Saltar a: navegación, buscar

Matorrales

Matorrales
Información sobre la plantilla
MAtorrales.jpg
Concepto:Vegetación formada por arbustos y árboles pequeños caducifolios, mayormente escrerófilos, micrófilos y pocos elementos espinosos.

Matorral: Vegetación formada por arbustos y árboles pequeños caducifolios, mayormente escrerófilos, micrófilos y pocos elementos espinosos.

Introducción

Los matorrales son formaciones vegetales con predominancia de arbustos, generalmente con un estrato arbustivo denso, que puede contar con árboles emergentes y especies herbáceas.

La vegetación existente en el archipiélago cubano está condicionada por la situación geográfica, corrientes marinas, vientos alisios del NE,relieve accidentado de algunas localidades, compleja geología, diversidad de los suelos, así como por la asimilación histórica del territorio dado por el origen, evolución y prolongado aislamiento geográfico.

Tipos de matorrales

Matorrales tropicales latifolios

Entre los matorrales tropicales latifolios se encuentra el subpáramo, que se localiza en áreas expuestas a la acción del viento, por encima de los 1 600 m donde se presenta un clima tropical húmedo montano con baja pluviosidad. Esta formación es baja, alcanza hasta 8 m de altura, con abundantes arbustos, arbolitos, especies suculentas, epífitas, hongos, lianas, y en ocasiones helechos arborescentes, y se caracteriza por: Arthrostylidium multispicatum, Begonia lomensis, Clusia tetrastigma, Chusquea abietifolia, Eugenia maestrensis, Haenianthus salicifolius, Ilex nannophylla, Juniperus saxicola, Lyonia calycosa, Lyonia turquini, y otros.

Matorral montano

Dentro del territorio de la Altiplanicie de El Toldo, Municipio Moa, Provincia Holguín, se observan grandes extensiones de matorrales bien representados hacia las cimas de las elevaciones donde se presentan afloramientos rocosos serpentiníticos; se destaca la presencia de pinos, o pinares montanos. Las formaciones, se establecen entre 700 y 1 175 m sobre rocas ultramáficas y suelo Ferralítico rojo típico, con precipitaciones medias anuales de 1400 mm.

Matorral montano mixto

Es la comunidad más húmeda en relación con los demás matorrales pero no presenta la fisionomía ni humedad de las pluvisilvas. Tiene como emergentes fundamentalmente a Pinus sp. y Bonnetia cubensis, que alcanzan hasta 8 m; caracterizan esta formación las especies Clusia moaensis, Cyrilla racemiflora, Hyeronima nipensis, Podocarpus ekmanii y Tabebuia dubia. El estrato arbustivo es denso, alcanza alturas entre 2 y 4 m, con Tapura cubensis, Bactris cubensis, Byrsonima biflora, Clusia callosa, y otros.

Matorral montano con elementos de pinar

Lo caracteriza un estrato muy abierto de emergentes que alcanzan entre 5 y 6 m de altura, destacándose Pinus sp., Pinus cubensis y Jacaranda arbórea, esta última muy abundante y considerada como elemento característico de los charrascales y los matorrales esclerófilos montanos sobre serpentinitas de la región. Los arbustos, de hasta 2 m de altura, son principalmente esclerófilos, con hojas micrófilas y nanófilas, que se presentan con mayor densidad y un porcentaje bajo de especies espinosas, aspecto que impone la fisionomía de la comunidad. Entre estos se distinguen Clusia callosa, Coccoloba shaferi, Cyrilla cubensis, Euphorbia helenae, Garcinia polyneura, Garcinia ruscifolia, Guettarda ferruginea, Hyeronima nipensis, Ilex repanda, Ilex shaferi, Linodendron aronifolium, Lyonia glandulosa, Neobracea valenzuelana, Oplonia cubensis, Ouratea striata, Scaevola wrightii, etc.

Matorral montano con elementos de pinar y pluvisilva

El estrato arbóreo es muy abierto, de 4-5 m de altura, con individuos de Bonnetia cubensis, Clusia callosa, Jacaranda arbórea, Pinus sp., Podocarpus ekmani y Tabebuia clementis. El estrato arbustivo, también abierto, puede alcanzar hasta 1,5 m destacándose las especies Stenostomum scrobiculatum, Coccoloba shaferi, Cyathea párvula, Cyrilla racemiflora, Chaetocarpus globosus, Euphorbia helenae, Guapira rufescens, Guettarda ferruginea, Magnolia cubensis, etc.

