Saltar a: navegación, buscar

Coordinación

Coordinación
Información sobre la plantilla
Coordinacion manos.jpg
Concepto:Control ordenado de los movimientos del cuerpo.

Coordinación. En lingüística tradicional, relación que une elementos o cadenas de elementos de la misma función o naturaleza de forma que el resultado aparezca en el mismo nivel que los elementos iniciales. Tal ocurre en expresiones como Juan y María duermen o las calles vacías y solitarias.

Coordinación

La coordinación es la unión de dos o más elementos del mismo nivel sintáctico. La coordinación puede hacerse con la simple yuxtaposición (coordinación asindética -cf. veni, vidi, vici-) o por medio de conjunciones. Veamos cuáles son las principales formas de coordinación mediante nexos:

Coordinación copulativa

La coordinación copulativa es la que enlaza elementos por simple adición, sin ninguna otra connotación en principio.

  • De las conjunciones copulativas, atque y ac son dos variantes de una misma conjunción: ac se usa sólo ante consonante, y atque, aunque puede usarse siempre, suele aparecer ante vocal o h.
  • La conjunción -que es la más antigua de todas, y se suele utilizar para unir elementos con una relación muy estrecha entre sí.
  • La conjunción copulativa más usual es et.

Coordinación disyuntiva

La coordinación disyuntiva es la que enlaza dos o más juicios contradictorios.

  • De las conjunciones disyuntivas, aut, como pasaba con et entre las copulativas, por ser la más neutra de todas y expresar simple alternativa, es la más usada. Como su carga semántica es menor, puede utilizarse en lugar de conjunciones más especializadas (vel, -ve), pero no a la inversa.
  • Las conjunciones vel, -ve expresan alternativas entre las que el oyente ha de elegir. La enclítica -ve es la disyuntiva menos usada, precisamente por ser la más cargada de significado, ya que marca la alternancia entre términos equivalentes para el hablante.
  • La conjunción compuesta sive (seu) expresa, como el simple -ve, una alternativa intrascendente.

Coordinación adversativa

La coordinación adversativa expresa oposición total o parcial entre los elementos enlazados.

En latín existen muchos nexos para expresar la coordinación adversativa, algunos son adverbios que han pasado a utilizarse como conjunciones adversativas: verum, immo, etc.

  • Pero el eje de la coordinación adversativa se establece entre tres conjunciones: sed, autem, at.
  • Sed es la más frecuente. Es casi la única (a veces también verum) adversativa que se utiliza tras una oración negativa.
  • Autem es la adversativa más débil: expresa una simple contraposición. Normalmente se sitúa tras la primera palabra de su oración.
  • At es la adversativa más fuerte y, por tanto, de uso más restringido. Introduce una fuerte oposición entre las oraciones coordinadas. Al lado de at hay que colocar también su compuesto atqui, y la partícula arcaica ast.
  • Por último, la conjunción tamen es una adversativa con matiz concesivo.

Coordinación explicativa o causal

Una de las oraciones coordinadas aporta la explicación o causa de la otra.

  • Enim suele aparecer en el segundo lugar de la oración coordinada, nam en el primero.

Coordinación conclusiva o causal

Una de las oraciones coordinadas expresa la consecuencia o el resultado de la otra. Las más de las conjunciones conclusivas o ilativas son adverbios con este significado.

Coordinación muscular

La coordinación muscular o motora es la capacidad que tienen los músculos esqueléticos del cuerpo de sincronizarse bajo parámetros de trayectoria y movimiento. El resultado de la coordinación motora es una acción intencional, sincrónica y sinérgica. Tales movimientos ocurren de manera eficiente por contracción coordinada de la musculatura necesaria así como el resto de los componentes de las extremidades involucradas. La coordinación muscular está minimamente asociada con procesos de integración del sistema nervioso, el esqueleto y el control del cerebro y la médula espinal.

El cerebelo regula la información sensitiva que llega del cuerpo, coordinándola con estímulos procedentes del cerebro, lo que permite realizar movimientos finos y precisos. Junto a esta coordinación de movimientos, el cerebelo regula y controla el tono muscular.

Aprendizaje

El grupo muscular que se requiere para un movimiento, ha de tener una determinada velocidad e intensidad correctos para dicha acción. Para ello, se necesita previamente un aprendizaje y una automatización, que serán regulados a nivel cerebeloso y vestibular con ayuda de la percepción visual. Podemos observar varios tipos de coordinación como la dinámica general (por ejemplo andar a 4 patas), la oculomanual (lanzar un objeto) o la bimanual (escribir a máquina o tocar un instrumento).

Patologías

Alrededor del 6% de los niños en edad escolar tienen algún grado de trastorno del desarrollo de la coordinación motriz, pudiendo estos tropezar con sus propios pies, chocar contra otros niños, tener problemas para sostener objetos y tener una forma de caminar inestable.

Existe una alteración de la coordinación llamada ataxia que suele acompañarse de alteraciones del equilibrio y de la marcha, en la cuál se ven afectadas solamente aquellas regiones dedicadas concretamente a funciones del equilibrio. Estas alteraciones pueden crear movimientos desordenados, imprecisos, imposibilitando los movimientos rápidos que requieren alternancia como el tocar una guitarra.

Las personas con enfermedad mental tienen desafíos en el ámbito físico, principalmente en el estado de agitación y las dificultades de coordinación motriz.

En el proceso de envejecimiento se producen importantes cambios deficitarios, tales como la disminución de la memoria, el entorpecimiento senso-perceptivo, la merma en fuerza y coordinación motriz, etc. Estos serán más o menos acusados dependiendo de los hábitos físicos.

Fuente