Saltar a: navegación, buscar

Bulbo raquídeo

(Redirigido desde «Bulbo Raquídeo»)
Encéfalo: Bulbo raquídeo
Información sobre la plantilla
MO en el encéfalo.jpg
Situación del bulbo raquídeo dentro de la fosa craneal posterior.
LatínMedulla oblongata
TATronco encefálico
ComponentesPirámides, olivas, surcos y funículos.
ArteriasArteria vertebral
NerviosGlosofaríngeo, Vago, Accesorio, Hipogloso
SistemaSistema Nervioso Central
PrecursorRombencéfalo

Bulbo raquídeo. Estructura anatómica también conocida como médula oblongada o mielencéfalo; constituye el más bajo de los tres segmentos del tronco del encéfalo, situándose entre el puente troncoencefálico o protuberancia anular (por arriba) y la médula espinal (por debajo). En su cara anterior se encuentra la fisura mediana anterior, continuación de aquella descrita en la médula espinal. Esta se encuentra interrumpida por la decusación de las pirámides, detalle producido cuando cruza la línea media las fibras del tracto corticoespinal de la vía piramidal[1].

Lateralmente están las pirámides y lateral a estas el surco anterolateral donde se observa el origen aparente del nervio hipogloso (XII nervio craneal). Se describe también la oliva y por detrás de esta el surco posterolateral con la emergencia de los nervios glosofaríngeo (IX nervio craneal), vago (X nervio craneal) y accesorio (XI nervio craneal). En el surco bulbopontino se observa la emergencia del nervio abductor (VI nervio craneal), y en la fosita lateral del propio surco en sentido lateral al VII nervio craneal o nervio facial y al VIII nervio craneal o nervio vestíbulococlear.

Presenta la forma de un cono truncado de vértice inferior, de tres centímetros de longitud aproximadamente. Limita con la médula espinal en la decusación de las pirámides o de Misticheli. Mientras que la división con la protuberancia anular es neta y está dada por el surco bulboprotuberancial, pero sólo en las caras anterior y laterales, en la cara posterior el límite se hace menos claro, ya que en dicha cara sólo la mitad inferior es visible y la mitad superior constituye parte del piso del cuarto ventrículo.


Situación y funciones

Situación

Vista externa de la médula oblongada.

Está situado entre la médula espinal y el encéfalo. Para su descripción macroscópica se puede dividir en una cara anterior en cuya línea media presenta un surco longitudinal, continuación del surco medio anterior de la médula espinal que termina, hacia arriba, en el surco bulboprotuberancial en una depresión conocida como foramen caecum o agujero ciego. A ambos lados de este surco se observan dos relieves, las pirámides, que representan la vía piramidal, las que intercambian fibras nerviosas cruzando la línea media y forman la decusación de las pirámides.

Continuando hacia afuera se encuentra el surco preolivar o anterolateral continuación del homónimo de la médula espinal, donde tiene su origen aparente el nervio hipogloso mayor o XII par craneal. A partir de aquí comienza la cara lateral, que presenta una eminencia ovoidea de 15 mm de longitud por 4 mm de ancho, la oliva bulbar, por detrás de la misma se encuentra el surco retroolivar o posterolateral en el cual tienen su origen aparente, de arriba hacia abajo, los nervios glosofaríngeo o IX par craneal, vago o X par craneal y accesorio espinal o XI par craneal.

Y por último una cara posterior que presenta un surco medio posterior en la línea media continuación del surco posterior medular bordeado, a cada lado, por el cordón posterior, subdividido a su vez por un pequeño surco paramediano en cordón de Goll (medial) o fascículo grácil y cordón de Burdach o fascículo cuneiforme (lateral)[2].

Funciones

Transmisión de impulsos de la médula espinal al cerebro. En caso de lesión causa la muerte inmediata por paro cardiaco o respiratorio. Regulación de los latidos cardiacos. Mediante los centro apneustico, y el centro neumotaxico. Regulación del movimiento respiratorio. Mediante los centros apnéustico y neumotáxico. Regulación de la secreción de jugos digestivos.

Anatomía

Imágen tridimencional del bulbo raquídeo.

Para su estudio, se suele dividir en tres tercios, uno inferior, característico por la decusación piramidal, uno medio, donde ocurre la decusación sensorial y uno superior, donde se encuentran localizadas las olivas bulbares.

