Saltar a: navegación, buscar

Farallones de Seboruco

Farallones de Seboruco
Información sobre la plantilla
260px
Ubicación Geográfica:Mayarí, Holguín, Cuba

Farallones de Seboruco. Importante sitio arqueológico descubierto por el Grupo Humboldt dirigido por el Dr. Antonio Núñez Jiménez, que constituye la expresión más temprana de la presencia del aborigen en la Isla de Cuba. Un lugar de extraordinario valor científico y cultural que integra esencialmente el patrimonio cultural del pueblo cubano.

Ubicación

Localizado a 7 Km de la ciudad de Mayarí, en la oriental provincia de Holguín, entre los arroyos Batayal y Seboruquito, al Norte de la línea férrea Felton – Minas de Pinares de Mayarí. La Cueva de Seboruco forma parte de un sistema de solopas, grutas y cuevas abiertas en los Farallones de Seboruco frente a la ladera Norte de la Sierra de Nipe.

Descubrimiento

Su descubrimiento data del 1939, por el doctor Antonio Núñez Jiménez, investigador ya fallecido.

El hallazgo reveló la cultura más antigua de Cuba, la cual se remonta aproximadamente a seis mil años atrás.

En los Farallones de Seboruco, declarados Monumento Nacional desde el 25 de diciembre de 1979, fueron encontradas algunas evidencias de madera tallada que supone su función estaba dedicada a actividades rituales de acuerdo con su estructura.

Según las investigaciones, los grupos aborígenes protoarcaicos se guarecían en cuevas para las prácticas necrológicas. Los enterramientos los hacían con algún desarrollo ritual; los cadáveres los sepultaban, situándoles objetos líticos al lado a manera de ofrendas funerarias.

Estos primeros habitantes de Cuba, pertenecían al grupo protoarcaico, el cual no conocía el uso de la agricultura ni la cerámica e ignoraban el pulimento de las piedras, pero, sabían el secreto de la talla en madera.

Sus utensilios para el trabajo consistían en cuchillos, destrales, majadores y otros instrumentos hechos de rocas sílex lasqueadas, piezas largas y filosas que empleaban en sus tareas de subsistencia y los ubican en la etapa preagroalfarera, ya que ésta se divide en tres fases denominada: temprana, media y tardía, la primera de ellas corresponden a los residuarios de Levisa y Seboruco que se caracterizan por la industria de las lascas y puntas de sílex.

La economía de estos grupos protoarcaicos indocubanos, primeros habitantes de Cuba, dependían de la caza, la pesca y la recolección por lo que sus comunidades generalmente eran nómadas.

Características del lugar

Farallón de Seboruco

Seboruco está conformado por varias cuevas donde aparecieron por primera vez pictografías en la zona oriental de Cuba, las que se conservan aún en buen estado y se pueden apreciar dibujos en blanco y negro con estilo más bien abstracto y trazos lineales muy simples que muestran el arte rupestre de nuestra cultura prehistórica, considerada la más antigua manifestación artística hecha en Cuba.

Flora

La vegetación original de la localidad fue de bosque semideciduo mesófilo típico, debido a la intensa actividad antrópica en el área. Hoy solo es vegetación secundaria con algunos elementos del boque. Las especies principales son: Trichelia hirta (jubaban), Pithe cellobium saman (algarrobo), Guazuma menifolia (Guásima), entre otros.

Fauna

La fauna se caracteriza por la presencia de vertebrados; siendo los más notables los lepidópteros (Mariposas diurnas) y los moluscos. Se destacan por los primeros: Siprueta Stelenes insulares agraulis vanilbae, Papilio Thoa oviedo. Por los moluscos se destacan en el área por su colorido la Polymita venusta.

La fauna vertebrada está representada principalmente por reptiles y aves y en menos cuantía los mamíferos. Entre los reptiles habitan entre otras anolis sagrai (lagartija común), anolis homelcemis (lagartija de cresta), anolis argentiows (lagartija del tablado), anolis noblei (hipojo vere), Leiocephalus w macropus (Baboyana), Ameiva Anberi (Amastrapanza), Anrese orientalis (Jubo Galano).

Otras excavaciones

Farallón de Seboruco

El 18 de mayo de 1979, se realiza una nueva excavación encabezada por Antonio Núñez Jiménez, acompañado por José A. Viciedo y Carlos Betancourt, hicieron nuevos aportes de mayor valor para continuar esclareciendo la antigua cultura aborigen.

A una profundidad de 0,30 metros fueron descubiertos huesos y otras piezas arqueológicas que revelaron parte de su dieta alimentaria.

Para sorpresa de los investigadores fue encontrado un esqueleto que a pesar del deterioro por el tiempo, pudo reconstruirse su posición acuclillada y se estima perteneciera a una persona de 13 años edad del sexo femenino y junto a ella fueron encontrados algunos objetos de madera tallada que, de acuerdo con su estructura, se supone que estaban relacionadas con actividades rituales funerarias, ya que semejan cetros. Los restos se remontan aproximadamente a seis mil años atrás.

Significado arqueológico

Los Farallones de Seboruco representan un alto significado arqueológico. Aquí se han encontrado los sitios Seboruco III, IV, V, VI y VII, los que rodean el farallón y son las únicas zonas que parecen hayan sido habitadas hasta el momento, y además, por ser muy homogéneas pertenecen al grupo protoarcaico, el más antiguo de nuestra historia aborigen.

Este lugar es conocido internacionalmente por constituir un lugar clásico y típico para la investigación en el área antillana y muy especialmente para Cuba. Posee un cónclave básico en el entorno geobiológico y tiene también una relevancia cultural apreciable e indiscutible para las generaciones futuras y el desarrollo de las investigaciones que a allí se efectúan y que todavía no han concluido.

Fuente