Saltar a: navegación, buscar

Hematuria

Hematuria
Información sobre la plantilla
Hematuria06.jpeg
Concepto:Manifestación de muchas enfermedades locales del riñón y del tracto urinario.

Hematuria. Es la manifestación de muchas enfermedades locales del riñon y del tracto urinario, así como el hallazgo constante en un número significativo de procesos patológicos difusos de origen renal. La distinción entre una hematuria local y una hematuria debida a una enfermedad renal difusa es muy importante y necesaria. Ciertas características clínicas y microbiológicas permiten diferenciarlas: por ejemplo, la hematuria local debe ser lo suficientemente profusa para producir un cambio en la coloración de la orina, mientras que el examen microscópico revela la presencia de eritrocitos con mínimos cambios morfológicos. En cambio, la hematuria que compromete al glomérulo casi siempre se acompaña de cilindros hemáticos y los eritrocitos exhiben una notoria distorsión en su forma, como son las células crenadas. La proteinuria puede acompañar las hematurias de origen local si ésta es severa, pero siempre se detecta en las hematurias secundarias a enfermedad difusa renal.

Definición

Se define como hematuria la presencia de sangre durante la micción (macroscópica). Se dice que hay hematuria microscópica cuando se detectan dos o más eritrocitos por campo en por lo menos dos exámenes del sedimento urinario. Es un signo de alerta tanto para el paciente como para el médico, ya que es indicio de enfermedad que puede ir desde una simple cistitis hasta una neoplasia maligna.

Evaluación diagnostica y Etiología

Cuando la hematuria se asocia con dolor lumbar, disuria, urgencia urinaria y malestar suprapúbico el origen del sangrado debe investigarse en el tracto urinario inferior. Cuando la hematuria se detecta al inicio o al final de la micción, la uretra y vejiga pueden estár comprometidas. La hematuria asociada con dolor renal tipo cólico se debe, con mucha probabilidad, a nefrolitiasis.

En constraste, la hematuria microscópica secundaria a enfermedad renal difusa es habitualmente indolora y sólo identificable con el examen microscópico del sedimento urinario. La etiología en este caso es múltiple.

Es necesario interpretar correctamente las hematurias bajo un contexto clínico:

En el curso de una patología urológica ya conocida, la aparición de hematuria puede ser el indicio de una recidiva (tumor de la vejiga, cálculos) Puede aparecer como parte de una afección médica:

Diagnóstico

Historia clínica

Es indispensable el interrogatorio minucioso precisando el inicio, los signos asociados y los antecedentes (traumatismo, cólico renal).

Examen físico

Palpación renal (verificar tamaño), examen de los órganos genitales, auscultación de la región aorto-renal.

Examen del sedimento urinario

Detectar cilindros hemáticos, glóbulos rojos crenados, leucocituria y proteinuria.

Exámenes de laboratorio

Cuadro hematico con recuento y morfología plaquetaria, creatinina sérica, pruebas de coagulación, tuberculina, anticuerpos antinucleares, pruebas de función hepática y crioglobulinas.

Urografía intravenosa

Detecta las causas renales o ureterales.

Tumores

Cáncer de riñón o tumor de las vías excretoras. Menos frecuente tuberculosis, hidronefrosis, poliquistosis.

Cistoscopia

Indispensable en el paciente joven cuando la urografía no muestra nada. Detecta causas vesicales.

La cistoscopia puede ser normal pero detectar un sangrado ureteral.

Arteriografía

Está indicada cuando los exámenes precedentes son negativos y existe duda en relación a un tumor renal. Permite evidenciar un angioma, un aneurisma arteriovenoso o un infarto.

Ecografía renal

Facilita la confirmación del tamaño de los riñones, la presencia de hidronefrosis y la presencia de cálculos.

La mayoría de las veces una buena historia clínica, un sedimento urinario, una urografía IV y eventualmente una cistoscopia permiten establecer el diagnóstico en el 85% de los casos. Si se sospecha una glomerulonefritis es perentoria la biopsia renal que no sólo confirma el diagnóstico sino que proporciona también indicación pronóstica de la enfermedad renal. Esto es particularmente cierto cuando no hay evidencia de enfermedad sistémica asociada, dado que revela el diagnóstico de glomerulonefritis idiopática rápidamente progresiva.

Tratamiento

La hematuria masiva se trata en el servicio de urgencias. Se entiende por hematuria masiva aquella que forma coágulos, o bien cuando causa retención urinaria. En estos casos debe instalarse una sonda vesical tanto para lavar la vía urinaria como para vigilar la magnitud del sangrado. Muchos sangrados se detienen espontáneamente. El tratamiento específico depende del diagnóstico definitivo y debe ser realizado por personal especializado.

  • Enfermedad glomerular: consulta con un internista o nefrólogo
  • Tumores renales: generalmente su tratamiento es quirúrgico
  • Enfermedad poliquística: Los episodios hematúricos que se presentan en esta enfermedad se tratan en forma conservadora y manejo de la infección urinaria. Toda instrumentación debe ser evitada.
  • Tuberculosis renal: ver esquema de tratamiento del Ministerio de Salud. La cirugía ureteral reconstructiva es ocasionalmente necesaria si evoluciona la fibrosis renal
  • Hematuria inducida por drogas: cualquier droga sospechosa de producir hematuria debe ser suspendida inmediatamente
  • Otras causas: el tratamiento de la hematuria causada por necrosis papilar y trauma renal es el correspondiente a cada patología

Enlaces externos

Fuentes

  • Temas de Medicina General Integral, Tomo II Principales afecciones del individuo en los contextos familiar y social.
  • Fitzwater DS, Wyalt RJ. Hematuria.
  • Janer JA. Hematuria. En: Manejo Integral de Urgencias. Malagón-Londoño Editores.
  • Editorial Médica Panamericana. Santafé de Bogotá, 1992
  • Krueger R, Morrison D. Hematuria y proteinuria en el niño. Problemas diagnósticos.