Duque de Alburquerque

De EcuRed
José María de la Cueva y de la Cerda
Información sobre la plantilla

Retrato del Duque de Alburquerque
Teniente General
ApodoDuque de Alburquerque
CondecoracionesGran Cruz de la Orden de Carlos III

Nacimiento27 de diciembre de 1775
Madrid, Bandera de España España
Fallecimiento18 de febrero de 1811
Bandera de Inglaterra Inglaterra
Causa de la muerteprofunda depresión
CónyugeEscolástica Gutiérrez de los Ríos Cáceres
PadresMiguel José María de la Cueva
Cayetana de la Cerda y Cernesio

José María de la Cueva y de la Cerda. Teniente General y Embajador de España en Gran Bretaña. V marqués de la Mina, marqués de Cuéllar y conde de Ledesma.

Contenido

Síntesis biográfica

Conocido más como el Duque de Alburquerque, su titular era José María de la Cueva y de la Cerda, que nació en Madrid y fue bautizado en la parroquial de San Luis, el 27 de diciembre de 1775, hijo de Miguel José María de la Cueva, marqués de Cuéllar, Caballero de Calatrava y Comendador de Martos, coronel del Regimiento de Sagunto y Mariscal de Campo, y de Cayetana de la Cerda y Cernesio

Trayectoria militar

En 1792, cuando contaba diecisiete años de edad, por Real oficio de 4 de mayo, ingresó como Capitán agregado al Regimiento de caballería Dragones de la Reina Por Real nombramiento ascendió al grado de Teniente coronel, con fecha 10 de mayo de 1793, obteniendo el nombramiento de Coronel el 13 de enero de 1794.

Incorporado a la guerra del Rosellón, serviría en los regimientos de La Reina y en el de Numancia. En el año 1795 levantó a su costa el regimiento denominado Dragones de Lusitania. del que se le confió el mando como Coronel, el 8 de octubre, luchando contra las tropas republicanas francesas, alcanzando méritos suficientes como para haber sido nombrado Brigadier en el siguiente mes de diciembre. Godoy le nombro Capitán General de Aragón, sustituyendo al vetusto O’Neille.

El 29 de febrero de 1799 ingresó como Caballero de la Orden de Santiago, dispensándosele de la Navegación entonces obligatoria para profesar. El 13 de junio de 1799 contrajo matrimonio en Madrid, con Escolástica Gutiérrez de los Ríos Cáceres, hija de Carlos Gutiérrez de los Ríos y Rohan-Chabot, Mariscal de Campo, Embajador en Lisboa y Vl Conde de Fernán-Núñez, Grande de España de 1ª clase, Caballero de Alcántara, Comendador de los Diezmos del Septeno, Caballero Gran Cruz de Carlos III, gentil hombre de Cámara del Rey con ejercicio, y su embajador extraordinario cerca de los Reyes de Francia y Portugal, y de María de la Esclavitud Sarmiento de Sotomayor Cáceres, Quiñones Saavedra y Fuenmayor, V marquesa de Castel Moncayo, Grande de España de 2ª clase, Señora de la Higuera de Vargas, Dama de la Orden Militar de San Juan.

El 8 de noviembre de 1803 obtuvo licencia para pasar a Madrid, por asuntos familiares. En 1807 solicitó su incorporación al Ejército expedicionario que mandaba el Marqués de la Romana, con destino al Norte de Europa. Llegado el momento en que aquellas tropas conocieron los tristes destinos a que se hallaba abocada España, pidió permiso para regresar y así lo hizo a pesar de hallarse enfermo, logrando atravesar Francia. En junio de 1808 llegó a Valencia y se le confió el mando de la vanguardia del Ejército que defendía la región de los ataques del general Moncey.

Condecoraciones

Fue condecorado con la Gran Cruz de la Orden de Carlos III y nombrado Comandante General de la 2ª División de Caballería del Ejército de Extremadura, al mando del General Cuesta. La División formada por unos 12.000 hombres subió hacia Talavera y las situó a las orillas del Tajo con idea de caer sobre Madrid, pero el plan falló, las llevó a combatir en Talavera y Ocaña, replegándose al final de las malogradas operaciones a Trujillo, después de haber mandado sus hombres muy hábilmente en la última de estas batallas.

Por sus méritos durante la batalla de Talavera, los días 26, 27 y 28 de julio, por resolución publicada en la Gazeta de Madrid, del 11 de abril, fue ascendido al grado de Teniente General.

El 28 de ese mes fue nombrado Gobernador Militar y Político de la plaza de Cádiz, Capitán general de la provincia y costas de Andalucía, y General en Jefe del Ejército de operaciones. Tomó posesión del cargo el 2 de marzo.

Para sustituirle fue nombrado el General Castaños, quien tendría como segundo al General Blake. Alburquerque solicitó se le nombrase Embajador extraordinario de España en Londres, cargo para el que fue nombrado el día 27 de marzo, en documento firmado en la Isla de San Fernando, por el Ministro de Estado, Bardaxi.

Alburquerque. Abrumado por todo lo que sucedía en Cádiz, escribió y publicó en Londres un opúsculo que fechado en noviembre de 1810, se titulaba: “Manifiesto del Duque de Alburquerque, acerca de su conducta con la Junta de Cádiz y arribo del exercito de su cargo en aquella plaza.” Lo editó en la imprenta de R. Inigué, ubicado en el 17 de Margaret Street, Cavendish-Square.

A través de sus XXXVII páginas de introducción y a lo largo de las 89 restantes, que ampliaba con tres estados desplegables, Alburquerque relataba todo lo que sucedió hasta llegar a Cádiz. Como pasaron “... el Guadalquivir por las barcas de Cantillana, luego el avance hacia Carmona y el ataque a los franceses de Écija, que luego intentaron batirlo, pero él previsoramente dispuso la retirada hacia Utrera y luego prosiguió por Las Cabezas a Lebrija y Jerez...”

La Junta gaditana respondió con una carta firmada por 20 vocales, que con fecha 12 de enero de 1811, calificaba al Duque “... de calumniador, de traidor y de enemigo de la Patria.” La incomprensión de quienes no habían comprendido hasta donde había sido capaz de llegar Alburquerque, llevaba a este a una inestabilidad emocional que día a día lo fue degradando, como solamente se puede hacer con un idealista.

Desde el momento en que el Duque conoció la noticia, no descansaba, atormentado por el exceso de trabajo en que se ocupaba, y el trastorno psico-físico que suponía aquello a su clara postura de siempre, le llevó a caer en una grave y profunda depresión, por lo que sus allegados y amigos decidieron trasladarlo, para que no se viese agobiado por la simple estancia en la Embajada, por lo que el día 15 de febrero fue llevado a un edificio en la Portman Square, número 47, donde estuvo acompañado siempre por el coronel Mazarredo y su protector económico en aquel destierro....

Muerte

Alburquerque falleció en su casa de Portman Square, número 47, a las once y cuarto de la noche del 18 de febrero de 1811. Tenía 35 años, un mes y 22 días de edad. Las solemnes exequias fúnebres se celebraron el día 2 de marzo en la Royal Spain’s Chapel, donde el féretro fue colocado en el centro de la capilla, sobre un túmulo en el que se apoyaba una plancha con las armas del Duque

Fuentes