Saltar a: navegación, buscar

Abuso psicológico

Abuso Psicológico. El abuso psicológico es el maltrato de una persona sin utilizar medios físicos, como son el abuso verbal o emocional y desatención.

Abuso Psicológico
Información sobre la plantilla
Abuso a menores.jpg
Concepto:El maltrato psicológico se basa en comportamientos intencionados, ejecutados desde una posición de poder y encaminados a desvalorizar, producir daño psíquico, destruir la autoestima y reducir la confianza personal.

Maltratos

Existen dos tipos fundamentales de maltrato, los cuales siempre deben considerarse íntimamente relacionados: maltrato físico y maltrato psíquico.

  • El maltrato físico es todo maltrato caracterizado por sus manifestaciones físicas, es decir, materiales o corporales. Ej. violencia doméstica, abuso sexual, tortura física, etc.
  • El maltrato psíquico es todo maltrato caracterizado por sus manifestaciones psíquicas, psicológicas, mentales o morales, es decir, a nivel emocional (de los sentimientos) y/o a nivel intelectual (de la inteligencia, la cultura, la memoria, etc.).

Ej. acoso laboral, acoso sexual, racismo, Mobbing, manipulación de las masas]], acoso escolar, etc.

El maltrato psíquico es reconocido en las sociedades en general por medio de diversos nombres que lo describen en mayor o menor medida según diferentes contextos y criterios, nombres que recién en los últimos tiempos comienzan a resultar popularmente familiares, siendo, incluso, novedosos: Mobbing, acoso laboral o psicoterror laboral, mobbing inmobiliario, violencia verbal, violencia psíquica, acoso escolar, bullying, acoso moral, daño moral o daños morales, daños y perjuicios, amenazas, etc.,(términos jurídicos), acoso sexual, chantaje emocional, violación psicológica, inducción a la depresión, inducción al suicidio, discriminación, extorsión, machismo, sexismo, racismo, lavado de cerebro, discurso perverso, tortura psicológica, guerra psicológica, desinformación, sobreinformación, demagogia, manipulación de las masas, manipulación de los medios de comunicación, terrorismo, terrorismo Informativo, etc.

Efectos del maltrato Psicológicos

Toda situación de maltrato psíquico mínimamente intensa o prolongada provoca como efecto lógico y consecuente una serie de daños psíquicos y/o físicos de diferentes niveles de gravedad, como reflejo de la exposición a una estructura causal enferma y agresora en la que cualquier persona sana y/o normal se halla incapacitada para defenderse sin resultar notable o substancialmente afectada.

Asimismo, debe advertirse que la presencia o existencia de los efectos del maltrato psíquico está indicada fundamentalmente por la situación que el maltratador impone, y no solamente por las reacciones relativamente subjetivas de la víctima, reacciones que pueden variar marcadamente en cada caso.

El grado o tipo de reacción, afectación, susceptibilidad, sensibilidad y/o resentimiento de la víctima frente a las acciones del maltratador son completa y terminantemente irrelevantes a fines de la corroboración de maltrato psíquico.

Todo maltrato psíquico y físico tiene como consecuencia innegable, comprobable y necesaria un conjunto de efectos o reacciones psíquicas y físicas naturales en todo ser humano mental y físicamente sano, pero que pueden transformarse en efectos de extrema gravedad física y mental, lo que a su vez derivará en la aparición de otros problemas (económicos, sociales, laborales, escolares, sexuales, etc.)

Entre los efectos psíquicos, se hallan dos grandes grupos:

