Balancín

De EcuRed
Balancines
Información sobre la plantilla

Pieza que sirve para transmitir el esfuerzo del empujador al vástago de la válvula.

El balancín tiene como función empujar las válvulas de admisión y escape para que se abran en el momento adecuado, facilitando la sincronización de los tiempos en un motor de combustión interna. El balancín, a su vez, es accionado empujador movido por el árbol de levas.

En resumen son palancas que transmiten el movimiento de las levas a las válvulas.

Contenido

Tipos de balancines

En unos casos el eje de giro de los balancines puede estar en su centro, y en otros puede estar en un extremo de la palanca. En el primer caso se denominan balancines basculantes y en el segundo balancines oscilantes.

Materiales

Uno y otro tipo de balancines se fabrican de acero, mediante fundición y su conjunto va montado sobre un eje denominado eje de balancines, de forma que cada balancín lleva un cojinete antifricción o un rodamiento de agujas para facilitar el movimiento basculante del mismo y reducir el desgaste por rozamiento.

En algunos motores es de chapa de acero estampada y pivote sobre una rotula.

Dimensiones estructurales

Fig. 1. Dimensiones del balancín
Fig. 1. Dimensiones del balancín

Los balancines (fig.1) tienen por lo general dos brazos: uno de sus extremos se une al empujador y el otro se apoya en la cola de la válvula. El eje está fijo de ordinario y los balancines giran en él sobre casquillos o, lo que es menos frecuente, sobre cojinetes de agujas. El hueco del eje se utiliza para conducir el aceite que lubrica a los balancines. A veces se hacen ejes independientes para los balancines de cada cilindro, lo que facilita el montaje y desmontaje de las piezas que se encuentran en la culata de los cilindros.

Los brazos del balancín, por regla general, no son iguales. La relación de la longitud del brazo (Lv), del lado de la válvula, a la del brazo (Le), del lado del empujador, se halla entre los límites, Lv/Le = 1.2 – 1.8 (fig. 1). Con esto disminuye la altura de elevación del taqué y del empujador y, por consiguiente, sus aceleraciones y fuerzas de inercia.

Características constructivas

El eje de balancines que suele ser hueco y cerrado en sus extremos, lleva una serie de orificios que coinciden con los cojinetes o rodamientos de los balancines, por los que sale el aceite de lubricación.

Cuando el árbol de levas está sobre la culata de los cilindros no se necesitan empujadores ni taqués. En este caso el movimiento del árbol de levas se transmite a las válvulas directamente o por medio de palancas (lengüetas).

Para que la válvula se cierre bien, entre el extremo de su vástago y el reverso de la leva o del balancín debe haber cierta holgura. Al disminuir la temperatura del motor esta holgura varía de formas diferentes y depende de la disposición mutua de válvulas y los árboles de levas, de los materiales, así como de la estructura de las válvulas y de las piezas ligadas a ellas.

Si las válvulas son laterales el juego, con el motor frío, es mayor que durante el funcionamiento del motor, ya que la válvula se dilata más que el bloque de cilindros. Cuando las válvulas están en cabeza y el árbol de levas en el cárter, el juego con el motor frío es menor que con él en caliente. Esto se explica porque el alargamiento (dilatación) del vástago de la válvula, cuando existe palanca (balancín), no puede compensar la dilatación de la culata de los cilindros.

Si las válvulas van dispuestas en cabeza y el árbol de levas está sobre la culata el juego con el motor frío es mayor que cuando está caliente, porque la válvula se dilata mucho más que la culata de los cilindros y que los soportes del árbol de levas.

Fuente

M.S. Jóvaj y G.S. Máslov. Motores de automóvil. Traducido por Ing. Antonio Molina García; editado por Editorial Pueblo y Educación, 1985. 497 – 498 p.