Matorral montano bajo con elementos de pinar y matorrales esclerófilos

Este matorral está localizado a lo largo de las estribaciones más altas del Pico de El Toldo, y en el estrato dominante aparece únicamente Pinus sp, el cual es achaparrado (2,5 m de altura) producto de los vientos predominantes. Presenta un estrato arbustivo denso de hasta 1 m de altura, donde las especies características son: Byrsonima biflora, Cyrilla racemiflora, Callicarpa oblanceolata, Ceuthocarpus involucratus, Clusia callosa, Coccothrinax yuraguana, Cordia moaensis, Cyathea párvula, Cyrilla nitidissima, Euphorbia helenae, etc. El estrato herbáceo es denso y no sobrepasa los 30 cm; en él se encuentran plántulas de las especies mencionadas, así como también Baccharis scoparioides. Aparecen lianas esclerófilas como Arthrostylidium fimbriatum, Stigmaphyllon sagraeanum, Vanilla dilloniana e Ipomoea Carolina, esta última es típica de los cuabales. Las epífitas incluyen a Tillandsia fasciculata y Polypodium sp.

Matorral tropical latifolio xeromorfo

En Cuba, los matorrales tropicales latifolios xeromorfos son el matorral xeromorfo subespinoso sobre serpentinita (charrascal), el matorral xeromorfo espinoso sobre serpentinita (cuabal) y el matorral xeromorfo costero y subcostero (manigua costera), que crecen sobre serpentina o carso. Todos estos matorrales crecen sobre suelos a menudo esqueléticos, lo que unido a otros factores provoca un achaparramiento de la vegetación.

Matorral xeromorfo subespinoso sobre serpentinita

Formación muy conocida como charrascal, que presenta un estrato denso de arbustos con altura máxima de 6 m, árboles emergentes de mediana altura de 7 a 10 m, hierbas, epífitas y lianas. Es típica de sustratos derivados de serpentinitas, sobre suelos Fersialítico rojo pardusco ferromagnesial típico, Ferrítico purpura típico y poco evolucionado esquelético natural. Hay muchas especies vicariantes entre el charrascal y el cuabal aunque hay también elementos ofitícolas pancubanos. Se encuentran las especies Ariadne shaferi, Byrsonima biflora, Calycogonium moanum, Crossopetalum ternifolium, Machaonia nipensis, y otros. Abundan las palmas del género Coccothrinax, los fanerófitos rosulados del género Agave y ocasionalmente especies del género Arthrostylidium. La mayoría de las especies citadas no tienen espinas, por lo que el tránsito a través del charrascal es más fácil que en el cuabal.

Matorral xeromorfo espinoso sobre serpentinita

Esta formación, también conocida como cuabal, se presenta sobre serpentinita en la zona occidental y central del país, abarca desde los afloramientos serpentiníticos de Pinar del Río, La Habana, Ciudad de La Habana y Matanzas, hasta Villa Clara, Camagüey y los cercanos a la Ciudad de Holguín, pero no está representada en el Macizo de Sagua-Baracoa. Presenta vicariancia con las sierras calcáreas, mogotes del interior del país y zonas costeras, así como con los charrascales. Se desarrolla en territorios caracterizados por la existencia de suelos, Ferrítico rojo típico, Ferralítico rojo típico, Ferrítico purpura típico, Fersialítico amarillento lixiviado, Fersialítico pardo rojizo típico. Estrato arbustivo denso que alcanza entre 2 y 4 m con emergentes de hasta 6 m; herbáceas dispersas, palmas, epífitas y abundancia de lianas. Su característica fisionómica más importante es la abundancia de palmas bajas de los géneros Coccothrinax y Copernicia, así como la presencia de las especies Annona bullata, Bonania emarginata, Bucida ophiticola, Bursera angustata, Coccoloba armata, Coccothrinax clarensis, Coccothrinax miraguama, Copernicia cowellii, Copernicia macroglossa, etc. A diferencia del charrascal abundan las especies con ramas u hojas espinosas.

Matorral xeromorfo costero y subcostero

Comúnmente conocido como manigua costera s.L, se localiza en todo el archipiélago menos en la costa sur de la región oriental. Se presenta en calizas costeras, generalmente detrás de los complejos de costa rocosa y arenosa; es un matorral con arbustos y árboles emergentes achaparrados que pueden alcanzar hasta 6 m, con elementos deciduos, la mayoría esclerófilos, microfilos y nanófilos, espinosos, abundancia de suculentas y palmas; las hierbas y epífitas son escasas. Presenta las especies: Capparis cynophallophora, Colubrina elliptica, Dendrocereus nodiflorus, Distictis rhynchocarpa, Erithalis fruticosa, Jacquemontia havanensis, Maytenus buxifolia, Morinda royoc, etc.

