Saltar a: navegación, buscar

Agroquímica

Agroquímica.
Información sobre la plantilla
Agroquimicos cubitas2.JPG
Concepto:La agroquímica es la ciencia química que estudia las causas y efectos de las reacciones bioquímicas que afectan al crecimiento animal y vegetal.

Agroquímica. Su campo principal comprende la investigación del ciclo biológico de los elementos nutritivos esenciales en el suelo, de la influencia de los fertilizantes sobre los procesos químicos, tanto en el suelo como en las plantas, y su acción beneficiosa.

Importancia

La aplicación correcta de los fertilizantes solo se obtiene con eficacia, cuando previamente se han efectuado los estudios de las necesidades de los cultivos en elementos esenciales. Por tal razón, los conocimientos de la química y de la fisiología vegetal son imprescindibles para llegar a una conclusión acerca de los elementos fundamentales en el crecimiento de las plantas.
Esta es la razón de que por qué el agroquímico debe tener siempre presente la relación íntima que existe entre las plantas, el suelo y los fertilizantes. Del mismo modo se deduce que la Agroquímica no es otra cosa que la síntesis de las tres ramas siguientes: fisiología vegetal, suelos y fertilizantes; todas ellas al servicio de la producción agrícola.
El suelo no solo sirve de sostén a las plantas, sino que estás reciben de él la mayor parte de los elementos esenciales. Además, el suelo es le lugar donde se pueden convertir en formas asimilables para las plantas o en formas no asimilables, esto está en dependencia de la capacidad que tenga el agroquímico por resolver tal situación.
Las plantas toman del suelo los elementos necesarios para su crecimiento y desarrollo y, además, con los ácidos que desprenden sus raíces ayudan a la transformación de los compuestos no asimilables (ejemplo, la roca fosfórica).
También cuando las plantas terminan su ciclo vegetativo se recogen sus cosechas, los restos vegetales se incorporan al suelo y estimulan el desarrollo de microorganismos, incrementan el nivel de la materia orgánica del suelo y devuelven algunos elementos que las plantas extrajeron para su crecimiento y desarrollo.
Para el estudio de la Agroquímica debe tenerse conocimientos del suelo y de la planta y saber cómo son sus aplicaciones de fertilizantes influye en ellos.

Fertilidad de los suelos y progresos agropecuarios

La producción agrícola, el forraje para los animales de granja y la materia prima para la industria, desde hace mucho, constituye tarea fundamental de la ciencia agropecuaria.
Los éxitos de la producción agrícola dependen de la fertilidad de los suelos. Por fertilidad se entiende la capacidad que tienen los suelos de satisfacer las exigencias de las plantas de dos factores terrestres en su vida: agua y materias nutrientes.
La fertilidad se determina tanto por las propiedades naturales de los suelos como por los métodos de cultivo. En relación con esto es necesario tener una clara representación sobre los tipos de fertilidad y como esta se crea.
Los suelos se caracterizan por la fertilidad potencial, que se valora por la reserva total de las materias nutrientes en él y la fertilidad efectiva que se determina por el contenido en el suelo, de materias nutrientes en forma asequible para las plantas, con la presencia de una humedad óptima.
Los suelos de pantanos y salinos poseen una alta fertilidad potencial relativa. En los suelos pantanosos los elementos nutrientes se encuentran en forma de materia orgánica no descompuesta y las uniones protóxidas son inasequibles para las plantas a causa del exceso de humedad.
Los suelos salinos no son fértiles a causa de la carencia de agua y a la alta concentración de sales, la cual actúa tóxicamente sobre las plantas. Estos son fértiles en potencia, pero efectivamente no lo son.
Todos los suelos se pueden convertir en fértiles si se eliminan las causas de su infertilidad o baja fertilidad. Con medidas simples y accesibles, como el drenaje de los suelos pantanosos, la irrigación de los secos, el lavado de los suelos salinos y un correcto cultivo y fertilización, se hacen más fértiles.
La fertilidad de los suelos no es propiedad estática, sino dinámica. Con una utilización racional de los suelos esta aumentará. Por eso es menester saber las principales medidas agronómicas y organizativas en las condiciones de la agricultura contemporánea dirigidas a elevar la fertilidad del suelo y las cosechas de las plantas económicas.
Para las plantas económicas un suelo fértil será aquel que contenga suficiente cantidad de elementos nutrientes asequibles a ellas, que se caracterice por sus buenas propiedades físicas, garantice a la planta, en todo el período de crecimiento, agua y aire, no contenga materias venenosas y perjudiciales y tenga una reacción favorable en la disolución del suelo para los microorganismos. Todas estas condiciones son equivalentes, y con la carencia de uno de ellos, el suelo para los cultivos agrícolas no sería fértil.
Como en los distintos suelos estas propiedades son diferentes, así también las plantas presentan exigencias desiguales en agua y materia nutriente para su crecimiento.
La agricultura tiene un carácter artificial, porque fue creada por el hombre. Antiguamente, la agricultura tenía un carácter primitivo. El estado contemporáneo de la ciencia y la técnica posibilita al hombre ejercer influencia activa en la fertilidad de los suelos.
Con la introducción de correctas rotaciones de cultivos durante la reglamentación del régimen de tierras, la distribución de los cultivos, la selección óptima de las variedades, el mejoramiento en la desecación e irrigación al suelo, la lucha contra la erosión del suelo, la correcta labranza, la adición de fertilizantes y la eliminación de malezas y agentes patógenos de las plantas puede cambiar la baja productividad de los suelos por una alta productividad.
La fertilidad de la tierra puede ser aprovechada infinitamente para lograr mejores cosechas.

