La escuela y el docente en la formación de valores

De EcuRed
La escuela y el docente en la formación de valores
Información sobre la plantilla
Concepto:Comportamiento humano y en ocasiones puede resultar difícil su conceptualización, por la amplitud y diversidad de puntos de vista que convergen en el análisis.

La escuela y el docente en la formación de valores. La Sociedad Cubana está enfrascada en lograr un nombre nuevo, acorde con el progreso científico­técnico, que piense, sienta y actúe en correspondencia con lo que la sociedad demanda y exige de él, consciente del momento histórico que le ha tocado vivir.

Contenido

La educación como proceso

La educación deslumbra cada día más como una utopía necesaria, sobre todo por el compromiso que tiene que llevar adelante tales retos o estrategias que en última instancia contribuirán a garantizar el mantenimiento de la especie humana y el mejoramiento de la sociedad, toda vez que la felicidad de educación siga siendo el fortalecimiento humano. La educación es un proceso de mejoramiento de la persona que transciende los límites del periodo estudiantil.

La educación históricamente se ha encargado de formar a las personas para su convivencia con los demás y para que constituyan pilares importantes en el mantenimiento y preservación de lo que es considerado como bueno y valioso.

El sistema educacional plantea de una forma más explicita la necesidad de que la escuela sea no solo un lugar para trasmitir y enseñar conocimientos, sino también un lugar donde se aprenda a convivir, respetar a los demás, donde las normas, actitudes y valores morales constituyan objetivos básicos en el proceso educativo de las nuevas generaciones.


Tarea del docente

La tarea del docente crece en importancia y se multiplica en esa inmensa trascendencia por educar en los valores de la revolución y el socialismo a las nuevas generaciones; porque es el arma fundamental para contrarrestar esos efectos negativos, donde no se introduzca el egoísmo, la desigualdad, la injusticia y los errores del capitalismo.

La revolución desde el principio trató de mantener la mayor igualdad posible y la mayor justicia entre los ciudadanos del país y no estábamos acostumbrados a algunas desigualdades que se enraizaron en nuestra sociedad a partir del recrudecimiento del bloqueo, el derrumbe del campo socialista y las medidas económicas que tomó la máxima dirección del país para sacar a flote la economía.

Los docentes tienen un papel más decisivo y cada vez más importante, ya que la escuela cubana debe reformar su labor con un enfoque más integral en su proceder educativo y alcanzar una alta exigencia de la disciplina, la observancia de las normas de la moral socialista y de las responsabilidades colectiva e individual de los estudiantes y de todo el personal docente.


Dificultades

Existen dificultades en la significación social del trabajo para los niños, adolescentes, jóvenes y los adultos formados en condiciones de una escuela de estudio y trabajo, lo que constituye un reflejo de que no existe aún una comprensión clara del valor social de la responsabilidad, como actividad local de la existencia del hombre, capaz de proporcionarle toda riqueza espiritual y material.

Con la interacción de la educación con la vida social y futura en general, a partir de las condiciones del presente. Es una condición necesaria y esencial para fortalecer un proceso educativo con calidad.

Desde las perspectivas pedagógicas como parte de la ética, sistematiza la esencia y las particularidades de moral de los docentes, en su labor profesional fundamentando y prescribiendo los principios y las normas que orientan y regulan la actividad de los educadores. En Cuba las raíces históricas se encuentran en el pensamiento pedagógico ético del padre Félix Varela.

Con el triunfo de la revolución, el código ético del magisterio ha sido fiel continuador de la ideología Marxista – Leninista, el pensamiento martiano, donde los valores morales expresan los intereses y anhelos de las masas trabajadoras, en su lucha permanente por la defensa del proyecto social, socialista, la independencia social y cultural ha la dignidad plena del hombre.

Estas condiciones imponen al sector de la educación, que en la actualidad se introduzca una elevada exigencia en cuanto a la profesionalidad del docente y a la calidad de los resultados del trabajo pedagógico y formativo a las nuevas generaciones que tendrán la misión de dar continuidad a la obra de la revolución.

Debe evitarse en el sistema de enseñanza una transmisión fría y esquemática de los valores, más que enseñar valores fijos se debe enseñar a los estudiantes a valorar por sí mismos, mostrarle que la justicia, la solidaridad, la responsabilidad y la honradez son grandes valores del ser humano, porque esos valores se llevan de contenido concreto según la circunstancia de la vida.

Para los cubanos

No han sido meros conceptos abstracto que se escucha por la televisión o se lee en la prensa, ha sido una realidad cotidiana y palpable, un ingrediente inalienable de su hábitat sociocultural que forman parte de su identidad son esos valores los que explican que aún se está resistiendo contra toda lógica pragmática extrema que impera en el mundo capitalista actual.

Ha sido esa elevada conciencia valorativa la juventud que es digna heredera de esos valores y que es la máxima responsable de llevar adelante el futuro de la revolución y preservar las conquistas del socialismo.

Por ello se hace necesario formar en los estudiantes verdaderos principios y convicciones de acuerdo a la sociedad, que lo hoy es justo mañana puede no serlo viceversa, que en ocasiones los valores chocan y hay que optar por el que jerárquicamente es más importante, que esa jerarquía es también mutable y independiente de las condiciones y que la elección que un caso justificante se hace, puede no ser adecuado.


Papel de la escuela

A la escuela le corresponde desempeñar un papel determinante en la educación y formación de valores; para ello es necesario efectuar transformaciones en el trabajo educacional, por lo que resulta fundamental orientar y planificar este de forma tal que posibilite potenciar en cada estudiante aquellos aspectos que le permitan conocer de una manera más significativa el momento histórico que vive.


Fuentes

  • Cuba. MINED (1998) . Lineamientos para fortalecer la formación de valores, la disciplina y la responsabilidad ciudadana desde la escuela. Ministerio de Educación.­ La Habana: Ed. MINED. .
  • Cuba. MINED (1986). La formación de las cualidades de la personalidad y las particularidades de su desarrollo en los estudiantes de 15 a 18 años. Empresa impresora gráfica.
  • Chacón Arteaga, N.(1999). Formación de valores morales. La Habana: Ed. Academia.