Matorral xeromorfo esclerófilo subcostero

Se localiza en el sur de la Isla de la Juventud y está definido como un matorral achaparrado con abundancia de especies espinosas y esclerófilas deciduas, se establece sobre suelos Húmico calcimórfico, Rendzina roja y negra típica, bajo condiciones de temperaturas entre 24 y 26°C.

Matorral xeromorfo espinoso semidesèrtico costero

Se conoce también como manigua costera pero sólo se presenta en las costas al sureste de las provincias orientales del país: Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo, en el tramo costero Cabo Cruz- Maisí, detrás de los complejos de vegetación de costa rocosa y arenosa y delante del bosque siempreverde micrófilo costero y subcostero, el cual también sólo se halla en esta zona; posee abundancia de suculentas arbóreas columnares y tiene apariencia xerofítico-desértica que está condicionada por el clima semidesértico, con un período de 9-11 meses secos. Entre las especies que caracterizan a esta formación se encuentran Agave albescens, Agave underwoodii, Calliandra colletioides, Consolea macracantha, C. millspaughii, Croton micradenus, C. rosmarinifolius, C. stenophyllus, Croton sp., etc.

Distribución o abundancia de familias que se encuentran en los matorrales

Dentro de las familias más abundantes en estas formaciones vegetales son las, Fabaceae, Euphorbiaceae, Rubiaceae, Myrtaceae, Verbenaceae, Malpighiaceae.

  • Fabaceae. Es una familia del orden de las fabales de distribución cosmopolita con aproximadamente 730 géneros y unas 19.400 especies, lo que la convierte en la tercera familia con mayor riqueza de especies después de las compuestas (Asteraceae) y las orquídeas (Orchidaceae).
  • Euphorbiaceae. Son un taxón muy extenso, y variable, esta distribuido mundialmente y consta con un aproximado de 2.160 especies de plantas, haciendo del mismo uno de los géneros botánicos más diversos. Consta desde pequeños árboles, arbustos, a plantas herbáceas. Un significativo porcentaje de ellas son suculentas, algunas parecen cactos, ejemplo de evolución convergente.
  • Rubiácea. Es una gran familia que reúne más 6000 especies distribuidas por toda la Tierra, aunque tiene su máxima expresión en los trópicos, donde está representada, sobre todo, por plantas leñosas. Importantes especies pertenecen a esta familia, dentro de las que resaltamos por su importancia económica al café (Coffea arabica). Otras especies ornamentales son igualmente importantes como es el caso de las plantas de Ixora (Ixora odorata).
  • Myrtaceae. Esta familia es numerosa pues se estima que a nivel mundial la integran aproximadamente 129 géneros con un total de 4.620 especies, tanto árboles como arbustos que se distribuyen principalmente en climas tropicales y templados. Abundan las plantas que producen aceites esenciales, lo que resulta notable en las especies de Eucalipto (Eucalyptus resinífera). Entre las que producen frutos comestibles tenemos la Guayaba (Psidium guajaba, L.) y la Pomarrosa (Syzygium jambos) y con un valor ornamental las especies de Callistemon o Palo basigato (Callistemon paludosus).
  • Verbenaceae. (del lat. verbenaceae, del gén. Verbena). Fam. de tubifloras del sud orden de las verbeníneas. Entre las especies que la conforman se encuentra Stachytarpheta jamaicensis (L.) Vahl. o Verbena Cimarrona, Lippia alba (Mill) N.E.Burm . (Fam.Verbenaceae.) o Quita Dolor.
  • Malpighiaceae. (del gén. Malpighia) adj. Propio de las malpighiáceas o relativo a ellas: palo malpighiáceo (el que está constituido por una base glandular y remata en dos ramitas encontradas.

Importancia de los matorrales

Este tipo de vegetación brinda protección a los suelos, como cobertura vegetal, y cortinas rompevientos. Además se utilizan con fines medicinales, maderables y de alimento al hombre y a los animales.

Fuentes

  • Capote, René P.; Rosalina Berazaín. Clasificación de las formaciones vegetales de Cuba. Revista de Jardín Botánico Nacional. Vol.V.No.2, 1984
  • Font Quer, P. Diccionario de Botánica, 1975.
  • Huber, Otto; Ricarda Riina ed. Glosario Fitoecológico de las Américas. Vol.2. México, América Central e Islas del Caribe: países hispanoparlantes.2003
  • Ricardo Nápoles, Nancy Esther; (et.al) Tipos y características de las formaciones vegetales de Cuba. Acta Botánica Cubana No. Especial. 203:1-42:2009