Organización externa

El bulbo raquídeo constituye la porción inferior del tronco encefálico. La transición de la médula espinal hacia el bulbo raquídeo es gradual en su aspecto externo, no existiendo un límite macroscópico preciso. De todas maneras, se considera que el bulbo raquídeo se continúa inferiormente con la médula espinal en un punto inmediatamente superior a la salida de las raíces anteriores y posteriores del primer nervio espinal, en las proximidades del nivel del foramen magnum. Las diferencias que existen en el aspecto externo de la médula espinal y bulbo raquídeo se deben principalmente al desarrollo del cuarto ventrículo, el cual determina que las estructuras posteriores pasen a ubicarse posterolateralmente, y a la aparición de las pirámides y otras prominencias. Superiormente, el bulbo raquídeo se comunica con el puente.

En la cara anterior del bulbo existe una profunda hendidura denominada fisura mediana anterior[3], que es la continuación de la estructura del mismo nombre presente en la médula espinal. A cada lado de ella, las pirámides forman abultadas columnas de sustancia blanca que contienen paquetes de fibras motoras descendentes que formarán los tractos corticoespinales en la médula espinal. Unos 2,5 cm. por debajo del puente, en las profundidades de la fisura mediana anterior, es posible observar la decusación de las pirámides. Es en este lugar donde la mayoría de las fibras corticoespinales (90%) cruzan al lado opuesto para constituir el tracto corticoespinal lateral en el cordón lateral de la médula espinal. Una proporción menor de fibras piramidales (10%)desciende ipsilateralmente para formar el tracto corticoespinal anterior en el cordón anterior de la médula espinal. Posterolateralmente a cada pirámide se observa una zona oval denominada oliva, la cual señala la posición del núcleo olivar inferior.

En una región posterior a las olivas están los pedúnculos cerebelosos inferiores (cuerpos restiformes) formando el piso del receso lateral del cuarto ventrículo. En el surco longitudinal que queda entre la pirámide y la oliva (surco lateral anterior o pre-olivar) emergen las raíces del nervio hipogloso (XII) par craneal. Puesto que este par craneal está formado por las raíces motoras de los nervios de segmentos occipitales embrionarios, sus raíces se continúan en serie con las raíces anteriores de los nervios espinales de segmentos cervicales. Los nervios glosofaringeo (IX), vago (X) y raíz craneal del accesorio (X) emergen por la superficie anterolateral del bulbo entre la oliva y el pedúnculo cerebeloso inferior (surco lateral posterior o retro-olivar).

En la superficie posterior de la mitad inferior de bulbo raquídeo el surco mediano posterior se continúa con la estructura homónima de la superficie posterior de la médula espinal. A cada lado de este surco existen dos prominencias (tubérculos gracilis) que indican la posición del núcleo gracilis. Lateral a cada tubérculo gracilis se encuentra el surco intermedio lateral posterior y lateral a el está el tubérculo cuneatus, una prominencia menos evidente que determina la posición del núcleo cuneatus subyacente. A nivel de estos tubérculos, el bulbo raquídeo se abre en su región dorsal y constituye los límites laterales del cuarto ventrículo. La mitad superior de la superficie posterior del bulbo raquídeo constituye el piso del cuarto ventrículo. En un corte sagital del tronco encefálico se observa que el canal central de la médula espinal se extiende hacia la mitad inferior del bulbo raquídeo hasta comunicarse con la cavidad del cuarto ventrículo. En una vista posterior es posible observar un ángulo agudo ubicado posteriormente al sitio donde el canal central se une a la cavidad romboidal del cuarto ventrículo, se trata del obex, un sitio común de referencia para los neurocirujanos.

Organización interna

El bulbo raquídeo no tiene una estructura interna tan uniforme como la médula espinal, por ello es que las secciones transversales del bulbo a diferentes niveles muestran importantes modificaciones en la disposición espacial de la sustancia gris y blanca. La aparición y expansión del cuarto ventrículo durante el desarrollo embriológico del romboencéfalo altera la posición de las placas alares y basales. A diferencia de la médula espinal, a nivel bulbar las placas alares se ubican lateralmente y las basales medialmente respecto al surco limitante.

Pirámides

Imagen obtenida por resonancia magnética.

