Saltar a: navegación, buscar

Jardín Botánico de Cienfuegos

Jardín Botánico de Cienfuegos
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Cuba Bandera de Cuba
Jardin.jpg
Atesora más de dos mil especies. Es Monumento Nacional
Siglas o Acrónimo:JBC
Fundación:1901
País:Cuba Bandera de Cuba
Dirección:Aledaño al Central Pepito Tey, Cienfuegos

El Jardín Botánico de Cienfuegos. Jardín de 97 hectáreas, que se encuentra situado a unos quince kilómetros de la ciudad de Cienfuegos, la Perla del Sur, en áreas aledañas al actual Central Pepito Tey, en la carretera que conduce hacia la Villa de Trinidad, en la vecina provincia de Sancti Spíritus.

Datos Generales

Es el más importante de la red existente en Cuba,ya que es el más antiguo, y el que tiene colecciones de plantas más completas, enfocadas a la investigación en mejoras de cultivos y para la exportación a terceros países. Fue declarado Monumento Nacional el 20 de octubre de 1989. Su código de identificación como institución a nivel internacional es CIENF.

  • Latitud: 22 07' N
  • Longitud: 80 20' O
  • Temperatura media anual: 24,5 ºC
  • Temperatura media máxima: 30,4 ºC
  • Temperatura media mínima: 20,0 ºC
  • Promedio anual de lluvia: 1400 mm
  • Altura: 50 msn
  • Naturaleza del suelo: Pardo sin carbonato, típico sobre roca ígnea intermedia.

Historia

Fundado en 1901, es el más importante de la Isla, no sólo por su antigüedad, sino además, porque posee valiosas colecciones de plantas, únicas de su tipo en América y otras regiones del Planeta. A ello se une su alto rigor investigativo en aras de continuar mejorando la calidad de las especies, para su uso nacional e internacional.

Declarado Monumento Nacional el 20 de octubre de 1989, al Jardín, a unos quince kilómetros de la capital cienfueguera, se accede por la carretera que conduce a Trinidad, una de las primeras villas fundadas en la Isla antillana por los colonizadores españoles.

Su entrada se realiza por la bautizada por el pueblo, Avenida de las Palmas, a través de una extensa fila de palmas reales cubanas, símbolo de la nación cubana.

El Jardín Botánico de Cienfuegos fue fundado por el empresario estadounidense Edwin F. Atkins, quien adquirió a fines del siglo XIX la fábrica de azúcar llamada Soledad del muerto.

Las intenciones de Atkins, quien radicaba en aquellas tierras, era crear un centro de investigaciones botánicas que le permitieran mejorar las variedades de caña de azúcar en sus posesiones y obtener otras aún más productivas. En 1901, bajo su patrocinio, se constituye el jardín botánico con el nombre de Harvard Botanical Station for Tropical Reserarch and Sugar Cane Investigation (Estación Botánica de Harvard para la Investigación Tropical y de la caña de azúcar). Poseía entonces, una extensión de 4,5 hectáreas, y sus especialistas procedían de los Estados Unidos.

Veinte años después, árboles, arbustos y especimenes traídas a Cuba desde diversos países poblaron el lugar. En 1919, el propietario azucarero traspasó la dirección del jardín a la Universidad de Harvard, los representantes de esta institución abandonaron el país, Cuba en 1960. A partir de aquel momento, la importante instalación botánica integra el Ministerio de la Industria y de la Universidad Marta Abreu, de la antigua provincia de Las Villas. En la actualidad el jardín es una institución del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cienfuegos.

El jardín consta en la actualidad de 97 hectáreas, siete de ellas de bosque natural preservado, en tanto, alberga más de mil 417 especies y de ellas unas 500 son ejemplares únicos, representados en plantas de unos 670 géneros de 125 familias, arbóreas en su mayoría. Según sus especialistas, el 70 por ciento de los ejemplares de la institución botánica es de especies foráneas, procedentes de Asia, África, Oceanía y América.

