Saltar a: navegación, buscar

Acodo de árboles

Acodo de árboles
Información sobre la plantilla
Acodo de arbol.jpeg
Concepto:Un acodo (o margullo) es un artificio que se utiliza para "plantar" una rama, generar en ella raíces, y con ello una planta nueva partiendo de la planta a copiar sin separarla de la planta soporte, de manera que se mantiene viva y alimentada por el soporte todo el tiempo que sea necesario hasta la generación de las raíces.

Acodo de árboles es un método muy utilizado para la obtención y propagación de árboles y plantas, también se utiliza para mejorar el aspecto y diseño de ciertos árboles y bonsáis, y todo ello consiste en la capacidad que tienen los árboles y plantas para generar o producir raíces en zonas de tronco o ramas que han quedado enterradas. Básicamente consiste en pelar un anillo de corteza hasta la madera, se coloca hormonas enraizantes alrededor de ese anillo y se cubre con tierra, para después sujetar o cerrar con tela, plástico o una redecilla. Después de unos pocos meses, dependiendo de la especie tendremos raíces suficientes como para cortar y plantar el nuevo árbol o planta.

Realización

Para realizar un acodo, en principio lo que se hace es rodear una porción del tallo de alguna rama con tierra húmeda sin separarla de la planta soporte, y mantenerla así hasta que en la zona aterrada se hayan producido suficientes raíces como para sostener la plántula por si mismas. En ese momento se separa del soporte y se planta de manera independiente para que crezca como un nuevo individuo.

Maneras básicas de hacer un acodo

Acodo terrestre: Enterrando una zona del tallo curvado de una rama de baja altura y que alcance el suelo.

Acodo por aporque: Aporcando hasta soterrar zonas de ramas cercanas al piso.

Acodo aéreo: Haciendo una envoltura llena de tierra a una zona de una rama.

Cuestiones a tener en cuenta al hacer el acodo

Aunque cada variedad de planta tiene sus propias particularidades y preferencias en cuanto a los detalles del acodo hay algunas cuestiones de tipo general que son convenientes al elaborarlo, estas son:
Acodo aéreo
  • En la mayoría de los acodos, en la zona que luego quedará soterrada es conveniente cortar y eliminar un anillo de la corteza de unos 15-20 mm de longitud para que quede al descubierto el cámbium que es la zona de donde se producen las raíces.
  • En los acodos aéreos la tierra a utilizar para llenar la bolsa preferentemente debe ser un sustrato ligero y poroso pero que tenga buena retención de la humedad. El uso de tierra pesada y compacta puede hacer que al mojarse produzca lodos que pueden generar podredumbre en la zona del acodo. Un buen sustrato debe dejar "respirar" al acodo.
  • La envoltura del acodo aéreo que forma la bolsa, debe ser de plástico impermeable para evitar que se pierda rápidamente la humedad del sustrato interior. La utilización de plástico transparente permite ver si se han formado raíces de tiempo en tiempo.
    Acodo terrestre
  • Cuando se usa plástico transparente puede ser útil cubrir el bolso con un material opaco para evitar la entrada de luz. El papel de aluminio es una buena opción porque además refleja la luz evitando el calentamiento excesivo del acodo por el sol.
  • La etiolación previa de la zona a acodar o la planta completa, mejora notablemente la posibilidad futura de enraizamiento además de reducir el tiempo de espera para ello.
  • En muchos casos la utilización de hormonas de enraizamiento (auxinas) aumenta el porcentaje de éxito en los acodos, no obstante, este elemento debe tratarse de forma puntual, ya que en algunas plantas, o no tiene efecto útil demostrado, o incluso puede ser perjudicial.
  • Algunas personas recomiendan el uso de vitamina B1 para incentivar el crecimiento de las raíces, pero no hemos podido encontrar ningún estudio serio de sus ventajas para los acodos de árboles. Parece ser útil en su acción enraizante de orquídeas y bonsáis.

Otros factores de carácter general

  • La juventud del árbol. Generalmente las ramas de árboles jóvenes enraízan mejor que de árboles viejos.
  • La juventud de la rama. En términos generales las ramas jóvenes con la madera aun no madura y en pleno crecimiento generan raíces con mas facilidad.
  • Es muy común que los retoños nacidos del tronco principal (chupones o ladrones), cuando aun son jóvenes enraícen mejor que los de las ramas.
  • El acodo debe hacerse en general en la época de crecimiento vegetativo del árbol y no cuando esté "durmiente" o en plena producción.
  • El estrés hídrico (sequía) es un factor negativo en la generación de raíces en las ramas de los árboles.

Al Sembrar el acodo

Hay que tener muy en cuenta que aunque la rama ya tenga abundantes raíces, aun se intercambian sustancias con el árbol sostén, por tal motivo cuando se corta el acodo para sembrarlo de manera independiente hay que tomar ciertas precauciones para evitar su muerte. Estas pueden ser:

  • Sembrarlo en maceta en lugar sombreado hasta que se observe crecimiento.
  • Retirar hasta tres cuartas partes del follaje si se pretende sembrar directamente al lugar de destino, y mantener la humedad del terreno hasta que se observe crecimiento.

Frutales tropicales acodables

Con mayor o menor dificultad, probablemente todos los árboles frutales tropicales pueden reproducirse por acodo. Los árboles se han clasificado en tres grupos de acuerdo a su facilidad para producir raíces en los acodos.

Grupo A

Incluye aquellos que producen raíces muy fácilmente y pueden reproducirse con éxito por el plantado directo de estacas.Ejemplo: Ciruela.

Grupo B

Aquí se relacionan los que pueden producir raíces en los acodos sin grandes dificultades si se observan las reglas generales del acodado.Ejemplos: Caimito, Cítricos, Guanábana,Guayabo, Mamoncillo Chino.

Grupo C

En este grupo se encuentran los que pueden producir las raíces con cierta dificultad sin la utilización de técnicas especiales. Ejemplos: Cañandonga, Chirimoya, Níspero,Mango, Marañón, Tamarindo.

Grupo D

Aquellos frutales de difícil enraizamiento. Ejemplos: Aguacate, Zapote.

Fuente