Saltar a: navegación, buscar

Diseño arquitectónico

Diseño arquitectónico
Información sobre la plantilla
Hotel melia cohiba.jpg
Concepto:Disciplina ejecutada por arquitectos e ingenieros y que se enfoca hacia la realización de proyectos de arquitectura. Es un proceso creativo por excelencia y posee como cometido final la satisfacción de las necesidades de espacios habitables.

Diseño arquitectónico. Disciplina que tiene por objeto generar propuestas e ideas para la creación y realización de espacios físicos enmarcado dentro de la arquitectura. En esta escala del diseño intervienen factores como los geométrico-espaciales; higiénico-constructivo y estético-formales.

En el diseño arquitectónico confluyen otras esferas o áreas del diseño cuya finalidad es la de proveer de estructuras (diseño estructural) y formas decorativas (diseño de muebles, diseño de interiores, de jardinería, diseño lumínico, a las futuras construcciones.

Generalidades

El diseño como actividad se produce en diferentes escalas. Por ejemplo se habla de diseño urbano, arquitectónico, industrial, gráfico, de exposiciones, de interiores, etc. También un ingeniero eléctrico , por ejemplo puede diseñar un circuito electrónico, un químico una reacción química, un médico una intervención quirúrgica, un maestro la educación de sus discípulos, un cocinero una receta culinaria. Diseño es toda actividad humana de índole creativa y dirigida a conformar algo nuevo y útil.

Toda definición del concepto de diseño, en su especialidad, implica necesariamente la consideración de su objetivo último. En el caso del diseño arquitectónico, no puede soslayarse el concepto mismo de arquitectura, ni podrá hablarse de arquitectura sin hacer énfasis en su finalidad, es decir, la función arquitectónica.

Los diferentes factores que determinan la función arquitectónica han sido definidos en el tiempo. La conocida triada de Vitruvio es un ejemplo de ello, de la misma manera que los criterios enunciados en el siglo pasado por Schinkel y Semper constituyen aspectos sustanciales para el diseño arquitectónico; recordemos que para este último la arquitectura era la interacción de factores de diferentes índoles.

Hannes Meyer, relevante arquitecto marxista, concebía en la Bauhaus la función arquitectónica como un elemento decisivo en el diseño de edificios. Para él eran significativos tener en cuenta el movimiento del hombre en el espacio y el clima a la hora de diseñar arquitectura. Consideraba, además, el calor, el aire, el sol, la luz y el comportamiento psicológico de los seres humanos como factores esenciales a considerar para un óptimo diseño.

También los factores estéticos formaron parte, con posterioridad, del conjunto de aspectos en la proyección de los edificios, una vez que Meyer superó sus primitivas ideas sobre el arte y la estética. Las concepciones de Meyer sobre la función de la arquitectura contemplaban enfáticamente la consideración de los factores ideológicos, políticos, y socioeconómicos. Para él, tanto la arquitectura como la labor del arquitecto, se concebían en estrecho compromiso con las relaciones sociales.

Varias investigaciones realizadas en el campo socialista, y específicamente en el terreno de la arquitectura y su diseño, concibieron a la función arquitectónica como un sistema de de factores que resultan de las exigencias que impone el hombre, la sociedad y el medio que las circunscribe.

En la actualidad, el diseño arquitectónico ha evolucionado en los aspectos conceptuales y tecnológicos, pues la labor manual de los diseñadores y arquitectos ha sido facilitada desde finales del siglo XX, con la incursión en el mercado de novedosas y útiles herramientas de diseño, entre ellas los software CAAD: Diseño Arquitectónico Asistido por Computadora.

Aspectos importantes en la historia de la arquitectura

Dentro de la praxis del diseño arquitectónico, los arquitectos e ingenieros se han nutrido de de aspectos que han posibilitado grandes soluciones en la historia de la arquitectura, algunos de ellos han sido:

