Saltar a: navegación, buscar

Fiebre aftosa

Fiebre aftosa
Información sobre la plantilla
Cerdo aftosa 01.jpg
La Fiebre aftosa es una enfermedad viral que afecta a los animales de pezuña hendida.
Agente transmisor:Virus
Región de origen:mundial
Forma de propagación:Se transmite por animales infestados

Fiebre aftosa (FA). Es una enfermedad viral altamente contagiosa, que ataca a los animales de pezuña hendida, domésticos y salvajes. Se caracteriza por la formación de vesículas o ampollas y erosiones en la mucosa bucal y nasal externa (especialmente en el hocico de los cerdos), y en la piel situada por encima y en medio de las pezuñas.

Etiología

El virus de la Fiebre aftosa, (VFA) es un miembro del género Aphthovirus de la familia Picornaviridae. Existen siete serotipos inmunológicamente distintos - O, A, C, SAT 1, SAT 2, SAT 3 y Asia 1 - y más de 60 cepas dentro de estos serotipos. Los serotipos y cepas del virus de FA varían dentro de cada región geográfica. El serotipo O es el más común muldialmente. Este serotipo es el responsable de la epidemia pan-Asiática que comenzó en 1990 y ha afectado a muchos países de todo el mundo. Otros serotipos también causan brotes graves. La inmunidad a un determinado serotipo no proporciona ninguna protección cruzada a otros serotipos. La protección cruzada contra otras cepas varía, de acuerdo con su similitud antigénica.

Distribución

La Fiebre aftosa está presente en la mayoría de los grandes países ganaderos del mundo, excepto en Norteamérica y Centroamérica, Australia, Nueva Zelanda, Japón e Irlanda.

Transmisión

El virus se transmite por contacto con los animales infectados principalmente por aerosoles, saliva, leche, orina y semen, por productos animales infectados y objetos contaminados como vehículos.

Síntomas clínicos

La Fiebre aftosa en las Vaca se caracteriza por la presencia de fiebre y formación de vesículas (ampollas) en las patas, alrededor de la boca, y en la glándula mamaria, las vesículas se rompen rápidamente, convirtiéndose en erosiones y el dolor y las molestias por las lesiones llevan a una variedad de síntomas que incluyen depresión, anorexia, salivación excesiva, cojera y renuencia a moverse o levantarse. La lactación se encuentra disminuida y son comunes los abortos y la mastitis. La mortalidad en los animales jóvenes puede llegar a ser hasta de un 50%, aunque en adultos pocas veces en mayor del 5%.

En cerdo, las lesiones más graves ocurren generalmente en las patas. Los primeros síntomas pueden ser cojera y decoloración de la piel alrededor de las bandas coronarias. Las vesículas se desarrollan en la banda coronaria talón y en el espacio interdigital. Las lesiones pueden volverse tan dolorosas que los cerdos se arrastran en lugar de caminar. La parte superior de la pezuña a veces se desprende. Las lesiones en otros sitios son menos comunes y de menor gravedad.

La fiebre aftosa tiende a ser leve en ovejas y cabra. Los síntomas comunes incluyen fiebre y cojera de leve a severa, de una o más patas. Las vesículas se pueden desarrollar en la fisura interdigital y en los bulbos del talón y la banda coronaria, pero se pueden romper y pasar desapercibidas por lesiones en las patas producidas por otras causas. Las lesiones de la boca a menudo no son perceptibles o graves y generalmente aparecen como erosiones superficiales

Diagnóstico

Clínico

Los síntomas varían con la especie, pero las vesículas y erosiones en la cavidad bucal o en las patas, pezones o en otras áreas son indicativos de la enfermedad.

Diferencial

La fiebre aftosa no se puede distinguir clínicamente de otras enfermedades vesiculares. Para diferenciar una enfermedad vesicular de otra, puede servir de recurso la inoculación de caballos, cerdos y bovinos (traídos de una región lejana al brote) con material sospechoso. Las tres especies mencionadas son susceptibles a Estomatitis vesicular (EV); los bovinos y porcinos son susceptibles a la fiebre aftosa, y solamente los porcinos son susceptibles a Exantema vesicular (ExV).

Pruebas de laboratorio

La fiebre Aftosa se puede diagnosticar por el aislamiento del virus, detección de antígenos virales o ácidos nucleicos y serología. En cultivos celulares, el VFA es identificado utilizando ELISAs, fijación del complemento (RT-PCR).

Pruebas serológicas

Se pueden utilizar para el diagnóstico, así como para la certificación de animales para la exportación.

Pruebas de laboratorio para confirmación

Fijación de complemento, prueba de: Precipitación en difusión de Gel-agar (PDAG), virus neutralización y prueba de inmunidad cruzada.

Control

En los países donde la enfermedad es oriunda, la incidencia de la dolencia es controlada por programas de vacunación. En un creciente número de países la vacunación es obligatoria, en otros es voluntaria.

En los países que generalmente están libres de fiebre aftosa, ésta es erradicada por medio de sacrificio, siguiendo con una total desinfección de predios. En estos casos, los animales sacrificados son generalmente destruidos por incineración o enterramiento. Económicamente, éste ha sido el método más efectivo para combatir un brote.

Fuentes