En la porción anterior del bulbo raquídeo se ubican las pirámides separadas una de otra por la fisura mediana anterior. Cada una de ellas lleva fibras corticoespinales que finalmente alcanzan la médula espinal, y algunas fibras corticonucleares que se distribuyen entre los núcleos motores de los pares craneales del bulbo raquídeo. Los pedúnculos cerebelosos inferiores se ubican en la región posterolateral, lateralmente al cuarto ventrículo. El tracto espinocerebeloso posterior se halla cerca de este pedúnculo, próximo a su unión con él. El tracto espinocerebeloso anterior se ubica superficialmente, entre el complejo olivar inferior y el núcleo espinal del trigémino. El lemnisco medial forma una estructura alargada a cada lado de la línea media, posteriormente a las pirámides. La región inmediatamente posterior a cada lemnisco medial está ocupada por un conglomerado de fibras ascendentes y descendentes que conforman el fascículo longitudinal medial, estructura muy importante en la coordinación de los movimientos oculares conjugados y en la regulación de los cambios de posición de la cabeza. Constituye la vía de conexión más importante entre los núcleos vestibulares y los núcleos que controlan los músculos extraoculares: núcleos oculomotor, troclear, abducente y espinal del accesorio.

Decusación piramidal

Nivel de decusación de las pirámides

Se analizará la organización y relaciones anatómicas de las diferentes estructuras presentes en una sección transversal de la porción inferior del bulbo raquídeo que pase por la decusación de las pirámides. Gran parte de las fibras del tracto piramidal (alrededor de un 90%) cruzan la línea media en dirección posterolateral hasta ubicarse definitivamente en el cordón lateral de la médula espinal para constituir el tracto corticoespinal lateral.

La decusación de estas fibras motoras (decusación de las pirámides) provoca la desconexión de la sustancia gris del asta anterior con la que rodea el canal central. En la región posterior, al igual que en la médula espinal, se encuentra el fascículo gracilis (medialmente) y el fascículo cuneatus (lateralmente). Los núcleos gracilis y cuneatus, inmersos en medio de su respectivo fascículo, aparentan ser una prolongación de la sustancia gris central.

En la porción posterolateral del bulbo, cercano a la superficie, se encuentra el núcleo espinal del nervio trigémino. Las fibras que conforman el tracto espinal se ubican entre este núcleo y la superficie bulbar. Inferiormente, el núcleo espinal del trigémino se continúa con la sustancia gelatinosa de las astas posteriores de la médula espinal. La región anterolateral del bulbo guarda una disposición muy similar a la que tienen los cordones anterior y lateral de la médula espinal.

Nivel de decusación sensitiva

El corte transversal de una región superior a la decusación de las pirámides permite observar el núcleo gracilis y la elevación que este produce en la superficie bulbar. Lateralmente a él se encuentra el núcleo cuneatus rodeado superficialmente por fibras terminales del fascículo cuneatus. Desde ambos núcleos se origina un conjunto de fibras que transcurren anterolateralmente rodeando la sustancia gris central (fibras arciformes internas); a continuación, estas fibras se dirigen medialmente hasta que logran decusarse en la línea media (decusación sensitiva ) para luego ascender por el tronco encefálico constituyendo un tracto bien definido, el lemnisco medial. En una región más lateral al núcleo cuneatus se encuentra el núcleo cuneatus accesorio, el cual recibe impulsos propioceptivos de la región del cuello y envía sus eferencias al cerebelo. En la región lateral a las fibras arciformes internas se encuentra el núcleo espinal del nervio trigémino cubierto superficialmente por las fibras que conforman el tracto espinal del mismo nervio.

La región anterior contiene los tractos corticoespinales. En la porción anterolateral del bulbo es posible apreciar los tractos espinocerebelosos, rubroespinal y vestibuloespinal. Lateral a la decusación sensitiva se observa la estrecha relación que existe entre los tractos espinotalámicos y espinotectal, que en conjunto se denominan lemnisco. Nivel de los núcleos olivares inferiores. La sección transversal del bulbo raquídeo a nivel de las olivas pasa a través de la porción inferior del cuarto ventrículo. La cantidad de sustancia gris aumenta respecto al corte anterior debido a la aparición de diversas agrupaciones nucleares. Un hecho distintivo de este segmento encefálico es la presencia del complejo olivar inferior. Este complejo está formado por el núcleo olivar inferior y los núcleos olivares accesorios dorsal y medial.

El núcleo olivar inferior es una lámina de sustancia gris con forma de U muy plegada, cuyo hilio se orienta medialmente. De esta última estructura emerge un paquete de fibras que se decusan en la línea media y luego prosiguen por la vecindad del complejo olivar inferior opuesto hasta penetrar al hemisferio cerebeloso contralateral a través del pedúnculo cerebeloso inferior. Estas fibras conducen mensajes excitatorios relacionados con movimientos musculares voluntarios hacia la corteza neocerebelosa. Los núcleos olivares accesorios se ubican en el interior del espacio formado por la lámina de sustancia gris del núcleo olivar principal y envían sus axones principalmente al vermis cerebeloso. El complejo olivar inferior recibe aferencias desde la médula espinal a través del tracto espinoolivar y desde el núcleo rojo, sustancia gris periacueductal mesencefálica, núcleos cerebelosos profundos y corteza cerebral de todos los lóbulos.

