Saltar a: navegación, buscar

Una pica en Flandes

Una pica en flandes
Información sobre la plantilla
Unapica.jpg
Autor(a)(es)(as)Daniel Chavarría
Editorial:Txalaparta
GéneroNovela policiaca
Edición2009
Primera edición2006
ISBN978-84-8136-542-9
PremiosPremioDashiell Hammett, Gijón, 1992

Una pica en Flandes es una novela del escritor de origen uruguayo, aplatanado en Cuba, Daniel Chavarría, publicada en el 2006. El libro fue dedicado a los cinco cubanos presos en los Estados Unidos.
Esta es una novela de enigmas. Un misterioso concurso propone públicamente, a través de periódicos e internet, una serie de desafíos. Quienes logren sortearlo ganarán doce millones de euros. Detrás de estos fabulosos concursos se esconde una misteriosa fundación: la Fundación Pro Veritate.
En la novela, el escritor diseña personajes que tienen sus propias opiniones, actitudes y actuaciones políticas a partir de trayectorias vitales que distan de ser fácilmente clasificables. El escritor no las proclama sino las hace consustanciales a la propia naturaleza de los personajes, quienes, al contrario de las convenciones novelísticas, son los que dictan e inclinan el curso de la trama.
Cada uno de los protagonistas tiene su historia muy particular y es hijo de su tiempo. El arqueólogo británico hereda la sangre y el espíritu de los jóvenes airados con mayor vehemencia si cabe en los dos tránsitos que marcan sus coordenadas: del nihilismo al compromiso social por una parte y, por otra, del free love homosexual al amor a toda prueba. El latinista italiano junta en sí mismo el furor erótico mediterráneo a lo Marcello Mastroianni (también con las miserias del homo eroticus trasquilado en Divorcio a la italiana) con la fuerza telúrica que viene de la historia de los partisanos (como si Salvatore Giuliano se situara en nuestra época). El más artificioso es el genio ajedrecístico español, excesivamente ficcionalizado en sus peripecias. Pero, cuidado, que la verdadera heroína es su última pareja, una mujer que se desmarca del coqueteo neocapitalista y protoburgués de una izquierda que en Francia llaman certeramente la gauche caviar, y asume coherentes compromisos.
Cada una de esas historias particulares es como un coto cerrado. Se multiplican las peripecias y los nudos fabulares. Se enredan una y mil veces los caminos. Chavarría hace gala de un pródigo alarde de invención narrativa, cuyo trasfondo no es la literatura, sino la vida misma. Al lector le parece estar ante un cuentero de marca mayor, de esos que con su palabra hipnotiza al círculo de amigos con historias sacadas debajo de la manga o con la dramatización eficaz de una anécdota.

Sólo me proponía una novela de aventuras en la que los buenos -seres generosos, sencillos, sin aspiraciones de poder ni riquezas, de excepcional inteligencia, reclutados para la causa de la verdad y la justicia mediante un método originalísmo- se enfrentarían a los consabidos malos, corruptos, falaces, que en este caso estarían involucrados en un crimen de Estado. Pero cuando terminé de concebir los personajes buenos, me enamoré de ellos y no quise malgastarlos contra enemigos banales
Daniel Chavarría

Argumento

Oscar, un arqueólogo ateniense homosexual; Manfredo, un mujeriego profesor italiano y Gregorio, un bicho raro que ha vivido enclaustrado en casa de su madre toda su infancia, reciben una extraña carta de una misteriosa fundación. En ella se les invita a descifrar unos enigmas a cambio de una altísima suma de dinero. No será fácil poner una pica en Flandes, como tampoco lo será averiguar quiénes se ocultan tras tan enigmática fundación.

Palabras del autor

Daniel Chavarria autor del libro Una pica en Flandes

Es un experimento, aunque no acostumbro a hacer literatura experimental. Está redactada en términos bastante convencionales, pero con una estructura un poco rara. Se cuenta las vidas divertidas y muy conflictivas de tres personajes con sus parejas. Es de ese tipo de literatura que no permite que la gente suelte el libro. Una novela de alto contenido político sin “teque”. Apelo al recurso de la emoción, provocando que se enamoren de los protagonistas o, al menos, participen activamente de sus peripecias. Después, uno puede, de una manera subrepticia, introducir un mensaje ideológico. No olvides que si la literatura se convierte en proclama o en ensayo, pierde calidad estética. En ella aparece una organización que por azar adquiere una fabulosa fortuna, y decide dedicarla a una obra humanitaria. Por ello, necesita hallar jóvenes muy inteligentes, moralmente impecables y de confianza para manejar el capital.

Premio por la obra

Conclusión

En el libro Chavarria va mostrando al lector cada uno de los enigmas que surgen mediante la lectura, utilizando para ello grandes dosis de sexo y humor y entrelazando con gran habilidad las diferentes historias y personajes.

Fuentes