Martí antirracista

De EcuRed
Martí antirracista
Información sobre la plantilla
Concepto:El ideario antirracista de José Martí es extenso y se ve influenciado por las situaciones históricas en medio de las cuales vivió.
Martí antirracista. El entorno socio económico y político en el que creció José Martí, durante la segunda mitad del siglo XIX, cuando Cuba se encontraba colonizada por España, y en la isla se encontraba implantado el sistema esclavista, influyó en su formación patriótica, humana, revolucionaria y literaria. Sus ideas en contra de la discriminación racial maduraron en el tiempo, luego de vivir como exiliado político en México, Guatemala y en los Estados Unidos donde pudo apreciar la explotación y la discriminación a la que habían sometido al indio americano.

Contenido

Inicios

En 1862, con nueve años de edad, viaja con su padre al partido territorial de Hanábana, jurisdicción de Colón o Nueva Bermeja, en la actual provincia de Matanzas, donde su padre había sido nombrado Capitán Juez Pedáneo. En este lugar conoce los horrores de la esclavitud, y el maltrato al que se sometían a los negros esclavos. Desde entonces se despertó en él, su sentimiento antirracista. Ante esos hechos Martí expresó:

«¿Y los negros? ¿Quién que ha visto azotar a un negro no se considera para siempre su deudor? Yo lo vi, lo vi cuando era niño, y todavía no se me ha apagado en las mejillas la vergüenza. Yo lo vi, y me juré desde entonces su defensa».[1]
José Martí


El 21 de octubre de 1869 es detenido y acusado de infidencia. A pesar de tener solamente 17 años de edad, el 4 de marzo de 1870 es sometido a un Consejo de Guerra y sentenciado a seis años de prisión y de trabajo forzado. Durante su estancia en el Presidio Departamental y cuando trabajaba en las canteras de San Lázaro, se solidarizó con los humildes y aprecia el castigo excesivo al que son sometidos los negros. Los atropellos cometidos por el régimen colonial en ese lugar motivaron su desprecio hacia las clases dominantes.

En su opúsculo El Presidio Político en Cuba, que publica en 1871 en España, denunció los atropellos que se cometían en prisión y al referirse en este folleto a los negros describe al:

«¡Pobre negro Juan de Dios! Reía cuando le pusieron la cadena. Reía cuando le pusieron a la bomba. Reía cuando marchaba a las cantera [...] el gobierno español había condenado en Cuba a un idiota [...] y con Juan de Dios, ¡pobre negrito Tomas [...] Tiene once años, y es negro, y es bozal. ¡Once años y está en presidio!¡Once años y es sentenciado político!»
José Martí

Madurez de su pensamiento

Culminados sus estudios, viaja a México en 1875, donde le espera su familia después de cuatro años de forzada separación. Allí observa por vez primera las condiciones a las que han sometido al indio, lo que aprecia más tarde en Guatemala y en los Estados Unidos.

En Norteamérica proliferaron sus escritos antirracistas ante la cruda situación del régimen, y en donde las minorías étnicas vivían en extrema situación de discriminación y explotación. En cada uno de ellos Martí no solo critica sino exalta a esas clases a luchar por sus derechos cuando expresa:

«¿Cómo ha de acallar el indio el odio natural al que le robó su tierra socapa de contrato y lo embrutece y denigra?»[2]
José Martí

En plena madurez de sus ideas Martí plantea que no existe tal supremacía de una raza sobre otra y declara también su compromiso con "la dignidad plena del hombre". También alerta que las discriminaciones tienen un profundo carácter social, más que racial. Así expresa:

«No hay odio de razas [...] en la justicia de la Naturaleza [...] resalta [...] la identidad universal del hombre. El alma emana, igual y eterna, de los cuerpos diversos en forma y color. Peca contra la Humanidad el que fomente y propague la oposición y el odio de las razas [...]»[3]
José Martí

En el artículo Mi raza publicado en el "Periódico Patria" el 16 de abril de 1893 expresa su concepto más elevado sobre su visión racial de la siguiente forma:

«El hombre no tiene ningún derecho especial, por que pertenezca a una raza u otra: dígase hombre y ya se dicen todos los derechos. "El negro, por negro, no es inferior ni superior a ningún otro hombre; peca por redundante el blanco que dice: "mi raza"; peca por redundante el que negro que dice: "mi raza". Todo lo que divide a los hombres, todo lo que los especifica, aparta o acorrala, es un pecado contra la humanidad.»[4]
José Martí

Enfrenta a quienes pretenden dividir a los cubanos mediante el racismo. Así comentó:

«Insistir en las divisiones de raza, en las diferencias de raza, de un pueblo naturalmente dividido, es dificultar la ventura pública, y la individual, que están en el mayor acercamiento de los factores que han de vivir en común.»[5]
José Martí

Solidaridad con África

Martí vivió la segunda mitad del siglo XIX, que coincidió con la expansión colonial por el continente africano. No solo se refiere Martí en sus escritos a las situaciones raciales que se ponían de manifiesto en Cuba y América, sino también en África. En 1893 cuando organizaba la guerra de Independencia de Cuba, condenó la agresión española contra Marruecos.

Véase también

Referencias

  1. Oquendo Leyda. Revista La Jiribilla, 2008; (367)
  2. Oquendo Leyda. Revista La Jiribilla, 2008; (367)
  3. Alberto García Saladito. Revista Latinoamérica, 2005; (041)
  4. Oquendo Leyda. Revista La Jiribilla, 2008; (367)
  5. Pedro Pablo Rodríguez. Revista Tierra Firme, 2005; 23 (89)

Fuentes

  • Rodríguez, Pedro Pablo. Artículo El negro y la africanía en el ideario de José Martí. Cuatro notas para una propuesta metodológica. Disponible en: scielo.org.ve. Consultado el 17 de enero de 2011.
  • Oquendo, Leyda. Artículo José Martí: apuntes sobre su antirracismo militante. Disponible en: lajiribilla.cu . Consultado el 17 de enero de 2011.
  • Saladino García, Alberto. Artículo El Latinoamericanismo de José Martí. Disponible en: redalyc.uaemex.mx. Consultado el 17 de enero de 2011.