Cuarto ventrículo

En la región del piso del cuarto ventrículo se observa un conjunto de núcleos dispuestos en un patrón regular: un núcleo medial al surco limitante; el núcleo del hipogloso (somatomotor), un poco mas lateral el núcleo dorsal del vago (visceromotor); más lateralmente tenemos tres grupos nucleares: el núcleo del tracto solitario (viscerosensitivo) , núcleos vestibulares medial e inferior (propioceptivo especial) y núcleo espinal del trigémino (somatosensitivo). El núcleo ambiguo (branquiomotor) se sitúa profundamente en la región lateral, posterior al complejo olivar inferior. En el aspecto anterolateral del pedúnculo cerebeloso inferior es posible encontrar el núcleo coclear ventral (auditivo) El núcleo coclear dorsal ( auditivo) se ubica en el aspecto posterolateral de este pedúnculo. En este nivel también se encuentra el núcleo salivatorio inferior (visceromotor), el cual mediante axones que se incorporan al nervio glosofaríngeo da inervación secretomotora (parasimpática) a la glándula parótida.

Núcleos

Núcleos profundos de la médula oblongada, origen real de nervios craneales.

Los núcles arciformes[4] se ubican en la superficie anterior de las pirámides. Es posible que esta estructura sea un núcleo pontino desplazado inferiormente. Este núcleo recibe aferencias de la corteza cerebral y envía impulsos al cerebelo por medio de fibras arciformes externas anteriores que viajan por los pedúnculos cerebelosos medios. Posterior al complejo olivar inferior se observa un entramado difuso de fibras y células que constituyen la formación reticular del bulbo raquídeo. En ella podemos encontrar núcleos reticulares, vías reticulares ascendentes y descendentes y conexiones locales de los nervios craneales. Es posible distinguir tres grupos: en la porción superior del bulbo raquídeo el grupo nuclear reticular medial ocupa los dos tercios mediales de la formación reticular, constituyéndose a este nivel el núcleo reticular gigantocelular. Recibe aferencias de: corteza cerebral, tronco encefálico alto y núcleo reticular parvicelular. Sus eferencias se dirigen a: tronco encefálico alto, núcleos intralaminares del tálamo, hipotálamo y médula espinal por medio del tracto reticuloespinal. El grupo nuclear reticular lateral está compuesto por el núcleo reticular lateral y el núcleo parvicelular.

El núcleo parvicelular recibe aferencias de: corteza cerebral, fibras espinorreticulares y colaterales que llevan impulsos provenientes de las vías auditivas, vestibular, trigeminal y visceral. El grupo nuclear reticular paramediano está formado por un conjunto de núcleos ubicados lateralmente a los lemniscos mediales que envían fibras al cerebelo vía pedúnculos cerebelosos inferiores. Desde los núcleos del rafe magno del grupo paramediano se proyectan fibras secretoras de serotonina (serotoninérgicas) hacia las interneuronas de la sustancia gris de la médula espinal. Estas neuronas forman parte de la denominada vía descendente inhibitoria del dolor, elemento esencial en los procesos de analgesia.

Referencias

  1. Comité Internacional de Nomenclatura Anatómica: Nómina Anatómica, quinta edición. Editorial Williams-Wilkens. Baltimore, 1983.
  2. Nomencaltura anatómica ilustrada. Editorial Salvat. Barcelona, 1998.
  3. Terminología anatómica española e internacional. Instituto Cubano del Libro. La Habana, 1970.
  4. Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas, undécima edición. Editorial Científico-Técnica. La Habana, 1984.

Fuentes

  • Bulbo raquideo (en línea). Consultado: 21 de abril de 2010. Disponible en: wikipedia.org
  • Neurología (en línea). Consultado: 21 de abril de 2010. Disponible en: www.iqb.es
  • T. W. Sadler. Langman Embriología Médica con orientación clínica. Octava edición. Editorial Médica Panamericana, Madrid 2005.
  • Neuroanatomia (en línea). Consultado: 21 de abril de 2010. Disponible en: escuela.med.puc.cl
  • Barraquer-Bordas L. Neurología fundamental. Instituto Cubano del Libro. La Habana, 1967.
  • M. Prives, N. Lisenkov, V. Bushkovich. Anatomía Humana III. Editorial Mir, URSS, 1984. ISBN 5-03-000891-8
  • R. D. Sinelnikov. Atlas de Anatomía Humana III. Editorial Mir, URSS, 1986.