Saltar a: navegación, buscar

Tracheobionta

Traqueófitas
plantas vasculares
Información sobre la plantilla
Plantas vasculares.JPG
Nombre Científico:Tracheobionta
Reino:Plantae
Subreino:Clados superiores:
- Archaeplastida
- Viridiplantae
- Streptophyta
- Streptophytina
- Embryophyta
- Tracheobionta (Plantas vasculares)

Traqueófitas (Tracheobionta) o Plantas vasculares. Son aquellas plantas que poseen raíz, tallo y hojas. Presentan un sistema vascular para la distribución del agua y los nutrientes que está formado por el xilema o sistema vascular que distribuye la savia bruta hacia las hojas y el floema o sistema vascular que se encarga de las distribución de la savia elaborada hacia el resto de la planta.

Grupos de plantas vasculares

Pteridofitos

Son plantas sin flores o semillas que corresponden a lo que se llamaban anteriormente criptógamas, comprenden unas 12.000 especies.

Estos se clasifican en:

  • Helechos (Pteridophyta)
  • Licopodios (Lycopodiophyta)
  • Equisetos (Equisetophyta)
  • Psilofitos (Rhyniophyta)

Espermatofitos

Son plantas con semillas que corresponde a lo que se llamaban anteriormente fanerógamas.

Los espermatofitos a su vez se clasifican en:

Gimnospermas

Son aquellas plantas cuyas semillas que producen no se desarrollan en el interior de un fruto cerrado sino sobre una escama que forma parte de un cono. Estas semillas se dispersan con la ayuda del viento cuando los conos maduros abren sus escamas. El grupo de plantas gimnospermas más conocido es el de las coníferas (pinos, cedros y abetos). Sus semillas pueden tener numerosos cotiledones. Existen unas 850 especies. Poseen flores poco vistosas cuya polinización es realizada por el viento. Dentro de este grupo tenemos:

  • Las coníferas y taxáceas (Coniferopsida)
  • Las cícadas ( Cycadopsida)
  • El ginkgo ( Ginkgopsida)
  • Gnetopsida

Angiospermas

Son aquellas plantas que producen semillas protegidas encerradas en el interior de frutos. La protección que ofrece la flor al óvulo y la fruta a la semilla aumenta las posibilidades de que la planta se reproduzca con más éxito. Por eso, las angiospermas constituyen un grupo con mayor diversidad que el de las gimnospermas. Hay gran diversidad de angiospermas, y cada una muestra formas diferentes en las raíces, los tallos, las hojas, las flores y los frutos.

Tres características principales las diferencian de las gimnospermas: los órganos reproductores pueden ser bisexuales y presentar hojas florales estériles cuya única función sea proteger a la verdadera flor, los carpelos envuelven a los óvulos en su totalidad transformándose éstos en semillas y frutos tras la fecundación, y realizan una doble fecundación.

Existen dos tipos de plantas angiospermas:

  • Monocotiledóneas (Liliopsida): Con un solo cotiledón en los embriones. Existen unas 50.000 especies.
  • Dicotiledóneas (Magnoliopsida): Con dos cotiledones. Existen unas 170.000 especies.

Organización de las plantas vasculares

Las plantas vasculares han desarrollado una serie de elementos para poder sobrevivir en unas condiciones distintas de las talófitas (hongos, algas y líquenes). Sin duda alguna el cambio más importante fue la aparición de sistemas de vasos conductores para el agua y los nutrientes, que permitían que éstos llegaran a todas las células.

Estas plantas se han adaptado al medio terrestre, los tallos se desarrollan en la porción aérea de la planta y las raíces en la porción subterránea. Las hojas son los principales órganos fotosintéticos, en ellos aparecen los estomas (poros a través de los cuales se realiza el intercambio gaseoso) y las raíces son encargadas de absorber agua.

Así mismo las plantas debieron adaptarse a soportar las altas temperaturas, así como las distintas variaciones de radiación solar. Esto se lleva a cabo por ejemplo mediante la transpiración y la presencia de cutícula.

El peso del tallo, hojas, flores y frutos, así como el viento, ha obligado al desarrollo de tejidos de sostén con función mecánica (colénquima y esclerénquima) así como de tejidos conductores para poder distribuir la savia bruta y la savia elaborada.

Cada zona de la planta lleva a cabo una función concreta, siendo considerados los siguientes órganos:

  • Raíz: Su función es absorber nutrientes y agua del suelo así como fijar la planta al sustrato. En ciertas especies también puede actuar como órgano de reserva.
  • Hojas: Llevan a cabo el proceso conocido como fotosíntesis (del cual se hablará más adelante), el intercambio de gases y expulsar el vapor de agua.
  • Tallo: Sostiene a las hojas y conduce el agua y las sales minerales ( savia bruta), así como las sustancias orgánicas producidas por la planta( savia elaborada.
  • Flor: Zona en donde se forman los gametos( óvulo y espermatozoide) y donde se lleva acabo la fecundación y posterior formación del fruto.

Tipos de crecimiento

  • Primario: Origina un crecimiento en longitud, es llevado a cabo por los meristemos apicales, y a veces por meristemos intercalares. Hay que decir que este tipo de crecimiento tiene lugar durante toda la vida de la planta.
  • Secundario: Está presente en la mayoría de las plantas superiores con excepción de las monocotiledóneas. Siempre es un crecimiento en grosor y se lleva acabo exclusivamente en los llamados meristemos secundarios, los cuales reciben el nombre de cambium vascular y cambium suberoso o felógeno.

Fuentes