Saltar a: navegación, buscar

Contabilidad gerencial

contabilidad gerencial
Información sobre la plantilla
Contabilidad gerencial1.jpg

Contabilidad gerencial, como instrumento de dirección de una empresa, requiere de la consideración del contexto en el cual la misma opera. Generalmente, la contabilidad debe diseñarse acorde al personal que se encuentra trabajando en la empresa, considerando la cultura correspondiente a la entidad, la misma debe relacionarse con las estrategias planificadas en el área de la dirección empresarial.

Requisitos de la contabilidad gerencial

La contabilidad gerencial debe ser planeada y diseñada en concordancia a las características que posee la empresa y lógicamente en función de la estructura de control. Esto implica la determinación en cada uno de los aspectos fundamentales para poder realizar dicho control empresarial. Un factor que muchos empresarios y gerentes personales de diferentes empresas ignoran con respecto a la contabilidad gerencial es el hecho de que, a la hora de llevar a cabo dicha actividad contable, la misma debe presentar indicadores de gestión no financieros, independientemente de que sean cuantitativos o cualitativos, para que de esta manera se puedan complementar aquellos indicadores financieros, permitiendo así un diseño mucho más atractivo en cuanto a la estructura de la dirección de la empresa. Es preciso que para lograrlo se definan las unidades de medidas que serán empleadas para poder evaluar los objetivos iniciales de la empresa y todas las situaciones futuras de la misma. La contabilidad gerencial aplicada en la dirección, suele desarrollar todo lo anteriormente explicado, en función de la identificación de todas las variables que puedan resultar claves para la empresa, en cuanto al conjunto de sus actividades. Una vez que las mismas hayan sido identificadas, serán seleccionadas a nivel global, junto con el seguimiento que se le realizará a indicadores financieros y no financieros, mediante un cuadro de mando confeccionado por la contabilidad gerencial. Por último queremos destacar que según el nivel de de prioridad que se presente en cada uno de estos casos, la contabilidad gerencial sufrirá de una variación de sus propias características.

El nuevo portafolio del contador gerencial

Los grandes cambios conceptuales van generando la necesidad de un proceso adaptativo en el ámbito internacional e interamericano en cada uno de los países y en sus organizaciones de negocios en particular. La propuesta consiste en concentrarse para precisar qué hacer hoy, si los fines son encontrarnos mejores posicionados en el mañana. Todo ello a la luz de las nuevas realidades. Naciendo así una nueva generación de contadores que se manejen de la manera más correcta frente a las decisiones administrativas, quienes más allá de verificar y producir informaciones claves para la empresa, deben estar habilitados para realizarlas, analizarlas e interpretarlas solventemente a los fines analíticos y decisionales. Existen dos tipos de contadores, con su respectivo modelo: La contabilidad tradicional y la contabilidad gerencial. La situación del contador gerencial acusa carencias frente al cuadro situacional aportado; los recursos técnicos a los cuales apela tradicionalmente el contador gerencial plantean anacronismo e in suficiencias. Los aspectos más sobresalientes del contador tradicional denotan la influencia de una cultura tradicional. El tipo de participación que normalmente asume el contador tradicional en la fijación de "metas" y "objetivos", como referentes válidos de la gestación del negocio, está reducida a una recopilación de datos, una incorporación de éstos al sistema de control presupuestario y a una generación de la información relativa a los desvíos registrados. Cuando al CPA se le ordena como un soldado que asuma tal o cual responsabilidad, que es contra la ética de la profesión, tiene de relieve su rol dentro de la organización y su puesto.

Debemos entender que las organizaciones luchan en un mundo lleno de subjetividad y muy exigente, en la cual la moral de la empresa, la moral ética del CPA y las decisiones administrativas emanadas de la misma empresa, ponen a prueba la fe en lo correcto y lo que es mejor para ambos. Los nuevos atributos demandados para el CPA gerencial son: • Mantenerse a la vanguardia de las organizaciones de negocios mediante iniciativas que emergen de un estilo proactivo y anticipador, más allá de los enfoques reactivos que lo posicionen como un nuevo observador de hechos históricos. • Concentrarse en el análisis de las variables, que es hacia donde se direcciona la toma de decisiones. • Incorporar definitivamente la lógica en el proceso decisional. • Encarar con flexibilidad las situaciones nuevas que se encuentran sometidas al análisis e interpretación.