  • Los sentimientos, las sensaciones y las emociones que toda víctima de maltrato psíquico y físico manifiesta, los cuales siempre implican una desagradable y profunda sensación general y recurrente de sentirse: mal, humillado, agobiado, estresado, atormentado, acosado, maltratado, agredido, amenazado, perturbado, con impotencia, triste, dolido, apático, amargado, deprimido, tensionado, herido, molesto, enfermo, despreciado, angustiado, irritable, al límite, sin esperanzas, acabado, abatido, infravalorado, insultado, confundido, desilusionado, al borde del suicidio, muy infeliz, desquiciado, trastornado, desorientado, perturbado, consternado, desesperado, perdido, ofendido, perjudicado, engañado, chantajeado, afligido, denigrado, asustado, alterado, aterrorizado, inútil, mortificado, perseguido, agredida, de mal humor etc .
  • Los trastornos psíquicos de la salud de diferentes grados de gravedad, no siempre presentes, pero sí extraordinariamente frecuentes en toda víctima, e íntimamente derivados del maltrato. Estos surgirán toda vez que los sentimientos, sensaciones y emociones que la víctima dispone a modo de alarmas o señales que indican que algo va mal, hayan sido pasados por alto o no se lehaya prestado una atención adecuada (eficaz y eficiente). Se puede encontrar una extensísima variedad de trastornos psíquicos: desde leves alteraciones del sueño hasta graves psicosis paranoides, adicciones, etc., pero su aparición dependerá de cada caso en particular.

Efecto del maltrato físico

  • Trastornos físicos de la salud: Debe saberse que a corto o largo plazo, el maltrato psíquico no sólo eleva el riesgo de serios efectos psíquicos, sino también de serios trastornos de carácter físico, es decir, de la salud en el sentido tradicional. Son ejemplos típicos el estrés, las úlceras estomacales, los dolores de cabeza, las alteraciones de la presión arterial, etc, pero también puede llegarse a favorecer la aparición de problemas de salud mucho más graves, como problemas cardíacos, abortos espontáneos (pero inducidos), cáncer, etc.

Cabe alertar muy seriamente que para la gran mayoría de los casos el pasaje de maltrato psíquico a cualquier clase de maltrato físico es altamente probable, especialmente cuando confluyen tres factores de riesgo:

  • El elevado nivel de tensión y frustración generado en la víctima, que puede llevar al maltratador a utilizarlo como falsa justificación, para dar comienzo al uso de la violencia física.
  • El elevado nivel de tensión y frustración propio del maltratador, que puede llevarle a actuar de manera injustificadamente violenta.
  • El elevado nivel de indefensión psíquica, física, legal, verbal, intelectual, etc. de la víctima, que puede ser utilizado por el maltratador como vía impune para dar comienzo al uso de la violencia física.

¿Por qué sucede esto?

Abusar psicológicamente de alguien es una manera de ejercer poder sobre ella para que el abusador se sienta mejor consigo mismo. Pueden estar tratando de compensar algo que les ha sucedido en su pasado, pero ellos no tienen derecho de desquitarse con otros. Los abusadores son intimidadores y deben buscar ayuda ellos mismos.

El abuso psicológico puede tener continuidad durante largos períodos, en algunos casos, sin que el abusado reconozca al principio los indicios de ello. Él/Ella puede no querer actuar, especialmente si el abusador es un conocido suyo. Él/Ella puede temer más al rechazo total que al abuso que sufre. Este tipo de abuso puede incluso convertirse en una forma de vida.

Por ejemplo, una persona pudo haber crecido siendo constantemente criticada por sus amigos y padres o por los miembros de su familia, quizás diciéndole que es despreciable, estúpido/a, feo/a, etc, o incluso que no debería haber nacido. Ellos pueden amar a su familia o temer ser rechazados por sus padres, de manera que no actúan. Ellos pueden sufrir este abuso durante su vida adulta, incluso cuando han demostrado ser exitosos y han creado su propia familia. Esto no es su culpa, sino la del abusador, aún así, ambas partes deberían ser ayudadas para que puedan comprender porqué ha sucedido esto.

El abuso psicológico es, a veces, más difícil de identificar que el abuso físico, ya que no deja necesariamente cicatrices visibles, pero no es menos abusivo que la violencia física y puede tener las mismas serias consecuencias incluyendo el auto daño, la agresividad, el aislamiento, la enfermedad mental y el posible suicidio.

Frecuencia

Se dan casos de abuso psicológico/emocional en matrimonios, parejas íntimas, padres e hijos, hacia los ancianos, y por lo general, donde exista una diferencia de poder.