En el conjunto de sus variedades casi todas únicas, aparecen la colección de orquídeas, con más de 400 especies; la de bambúes, 23, palmas, 280. La pluralidad de las palmas cuenta con especies muy raras, como “la salchicha”, “pata de elefante”, “árbol que camina”, “trampa de mono”, nombres dadas por los visitantes antes las diferentes formas que adopta la planta. Esa extraordinaria colección de palmas – de África tropical hay una que florece cada 25 años – es considerada una de las diez más completas e importantes de América y el mundo.

La siembra en cuadrículas ha permitido al Jardín Botánico cienfueguero sobrevivir a las inclemencias del clima tropical cubano. Numerosos fenómenos naturales han afectado su amplia gama de plantas. En 1903 sobrevivió a una helada, algo atípico en el clima nacional, mientras que en 1911, 1935, 1996 y 2001 fuertes huracanes dejaron sus huellas en las plantaciones, pero todas fueron recuperadas.

Cubanos y turistas extranjeros visitan el Jardín Botánico en busca de esa joya del verdor nacional, cuya fama y experiencia científica, dado el rigor en el manejo de las plantas, rebasa las fronteras nacionales. Sus actuales investigaciones contribuyen a la expansión de diferentes sectores económicos.

La ciencia puesta en función del beneficio humano, tanto como un arte de la naturaleza como por lo valioso de sus familias botánica, encuentra en Cienfuegos un símbolo del amor de un colectivo técnico y de una población que trata de perpetuar su bellísima instalación, la más antigua e importante del país.

Investigación

La institución cuenta con instalaciones para la realización de investigaciones muy útiles en el quehacer científico de la nación.

En la actualidad se preserva la historia de cada árbol plantado en las 88 cuadrículas, donde fueron archivados los primeros ejemplares, que a diferencia del resto de los jardines del territorio nacional, fue ordenándose por un sistema alfanumérico orientado de Norte a Sur por letras, y de Oeste a Este por números, iniciativa que permite ubicar con exactitud cada ejemplar.

De las mil 417 especies atesoradas en el recinto natural, más de 500 son ejemplares únicos, representados en más de un centenar de familias botánicas, entre las que destacan los Ficus o Jagüeyes, las palmas, bambúes y las leguminosas.

En el Jardín Botánico de Cienfuegos se atesora una de las mayores colecciones de palmas en el mundo. Despiertan la curiosidad del visitante especies tan raras como “el árbol que camina”, “pata de elefante”, “trampa de mono”, y el de “la salchicha”, calificativos que les da el argot común en estrecha analogía con su apariencia.

Preservar las colecciones existentes y fomentar nuevas especies, a través de estudios florísticos e investigaciones científicas, son labores promovidas por el equipo técnico que con un alto rigor, contribuyen a perpetuar esta instalación Patrimonio natural cubano con relevancia internacional.

El Jardín cienfueguero (JBC) sigue en la preferencia de visitantes cubanos y extranjeros por su cualidad inigualable de ser el más antiguo del país y atesorar colecciones de plantas de los cinco continentes. Los asistentes disfrutan de las frondosas familias de bambúes, orquídeas y palmeras, estas últimas consideradas entre las 10 más completas del mundo.

Calificado de uno de los mejores jardines tropicales del orbe, por poseer una variedad que sobrepasa las dos mil especies, el JBC se acerca a sus 104 años de existencia y sus beneficios se extienden hasta un herbario especializado en la flora de la región.

Este reino vegetal genera numerosas investigaciones que comprenden estudios para revitalizar ejemplares en peligro de extinción, además de estimular círculos de interés para niños débiles visuales y proyectos comunitarios con pequeños que presentan retardo en el aprendizaje o el síndrome de Down.

Es por derecho El Jardín Botánico de Cienfuegos orgullo de todos los cubanos.

Fuentes

  • Risquet, B. Cuba por dentro. El Jardín Botánico de Cienfuegos. Trabajadores digital. Disponible en: [1] Revisado el 22 de abril del 2010.