Problemas de la nutrición de las plantas en las condiciones tropicales

En las condiciones tropicales, entre todos los factores de la vida, se encuentran en déficit con más frecuencia las materias nutrientes y la humedad.
En los suelos tropicales, el contenido de los elementos de nutrición de las plantas cambia en dependencia del tipo de suelo y de la mayoría de las lluvias caídas.
En la mayoría de los suelos tropicales hay insuficiencia en fósforo, potasio, calcio, magnesio, microelementos y pocas uniones de nitrógeno en forma asimilable para las plantas. El contenido de estos elementos esenciales en dependencia de la humectación, se somete a las normalidades siguientes:

  • Con el aumento de la cantidad de precipitaciones pluviales durante altas temperaturas crece grandemente el grado de lixiviación de los suelos.
  • Las altas temperaturas hacen que la velocidad de las reacciones químicas aumente y por cada 100C, crezca 2 a 3 veces más.

La lixiviación también capacita la actividad de la humedad del suelo, la cual, en las condiciones tropicales, siempre está saturada de ácido carbónico que le eleva grandemente su propiedad de disolver las uniones minerales. La lixiviación intensa de las bases continúa, en la mayoría de los suelos tropicales, casi hasta la completa eliminación de estas. Tales suelos son muy pobres en materias nutrientes y, por eso, la fertilización es el problema fundamental de la agricultura tropical.
El contenido de los elementos nutrientes asequibles también es bajo en la mayoría de los suelos de Cuba.
La excepción la establecen algunos suelos anegadizos, en los cuales el contenido de elementos nutrientes minerales puede ser suficiente para obtener una alta cosecha en diferentes cultivos. En muchos tipos de suelos de Cuba es necesario abonar obligatoriamente con fertilizantes minerales y orgánicos, ya que para crear una alta cosecha de cultivos agrícolas se exige una cantidad considerablemente mayor de materias nutrientes que las que existen en el suelo.
Durante el desarrollo de las plantas en el suelo ocurren dos tipos de fenómenos:

  • Eliminación de las materias minerales y el nitrógeno del suelo, con los cuales se nutren las plantas.
  • Retorno al suelo de las materias minerales y el nitrógeno con los residuos vegetales muertos. Los diferentes cultivos incorporan distintas cantidades de materias nutientes al finalizar su ciclo biológico.

Otras influencias prácticas de los fertilizantes

Simultáneamente, con el aumento de la cosecha los fertilizantes ejercen dos influencias prácticas más:

  • Cambian la composición química de los cultivos agrícolas, es decir, elevan la calidad de la producción comercial.
  • Capacitan la conservación de los suelos, cuestión particularmente importante en las condiciones de la agricultura tropical.

No existen prácticamente, informes sobre la influencia de los fertilizantes en la alteración de la calidad de la producción y la integridad de los suelos en las condiciones de los trópicos. Una rápida solución de todos estos problemas es la necesaria intensificación de la producción agrícola en las condiciones tropicales.

Fuente

  • Pastor Morales Estupiñán, Juan y Otros: Compendio de Agronomía 2do año, 2da parte, Ed. Pueblo y Educación, La Habana, 1992.