Identificación

La persona que abusa puede:

  • Ignorar frecuentemente tus sentimientos.
  • Te ridiculiza en lo que más valoras, como en tus creencias, sexo, sexualidad, habilidades, edad, apariencias, u orientación sexual.
  • Te ridiculiza o insulta por tu religión, raza, familia, clase social, o idioma.
  • Se abstiene de aprobar lo que haces, mostrar aprecio, o afecto.
  • Constantemente te critica, te insulta, y te grita.
  • Te humilla en privado o en público.
  • Se niega a socializar contigo.
  • No te permite trabajar, controla el dinero, y toma todas las decisiones.
  • Intenta evitar que veas o hables con familiares y amistades.
  • Frecuentemente te amenaza con marchar o te dice que te marches.
  • Te manipula con mentiras y contradicciones.
  • Se comporta de manera amenazadora.
  • Utiliza expresiones faciales y/o posturas corporales para intimidarte.
  • Te acusa de infidelidad.
  • Utiliza un lenguaje repleto de referencias sexuales.
  • Abusa verbalmente de los niños o mascotas del hogar.

Como respuesta a esto, puedes sentirte:

  • Inservible.
  • Dependiente del abusador.
  • Confundido.
  • Triste.
  • Enfadado.
  • Aislado.
  • Sin control de tu propia vida.

Enfrentamiento

  • Si no estás seguro de estar siendo abusado, háblalo con amigos o familiares que consideres que son de ayuda emocional y de quien confíes plenamente.
  • Recuerda que como muy posiblemente te sientes dependiente del abusador, puede que te incomoden y tiendas a perder confianza en las personas que intentan ayudarte.
  • Recuérdate a ti mismo que tienes derecho a una vida libre de abuso.
  • Intenta darte mensajes positivos, que te den fuerza, como por ejemplo soy una buena persona, y merezco ser tratada como tal.
  • Participa en actividades de las que puedas disfrutar, que te animen y fortalezcan.
  • Pregúntate a ti mismo qué le dirías a una amigo que pase por la misma situación.
  • Si dependes de la economía de tu abusador, intenta conseguir un trabajo.

Ayuda

Puedes necesitar ayuda si:

  • Dudas de tu propio juicio o te preguntas si estás loca.
  • Tienes miedo de tu pareja y expresas tus opiniones con menor frecuencia, y menor libertad.
  • Tienes miedo de los demás, y tiendes a verlos con menor frecuencia.
  • Te tomas tu tiempo para evaluar cuidadosamente los estados de ánimo de tu pareja antes de tratar un tema.

Maltrato psicológico contra la mujer

El dolor físico que produce en una mujer la agresión de su pareja cesa, se mitiga cuando los sensores somáticos apropiados dejan de enviar comunicaciones a los centros nerviosos encargados de procesarlo.

Tras el golpe, tras la paliza, el organismo acciona mecanismos de reajuste que se encargan de restañar las heridas, de rehabilitar en la medida de lo posible un equilibrio que en situaciones de tortura no puede ser más que precario, pues la exposición a la amenaza supedita la salud a la movilización sostenida del sistema de alerta de la víctima, siempre en tensión, agotado.

Incluso, en entornos de agresión constante el cuerpo eleva sus umbrales perceptivos y el dolor acumulado se siente menos, se soporta más. Con todo, a pesar de las heridas y cicatrices que los golpes dejan en la piel, el mayor impacto en las mujeres víctima de violencia por parte de sus parejas masculinas trasciende los confines fisiológicos del organismo, pues es atribuible a las repercusiones psicológicas, a las secuelas emocionales inherentes a las agresiones en una relación íntima.

La violencia, en cualquier escenario, tiene un efecto bidimensional, actuando nocivamente sobre la víctima tanto en un plano físico como psicológico. En el ámbito de la violencia contra la mujer en contextos domésticos, las agresiones siempre provocan consecuencias de índole psicológica asociadas a las lesiones físicas producto de los golpes. Las expresiones de deterioro psicológico encontradas en las víctimas de maltrato habitual oscilan entre la ansiedad crónica o la depresión por desesperanza, hasta la configuración de cuadros psicopatológicos como el síndrome de estrés postraumático. En este síndrome la mujer violentada es invadida por constantes pesadillas y pensamientos interferentes protagonizados por su agresor, se encuentra dominada por una respuesta de alarma desajustada que la hace hipersensible al entorno, y su cuerpo y mente se convulsionan cada vez que evocan un lugar, un recuerdo del ambiente donde sufre o sufriera la violencia.