La información contable en las decisiones empresariales

El proceso decisional en la empresa adquiere especial importancia, por cuanto el éxito y el cumplimiento de los proyectos están asociados con la calidad de las decisiones que tomen los ejecutivos. La toma de decisiones, entonces, constituye uno de los puntos principales en la gestión de las empresas y la información juega un rol relevante. El sistema de información económico financiero constituye uno de los principales pilares de las empresas, su misión es prever de la información adecuada de todos los niveles de ella, principalmente en apoyo de las decisiones empresariales.

La contabilidad forma parte del sistema de información de la empresa y cumple un rol relevante en su funcionamiento. El nuevo portafolio del contador gerencial que nos proponemos, es que el CPA tome una participación activa dentro de las organizaciones y las decisiones administrativas. La información contable se expresa en informes referidos a distintos aspectos.

Entre éstos están los llamados Estados Básicos. Los estados básicos están generalmente elaborados para usuarios externos de las empresas. Esta información, a su vez, recibe el nombre de Contabilidad Financiera. La contabilidad financiera tiene como base el registro de las operaciones en estructuras contables expresadas en la normativa vigente y el procesamiento de la información se ajusta a las Normas Internacionales de Contabilidad. La elaboración de la información contable para la toma de decisiones y las decisiones administrativas que luego toma la organización cuando ve que la información no es favorable, ordenando de manera irresponsable a que los estados sean maquillados, arreglados e incluso desviando informaciones. Cuando todo esto se descubre, el CPA queda envuelto en una telaraña de acusaciones y escándalo con los administradores de la empresa y las comisiones que investigan los hechos, quedando manchadas su ética y moral.

El contador público en la dirección empresarial

La contabilidad es reconocida actualmente como una de las más importantes profesiones que ayudan a la gestión empresarial. El CPA es una persona dedicada y con alto grado de habilidad analítica, hace uso inteligente de la información contable, conoce la técnica contable, las limitaciones que ellas aportan da una interpretación correcta a los enunciados financieros, tiene en sus manos la herramienta básica de la gestión empresarial. Al poseer estas virtudes y cualidades, le hacen merecedor de posiciones gerenciales de decisión en la empresa, considerando que el buen comportamiento de la organización depende, en gran medida, de la adecuada dirección asigne a este en la institución.

El CPA en un cargo de gestión, deberá trazar programas en el que se consideren reuniones con la alta directiva de la empresa. También requiere retroalimentar lo que se está haciendo y disponer instrucciones para mejorar el desarrollo de la empresa.

La aptitud que adopte el contador público como profesional en su tarea directiva, debe estar encaminada a crear el ambiente propicio para la labor colectiva, de manera que cada trabajador contribuya a conseguir los fines comunes de la organización.

Los fraudes más comunes en la contabilidad

Las diferencias esenciales entre los delitos contables de los empresarios y de los empleados consiste en lo siguiente: Mientras estos últimos efectúan las manipulaciones contables fraudulentas para encubrir malversaciones ya cometidas o en preparación, los patrones dirigen sus artificios en contabilidad hacia la falsa interpretación de la situación comercial en su totalidad. Los delitos contables del empresario representan, desde su origen, el móvil perseguido. Su objetivo es siempre ocultar la verdad del balance, aún cuando, a veces, ocasionen confusiones en operaciones sueltas. Los delitos contables se descomponen en tres grupos: a) Los que se cometen en el curso del ejercicio. b) Los que se efectúan al formular el inventario con repercusiones en el balance. c) Los delitos de balance propiamente dicho. Todos estos delitos son cometidos por órdenes expresa de los que administran la empresa, y muchas veces de acuerdo con los profesionales de la contabilidad.

Cada vez que alguna parte de la información contable es: sobrevaluada, alterada, desviada, dislocada, etc., se mira al profesional de la contabilidad como el responsable de la misma, ya que sin la debida anuencia de éste, no se podría haber cometido el fraude contra la sociedad y el Estado. El CPA es el responsable de verificar, analizar y corregir cualquier anomalía que se presente con los estados financieros, y si éste, a sabiendas que algo está mal, firma el documento dando fe de que todo está bien, es culpable por haber fallado a los principios de la ética y la moral por la cual juró defender.

Ver además

Fuente

  • Lizarbe Judith, Contabilidad gerencial y finanzas de la empresa
  • Vásquez, José. Proyección Social del Contador Público. XX Conferencia interamericana de contabilidad. Tomo II, Diagramación e impresión: CENAPEC, 1993.
  • El Contador Ante Nuevas Funciones y Servicios Gerenciales. ICPARD, Talleres Somos Artes Gráficos, Diciembre 1966.