Construcción de oraciones

De EcuRed
Construcción de oraciones
Información sobre la plantilla

Construcción de oraciones. La construcción se refiere al orden y cantidad de palabras que es posible emplear al enunciar las oraciones.

Contenido

Generalidades

Las palabras que componen las oraciones no siguen un orden caprichoso, sino que su agrupación está regida por ciertas leyes internas de la lengua que determinan su sintaxis dentro del sintagma nominal y del sintagma verbal, y también la relación de las oraciones en el periodo o en el párrafo. Los elementos de las oraciones pueden ser dispuestos de diversos modos, siempre que no infrinjan las normas que impone la propia naturaleza de la lengua, lo cual afectaría la comprensión del pensamiento expresado.

Luego te veré         Yo no saldré hoy.
Te veré luego            No saldré hoy.
Aunque llueva, haremos el trabajo productivo.
Haremos el trabajo productivo, aunque llueva.

El español es una de las lenguas de mayor libertad constructiva entre las existentes. La gramática ha determinado, atendiendo a la propia naturaleza del idioma y a la jerarquía de sus elementos, una forma de construcción llamada regular o lineal, otra variante aceptada también por la gramática , pero que no se ciña a las normas de la construcción lineal, es llamada sintaxis figurada o construcción envolvente.

Reglas de la construcción lineal o regular

La sintaxis regular establece las siguientes normas:

a) En cuanto a la colocación de las palabras:

  • El artículo precede siempre al sustantivo: el estudiante, las reuniones.
  • Los adjetivos van junto a los sustantivos, unas veces precediéndolos, como sucede con los epítetos y los que tienen un carácter determinante (demostrativos, posesivos, numerales, etcétera), por ejemplo: fiero león, este niño, mis padres, cinco siglos; otras veces sucediéndolos: estudiante aventajado, obrero destacado, amigo mío, etcétera.
  • Los adverbios se colocan junto a los verbos a los cuales se refieren, algunas veces antes, como: No juegues. Quizás salió, aunque la mayoría de las veces se colocan después. Cuando determinan el grado o intensidad de los adjetivos y de otros adverbios, se colocan siempre antes.

b) En cuanto a la colocación de los miembros constituyentes de la oración y el orden jerárquico de sus complementos:

  • El sujeto con todo sus modificadores debe preceder al predicado:
La noche silenciosa avanza sobre la aldea.
   Sujeto                            predicado
  • En el predicado, el verbo debe preceder a todos los complementos:
El estudiante dio el recado a su profesor demasiado tarde.
    Sujeto         verbo          CD                CI                   CC
Obsérvese que en el ejemplo precedente el complemento u objeto directo va primero; después, el indirecto; en último lugar, el circunstancial.
Cuando los complementos circunstanciales son varios, la construcción regular no impone ninguna norma.
  • Si aparece el vocativo, la construcción regular determina que se coloquen en primer término:
Muchachos, espérenme a la salida del túnel.

c)En cuanto a la colocación de los elementos coordinado y subordinados:

  • En la coordinación, la construcción regular está determinada por la secuencia lógica del pensamiento, manifestada en las relaciones sintácticas que establece los elementos coordinantes, según su valor conceptual:
Espronceda y Bécquer son dos figuras destacada del romanticismo español.
La noche silenciosa se alza y tiende sus oscuras alas.
El imperialismo nos hostiga y ataca, pero nuestra Revolución avanza firme y victoriosa.
Pedro o Luis deben asumir la responsabilidad.
Prefiere morir dignamente antes que traicionar sus principios.
  • En la subordinación de oraciones, la colocación de los elementos subordinados se rige, en la construcción regular, por las normas correspondientes a las categorías de palabras que ellos representan (sustantivo, adjetivo, adverbio):
Quien bien te quiera te hará llorar.
Orac. Sub. Sust
“Los pueblos que no se conocen han de darse prisa para conocerse….”
                  Orac. Sub. Sust
                                                                                                                                      José Martí
                                                                                                                           Nuestra América
“No hay proa que taje una nube de ideas."
             Orac. Sub. Sust

“El general estaba tomando el fresco en la proa cuando José Palacios se lo llevó a rastras.”                                         Orac. Sub. Adv.

                                                                                                                    Gabriel García Márquez
                                                                                                                 El general en su laberinto

La sintaxis regular exige, además, que todos los electos de las oraciones estén expresos.

Figuras de construcción

No siempre los hablantes se ajustan totalmente a los moldes de la construcción regular o lineal: Las figuras de construcción más frecuentes son:

  • El hipérbaton, que consiste en colocar los electos oracionales en una sucesión que altera el orden regular, pero que es comprensible.

Ejemplos:

“Con diez cañones por banda
 viento en popa a toda vela
 no corta el mar sino vuela
 un velero bergantín.”
                               Espronceda
                         Canción del pirata
“De un reloj se oía
 Compasado el péndulo…”
                               Gustavo Adolfo Bécquer
  • La elipsis, que consiste en omitir voces innecesarias para la comprensión del mensaje expresado en un texto o enunciado.

En español, la elipsis más frecuente suele ser la del sujeto, puesto que las desinencias verbales lo representan perfectamente, sin necesidad de nombrarlo. Ejemplos:

“Cultivo una rosa blanca,
 en julio como en Enero”
                        (…)
                               José Martí

Poema XXXIX “Cultivo una rosa blanca”

                      Versos Sencillos
“Del monte en la ladera
 por mi mano plantado tengo un huerto…”
                               Fary Luis de León

Pero, es usual también la elipse del verbo:

Tú eres el huracán, y yo (soy) la alta
 torre que desafía su poder.”
                               Gustavo Adolfo Bécquer
Tú acompañaras a los alumnos que van al museo; yo, a los que van al teatro.

En el ejemplo precedente, la coma indica la omisión de la forma verbal. Otra figura de construcción que suele emplearse con la intención de hacer énfasis o dar relieve a ciertos aspectos de lo expresado, el pleonasmo, que debe usarse con mucho cuidado para no caer en un error de redundancia. Compárese, los ejemplos de la primera columna con los de la segunda, en la que los pleonasmos son rechazados por el lenguaje culto:

Lo vi con mis propios ojos            Tuve una hemorragia de sangre.
Entrégaselo a él en persona.         Este libro es más mejor que ese

Vicios de construcción

Como puede apreciarse, la construcción ofrece gran variedad de formas gramaticales, pero no deja de haber forma viciosa usuadas a veces con mucha frecuencia. Los errores de la construcción se llama en general solecismo, y los más frecuentes son:

  1. No establecer correctamente las relaciones de concordancia: los alumno por los alumnos.
  2. Ejemplo inadecuado de formas verbales: Hubieron varios ausentes, por Hubo varios ausentes.
  3. Mal uso de las variantes pronominales: Volví en sí, por Volví en mí.
  4. Adición de voces innecesarias (pleonasmos viciosos): Entra para adentro, por Entra; Bajó para abajo, por Bajó.

Otros vicios de construcción son los siguientes:

  • Anfibología o ambigüedad

Consiste en el empleo de determinadas construcciones que pueden interpretarse con dos sentidos. Ejemplos:

El médico fue con Jorge en su máquina. (¿La máquina de quién?)
  • Cacofonía

Se aprecia en una construcción en la cual se agrupan diversos sonidos que producen efecto al oído cuando se unen. Ejemplo:

Cuéntame cómo cayó en la cuenta.

Fuente

García Pers, Delfina y Maricely Rodríguez Vives (2003). Gramática del español. La Habana. Editorial Pueblo y Educación.