Todos estos efectos son generalmente identificables a posteriori, se hacen patentes cuando se detecta la violencia. Sin embargo, en el espectro de modos denigrantes de anular a otro ser humano, encontramos otro tipo de maltrato no ligado necesariamente a violencia física alguna, más lento, más sutil, más silente, difícil de detectar, pero no menos insidioso y a veces bastante más destructivo: el maltrato psicológico.

Maltrato psicológico infantil

El abuso psicológico o emocional incluye el rechazo, insultos, amenazas, humillaciones, intimidar o acosar con palabras o acciones. Esto puede también incluir aterrorizar, ignorar, no hablar con el niño o aislarlo de miembros de la familia, amigos o de sus actividades regulares.

La explotación o la corrupción del niño pueden también ser considerados abusos psicológicos o emocionales. Esto ocurre cuando alguien expone (muestra), usa o alenta al niño a hacer algo ilegal. El abuso psicológico o emocional puede ocurrir en el hogar del niño o del abusador. Puede también ocurrir en guarderías, casas hogares u otros sitios. El abuso psicológico puede causar grave dolor físico y mental, lesiones, incapacidad y descuido. Cuándo se reporta y diagnostica el abuso psicológico de un niño, los médicos pueden ayudar a los niños que están en riesgo de o que son víctimas del abuso.

¿Qué causa el abuso psicológico de un niño?

La causa exacta del abuso psicológico de un niño no es conocida. Hay muchas cosas que puede causar que alguien abuse de un niño. La pobreza, la violencia o las condiciones de nacinamiento pueden ser una de las razones de qué esto ocurra. Lo siguiente son otras causas y posibles condiciones que pueden aumentar el riesgo de un niño de sufrir abuso psicológico:

  • Depende mucho del niño por cosas como dinero u otra fuente de ingresos.
  • Beber alcohol o utilizar drogas ilegales, como cocaína, heroína y marihuana.
  • Tener un desorden de personalidad, depresión u otra enfermedad mental.
  • Tener antecedentes de violencia familiar, como abuso físico, emocional o sexual.
  • Tener estrés debido al trabajo, al cuidar al niño o por problemas financieros.

Riesgos relacionados al niño:

  • Tener problemas para aprender o de memoria.
  • Tener condiciones de largo plazo o necesidades especiales.
  • No tener familiares o amigos que lo puedan cuidar.
  • Mostrar conducta agresiva o disruptiva.

Tratamiento del abuso psicológico de un niño

Un niño que ha sido abusado puede ser colocado en un hogar especial. Se pueden ofrecer servicios especiales para asegurar la seguridad y salud del niño. El tratamiento puede también incluir cualquiera de lo siguiente: Para el niño abusado psicológicamente:

  • Los médicos pueden hablar con los padres, con el niño o con otros miembros de la familia, amigos o el abusador acerca del abuso psicológico. Los médicos le pueden explicar los problemas que pueden ocurrir si el maltrato infantil no se detecta o se detiene.
  • Acción legal: La policía u otras agencias especiales deben ser informadas. Ellos pueden ayudar a realizar una queja para detener el abuso. Se puede dar un poder legal especial a alguien que realmente cuide del niño y sus fondos, seguridad y derechos.
  • Medicamentos: Los médicos le pueden dar medicamentos para calmar, relajar o ayudar a dormir a su niño. Otros medicamentos pueden también ser necesarios si él tiene ciertas condiciones médicas.

Consecuencias

Las víctimas sufren durante años de los llamados síndromes postraumáticos, que consisten en pesadillas y disturbios del sueño, recuerdos vívidos y ataques de pánico. También el dolor físico y la pérdida de conciencia son parte del cuadro. Dichos descubrimientos ponen en tela de juicio los argumentos de quienes consideran que la tortura psicológica es un método inocuo a utilizarse en interrogatorios en la lucha contra el terrorismo.

Fuentes

http://scout.org/es/about_scouting/the_youth_programme/peace_education/scoutpax/social_issues/psychological_abuse
http://www.nodo50.org/mujeresred/violencia-amontero-maltrato_psicologico.html
http://www.drugs.com/cg_esp/maltrato-infantil-abuso-psicológico.html
http://www.pandeblog.org/maltrato-psiquico-definicion-formas-y-consecuencias/

http://www.dw-world.de/dw/article/0,,2387462,00.html