  • La referencia arquitectura-naturaleza: la naturaleza es edificadora por excelencia, sus complejas relaciones de armonía, estructura y resistencia ha sido cada vez más estudiadas por diseñadores e ingenieros, siendo vertida creativamente en las obras constructivas. De hecho muchas obras de arquitectura han tomando como base de diseño a la naturaleza. Estas “reproducciones artificiales” del hombre parecen funcionar, en la mayoría de los casos, mejor que las nacidas de la autónoma creatividad. En sentido estricto, esta tendencia del diseño estudia las formas orgánicas y naturales para interpretarlas y expresarlas en el diseño. Esta tendencia fue extremadamente explotada en movimientos arquitectónicos como el modernismo y la arquitectura orgánica.
  • Las metáforas: tendencia en el diseño en la que se relaciona la solución formal del edificio con objetos conocidos. Esta asociación no se produce por la copia exacta, sino por la estilización; logrando con ello una imagen o expresión arquitectónica atractiva y sugerente. Existe otras formas de expresión que validan conceptos intangibles como la tranquilidad, el silencio o la pasión.
  • Lo formal: de todos los aspectos es el más usado, pues el resultado estético final depende del acertado uso de los elementos del diseño: proporción, ritmo, énfasis, equilibrio, luz, sombra, volúmenes, articulación, color.
  • Las referencias vernáculas: esta tipología de diseño se basa en lo tradicional y constructivo de las regiones, países o áreas geográficas; cualificando o reforzando la identidad a partir de la arquitectura.
  • Las referencias históricas ( historicismo ): práctica del diseño arquitectónico en el que se retoman elementos o construcciones históricas bien identificadas, como receptáculo de valía universal y como referente un lenguaje evocativo al pasado. Son ejemplo de esta tendencia las más variadas referencias del Capitolio o el Partenón edificadas en diferentes partes del mundo.
  • El brutalismo: en esta tendencia del diseño la técnica constructiva cobra relevancia en el uso, explotación, combinación y creación de sistemas constructivos, instalaciones, etc. Se refuerza visualmente la apariencia de los materiales y se ponderan los conceptos de estructura, resistencia y apariencia de los materiales.
  • El decontructivismo: la obra cobra la apariencia de desorden o deconstrucción; para ello los artistas rompen con el equilibrio, con la apariencia de estructura estable y conclusa.
  • Las inspiraciones religiosas o mitológicas: Expresa de forma material [obra arquitectónica], conceptos espirituales basados en creencias comunes con interpretación personal o en ideas individuales.
  • La adaptación contextual: Tiene como base de inspiración el entorno físico que lo rodea, natural y artificial.

Otros aspectos importantes

Es imposible concebir una eficaz obra de arquitectura, en todos sus parámetros estéticos, funcionales, espaciales y estructurales sin un adecuado proceso de diseño. Dentro de algunos de los aspectos que se tienen en cuenta en el diseño arquitectónico se encuentran: creatividad, organización, entorno de la obra, funcionalidad, sistema constructivo, viabilidad financiera y la expresión plástico-estética.

Proceso previo al diseño

Previo al comienzo del diseño arquitectónico, existe consideraciones que son insoslayables a tener en cuenta, algunas de ellas son:

  • La situación del terreno, las dimensiones y características topográficas
  • Orientación cardinal, y la relación de esta con la funcionabilidad de los espacios a diseñar.
  • Acceso a las redes de servicio: energía eléctrica, agua, drenajes, circulación vehicular, etc.

Luego verificar los aspectos anteriores, se valoran las necesidades para la nueva construcción: superficie construida, total, altura de pisos, cantidad de plantas, relaciones entre los espacios, los usos, circulación, expresión, etc. Otro elemento a tener en cuenta es el presupuesto disponible para la construcción, elemento que es determinante para el diseño final.

Fases o etapas del proceso de diseño

  • Etapa primera: Estudio de referentes. A partir de la solicitud o contrato del o los inversionistas, los arquitectos e ingenieros se documentan sobre el tema que proyectarán.
  • Etapa segunda: Confección del programa de diseño: Se trabaja identificando los componentes del sistema y sus requerimientos particulares, desempeña un rol sustancial en el proceso la intervención del inversionista, pues es este quien decide los aspectos financieros y económicos de la nueva inversión.
  • Etapa tercera: Aproximación conceptual al objeto que se diseñará, puede ser modificado posteriormente. Se considera como aspectos relevantes el contexto arquitectónico, los criterios estructurales, el presupuesto, la función y la forma. Culmina esta fase con la realización del anteproyecto: en él se traduce lo deseado por el inversionista a formas útiles y a lo que está estipulado en el programa de diseño arquitectónico. Se comienza a materializar el programa de diseño. En esta etapa es crucial la toma de decisiones entre el equipo de diseño y los inversionistas.
  • Etapa cuarta: Realización del proyecto ejecutivo. Concluye el proceso de diseño arquitectónico con la confección de la documentación ejecutiva [conjunto de planos, dibujos, esquemas y textos explicativos, empleados para la construcción de la obra]

Durante todo el proceso, el o los inversionistas deciden sobre los cambios, readecuaciones y tomas de decisiones finales, tratando de satisfacer sus inquietudes de diseño, factibilidad e idoneidad de la futura obra.

Fuentes