Saltar a: navegación, buscar

Juan Bautista Lamarck

Juan Bautista Lamarck
Información sobre la plantilla
Jean-baptiste lamarck2.jpg
Planteó una de las primeras teorías de la evolución
NombreJuan Bautista Lamarck
NacimientoFrancia en 1744
FallecimientoFrancia en 1829
OcupaciónBotánico y zoólogo
Juan Bautista Lamarck. Biólogo y zoólogo francés especializado en invertebrados que formuló una de las primeras teorías de la evolución.

Síntesis hitórica

Primeros años

Lamarck nació en 1744 en Francia, asistió a un colegio de jesuitas donde recibió una educación clásica. En 1760 ingresó voluntario en el ejército, donde muy pronto ascendió a oficial. Terminada la guerra a consecuencia de una enfermedad se retiro del servicio, e ingresó posteriormente en la Facultad de Medicina de París. Durante ese tiempo Lamarck se dedicó a investigar otros problemas de física y química y también los fenómenos atmosféricos.

Investigaciones y publicaciones

La botánica era su ocupación fundamental, como lo demuestra la primera obra que publicó: La flora de Francia, en tres tomos, obra que le proporcionó rápidamente gran renombre. En 1789 pasó a ocupar el puesto de conservador del herbario en el Jardín Botánico Real. Continuó trabajando en esta rama y publicó al mismo tiempo, gran número de trabajos sobre la determinación de las plantas y artículos sobre cuestiones de botánica general. Fue elegido miembro de honor de la Sociedad Moscovita de Investigaciones de la Naturaleza.

En Francia comenzó la revolución y en el trabajo científico de Lamarck se produjeron cambios profundos. Por decreto de la Convención, el Jardín Botánico Real se convirtió en Museo de Historia Natural y se le ofreció una cátedra de nueva creación, la de insectos y gusanos.

En 1974 a los cincuenta años de edad, Lamarck cambio de especialidad. Con su enorme capacidad de trabajo, su gran entusiasmo y tesón, se entrego a la investigación en una esfera nueva para él y muy poco estudiada hasta entonces. Este periodo fue muy fructífero en lo que respecta a resultados obtenidos. El gran número de trabajos escritos por Lamarck tuvo como colofón que en 1809 publicara La filosofía zoológica que es, sin duda, su obra capital, en que expone ampliamente su teoría evolucionista.

Teoría evolucionista de Lamarck

Para Lamarck la realidad de la evolución orgánica era incuestionable. Supuso, de modo correcto, que explicar la evolución era equivalente a explicar la adaptación, es decir, explicar porque surgen variaciones individuales en los organismos vivientes y como dichas variaciones dan lugar a especies diferentes adaptadas a ambientes y formas de vida distintos. Para ello Lamarck se basó en dos hipótesis

Primera

Uso y desuso de los órganos.

Segunda

La herencia de los caracteres adquiridos.

Había observado que cuando un animal ejercitaba un determinado órgano de manera repetida, este se desarrollaba y se hacia más eficiente, mientras que si no se empleaba, acababa por degenerar y atrofiarse. Así por medio del uso y desuso de sus órganos un animal podría modificarse, hasta cierto punto, a lo largo de su vida. Lamarck supuso también que esta variación adquirida era heredable, y podía, por lo tanto, ser trasmitida a la descendencia.

Esta teoria alcanzó mucho éxito y contribuyó en gran manera a extender la idea de la evolución, por lo que tiene un extraordinario significado histórico.

Muerte

Lamarck murió en 1829, sin excesivo reconocimiento científico hacia sus ideas, que no fueron reevaluadas con rigor hasta la segunda mitad del siglo XIX en que se le reconoció como pensador profundo y avanzado para su época.

Invalidación de la teoría de Lamarck

Los puntos de vista de Lamarck se han revelado posteriormente como insostenibles. Observó correctamente los efectos del uso y desuso en algunos casos, pero tales efectos no pueden tener importancia en el proceso de la evolución. El hecho de que los órganos de un animal se pueden modificar según el uso que se haga de ellos, es completamente correcto. Pero Lamarck estaba equivocado al suponer que las variaciones adquiridas eran heredables.

Fuente

  • Libro de texto Biología general 13.