Saltar a: navegación, buscar

Educación antialcohólica

Educación antialcohólica
Información sobre la plantilla
Error al crear miniatura: Falta archivo
Concepto:Es la encaminada al estudio de acciones dirigidas a reflexionar sobre el mal hábito de ingerir un exceso de bebidas alcohólicas.

Educación antialcohólica. Es la encaminada al estudio de acciones dirigidas a reflexionar sobre el mal hábito de ingerir un exceso de bebidas alcohólicas; así como los trastornos que originan en el organismo.

La educación antialcohólica en el proceso pedagógico.

La prevención del alcoholismo desde el proceso docente- educativo adquiere un valor determinante en el proceso de formación y desarrollo de la personalidad de los educandos desde la labor educativa. Estos procesos son de alta complejidad por los profundos cambios y transformaciones que se dan en el sujeto.

Dentro de la Educación para la Salud, la Educación Antialcohólica es un proceso educativo que se perfecciona en la misma medida que aumenta la preocupación de las personas por los temas relacionado con las consecuencias negativas que provoca en consumo irresponsable de bebidas alcohólicas en el plano psicológico, biológico y social de las personas. Se caracteriza por presentar objetivos y contenidos bien definidos que deben ser abordados como eje transversal a través de las asignaturas de los distintos grados y niveles, en especial la Educación Primaria.

La Educación Antialcohólica es una dimensión ambiental que constituye la base para el desarrollo de estilos de vida sanos y la conformación de una cultura en salud en los hombres y mujeres, si desde las primeras edades se plantea como propósito en los objetivos educativos y se concreta en las diferentes acciones que la sociedad en su conjunto desarrolle para tener una población más sana y activa.

La formación analcohólica como dimensión de la educación para la salud.

El consumo desmedido de las bebidas alcohólicas, el incremento de enfermos del alcoholismo a nivel mundial y el impacto negativo de esta enfermedad en la sociedad, incentivaron a investigadores químicos y toxicólogos de rango internacional a la creación y elaboración de bebidas sanas que pudieran ser consumidas por la población infantil y adulta sin que les causaras perjuicios a la salud y que fueran utilizadas como formas de prevenir el alcoholismo desde la edad escolar, es de este modo, que se dan a conocer las bebidas analcohólicas.

El término analcohólico según el Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas, el prefijo an, significa contra, por lo tanto analcohólico indica que no contiene alcohol.

El primer coctel analcohólico difundido en los Estados Unidos y en el mundo fue el nombrado Shirley Temple (1969), elaborado a base de jugos de frutas en estado natural, bebidas gaseosas, granadina y helados. De esta manera, quedó divulgado en el mundo el primer coctel sin alcohol.

Muchos has sido los países que han investigado acerca de la importancia del consumo de estas bebidas saludables desde las edades tempranas, tales como: España, Chile, Argentina y China, con el propósito de disminuir las afectaciones que en el plano de lo biológico, lo psicológico y social provocan el consumo de bebidas alcohólicas en el individuo. En Cuba, Margolles Carlos (2009), directivo la Asociación de Cantineros expresó que un cóctel analcohólico es aquel que no contiene ningún tipo de alcohol dentro de sus ingredientes.

En su mayoría son cocteles refrescantes en cuya elaboración se utilizan frutas, vegetales y hierbas medicinales, ya sea en su estado natural o elaborado, además poseen un bajo contenido calórico por ser elaborados a partir de productos naturales, ricos en vitaminas y proteínas.

El Estado cubano y el Ministerio de Educación de conjunto con las instituciones sociales prestan especial atención a la producción y elaboración de bebidas analcohólicas, además, divulgan y promueven el tratamiento a esta temática por los centros educacionales a través de las distintas asignaturas y en los diferentes niveles de enseñanza. En tal sentido, se hace énfasis en la importancia que tiene el ingerir estas bebidas para favorecer un adecuado proceso de formación y desarrollo en los niños, adolescentes, jóvenes y adultos.

La formación analcohólica en los escolares primarios.

Se insiste en el consumo de frutas y vegetales desde la educada nutrición de los escolares, sin embargo debemos aprovechar estos espacios para promover el consumo de bebidas analcohólicas no solo en nuestros hogares como merienda, después de las comidas, etc., sino en otros espacios como son las fiestas, celebraciones de fechas históricas, cumpleaños u otras actividades recreativas promovidas por la escuela e instituciones sociales.

En investigaciones pedagógicas, relacionadas con el consumo de frutas y vegetales se proponen acciones encaminadas al conocimiento de la temática, elaboración de jugos y el consumo a través del currículo de las asignaturas de 5.y 6. grados. La escuela primaria cuenta con un grupo de programas dirigidos al proceso de enseñanza- aprendizaje y formativos que abordan el tema de las frutas y vegetales dentro de la alimentación y la nutrición, las conductas a seguir ante el consumo de éstas, las enfermedades que provocan cuando no se consume y otras informaciones que promueven la cultura alimentaria en los escolares.

El analcohólismo debe irse formando y consolidando en los niños desde las edades tempranas de la vida, por lo tanto las instituciones educacionales desempeña un papel decisivo en la educación alimentaria y nutricional de nuestros niños y niñas, para formar en ellos buenos hábitos alimentario y de mesa, y al mismo tiempo, insistir mediante diversas formas y actividades en la educación de los adultos.

Importancia para la vida del hombre.

El analcoholismo es importante para la vida del hombre por las potencialidades que ofrece a la alimentación y la nutrición ya que las frutas y vegetales son proveedores de vitaminas, minerales, fibras y otros elementos necesarios para el funcionamiento del organismo, el crecimiento y desarrollo de las capacidades físicas e intelectuales del individuo. Estos pertenecen al II grupo (vegetales) y III grupo (frutos) de los alimentos y pueden disfrutarse en grandes cantidades.

Desde un punto de vista pedagógico, el término analcoholismo debe ser analizado desde la conducta que adquiere el escolar hacia el consumo de jugos y néctar de frutas a partir del conocimiento que se tenga de la importancia de estos alimentos en el organismo, desde la perspectiva de salud y su manifestación en el estilo de vida del estudiante en su escuela, en el hogar y en la sociedad en general.

Es importante que, en los programas de la Educación Primaria se de tratamiento a esta definición como un aspecto de la Educación Antialcohólica y la Educación Alimentaria, Nutricional e Higiene de los Alimentos, además que se oriente a la familia desde la Educación Familiar, de forma tal que pueda articularse en el trabajo metodológico, en la clase a través de los contenidos, en las actividades extradocentes y actividades extraescolares.

Bibliografía

  • Lescay Blanco Dayana. Alternativa educativa para la formación analcohólica de los escolares primarios. Cuba: Universidad de Ciencias Pedagógicas “Frank País García”; 2010.
  • González Rodríguez, Gisela: Conjunto de actividades educativas para perfeccionar la formación de la Educación Antialcohólica en los jóvenes, a partir de los contenidos químicos del primer semestre.
  • Ministerio de Salud Pública. Diccionario Terminológico de Ciencias Médica; 1977.

Véase también

Educación para la salud en el ámbito escolar