealthy pride And to the town which Brutus sought by dreams Like bended moon doth lend her lusty side. My king, my country, alone for whom I live, Of mighty love the wings for this me give”.

Lux, my fair falcon, and thy fellows all: How well pleasant it were your liberty: Ye not forsake me that fair might ye fall. But they that sometime liked my company: Like lice away from dead bodies they crawl. Lo, what a proof in light adversity? But ye my birds, I swear by all your bells, Ye be my friends, and so be but few else”.

Fuentes