Saltar a: navegación, buscar

Medios de trabajo en el aula de dibujo

Medios de trabajo en el aula de dibujo
Información sobre la plantilla
Medios de trabajo en el aula de dibujo.jpg
Herramienta de trabajo

Medios de trabajo en el aula de dibujo. En el proceso de confección de los dibujos es indispensable el empleo de un conjunto de medios y materiales. Para el que dibuja es necesario el conocimiento de las características generales de los medios, el uso, la manipulación y las normas de mantenimiento y conservación al trabajar con estos.

Tableros o mesas de dibujo.

Constituyen el lugar donde se coloca el papel para realizar el dibujo. Se construyen de madera blanda y seca con listones de madera dura en las cabeceras para evitar deformaciones. Los tableros poseen diversas dimensiones. Estos deben forrarse con cartón fino o papel ligeramente grueso, lo que además de protegerlos facilita el dibujo y contribuye a que los trazos sean más suaves y uniformes.

Además de los tableros aislados se construyen también las llamadas mesas de dibujo.

Regla T.

Constituye un medio de uso muy extendido, para los dibujantes. Consiste en una [regla] corriente con un travesaño en uno de sus extremos y se usa principalmente para trazar líneas horizontales.

El travesaño o rama corta de la regla está fijo a 90°, con relación a la regla. Otra de las funciones que realiza la regla T, es auxiliar el trabajo con los cartabones.

Para el trazado con este medio se procede de forma sencilla. Colocas el travesaño acoplado al lado izquierdo del tablero y realiza una ligera presión sobre el borde, de manera que este quede correctamente ajustado.

Al utilizar la regla T, debes desplazarla por el borde requerido mientras realizas el dibujo, pues el cambio de posición puede originar imprecisiones en el trazado de líneas. La regla T tiene tendencia a dar inexactitud en su extremo libre, la que será mayor cuando más larga sea la regla. Al realizar el trazado de líneas horizontales, debes mantener el lápiz inclinado en el sentido en que trazas la línea, e inclinarlo y alejarlo del cuerpo, de manera que la punta del lápiz se acerque lo más posible al borde de la regla T. La dirección del trazo se efectúa de izquierda a derecha y por el borde superior de la regla. Terminado el trabajo, debes limpiar la regla y guardarla suspendida.

Reglas graduadas (milimetradas).

Estas reglas reutilizan básicamente para medir y transportar dimensiones. Se construyen generalmente de [plástico] transparente y pueden tener varias dimensiones, pero las que más se utilizan son las de 200 y 300 mm de longitud. La mayoría tiene sus bordes biselados lo que facilita la medición.

Cartabones.

Son medios que generalmente se construyen de plástico. Se utilizan para el trazado de líneas rectas perpendiculares e inclinadas con respecto a las trazadas con la regla T.

Los cartabones son de distintos tamaños y tienen forma de triángulo rectángulo. Se fabrican dos tipos de cartabones uno de ellos se distingue por tener dos ánulos de 45° y el otro está formado por [ángulos] de 30° y 60°.

En el trazado de los cartabones es de gran importancia la ayuda de la regla T. Al trazar líneas verticales debes mantener la regla T apoyada contra el borde del tablero y asegurarte de que todo el borde del cartabón se apoye sobre ella. La arista perpendicular del cartabón sobre la cual se traza se sitúa hacia la izquierda procurando de que la luz incida sobre ese lado.

Combinando la regla T y los cartabones puedes trazar líneas a 45°, 30° y 60°.

También se puede realizar el trazado de otras líneas inclinadas, en dependencia de la combinación que se haga con los cartabones y la regla T.

Los cartabones al igual que los demás medios, debes cuidarlos con esmero. Evitar rayarlos, golpearlos, y al terminar el trabajo debes limpiarlos y guardarlos en lugares adecuados como son estuches, tablillas ranuradas y otros.

Compás.

Mediante este instrumento se resuelven una serie de problemas de geometría y de dibujo.

Con el compás puedes tomar longitudes, hacer comparaciones, trasladar dimensiones, además es el medio apropiado para trazar circunferencias o arcos.

El compás está compuesto por dos patas, que forman ángulos y que están articuladas por su vértice, de modo que se puede abrir más o menos, y lograrse mayor o menor abertura.

En sentido general, en la práctica del dibujo existen principalmente dos tipos de compases: el de punta fija y el de piezas.

Los compases de piezas como su nombre lo especifica, están formados por un conjunto de elementos que son intercambiables, en dependencia del trabajo que se va a realizar. Mediante ellos puedes efectuar trazos con lápiz o con tinta.

Bigotera.

Se denomina así a un pequeño compás construido para el trazado con minas o tinta.

A diferencia de otros tipos de compases, con la bigotera puedes obtener mejor precisión y su mayor utilidad se demuestra en el trazado de circunferencias y arcos de pequeño radio.

Su abertura puedes regularla mediante un tornillo de rosca fina.

Antes de utilizar cualquier tipo de compás es necesario que sus puntas estén correctamente ajustadas, teniendo presente que la punta o aguja siempre debe sobresalir aproximadamente un milímetro con relación a la punta de la mina; pues al efectuar el trazo con este medio la punta metálica penetra en el papel.

El afilado de la mima del compás se realiza en forma de cuña o bisel. Este tipo de afilado no lo logras por medio de cuchilla, sino friccionando la mina sobre el afilador, para ello, la mina, una ves puesta en el compás, debes situarla inclinada sobre la mencionada superficie del afilador.

Para el trazado de circunferencias es necesario que cumplimentes medidas de precaución: Inicialmente debes tomar la medida, aproximando el compás a la escala, después situar la aguja sobre el centro de trazado, seguidamente tomas el compás por el aditamento de manipulación y trazas la circunferencia con un movimiento continuo, el cual se realiza con los dedos índice y pulgar, manteniendo ligeramente inclinado el compás en el sentido del movimiento.

Fijación del papel.

Entre los elementos de fijación del papel se encuentran: las chinches, tachuelas, el papel engomado y los distintos tipos de cintas adhesivas, las que se sitúan en las esquinas del formato del papel.

En la fijación del papel al tablero o mesa de dibujo, es necesario observar que este quede bien apoyado y situado lo más cercano posible al borde izquierdo, así como separado del borde inferior de la mesa o tablero.

Con la regla T apoyada en el extremo izquierdo del tablero, hace coincidir el borde superior de esta con el superior del papel, y desplazando suavemente hacia abajo la regla T, colocas en las dos esquinas superiores, el elemento de fijación que poseas. Después vuelves a trasladar la regla T, procurando que el papel quede estirado y sin arrugas, y finalmente colocas el elemento de fijación en las dos esquinas restantes.

Gomas de borrar.

Las gomas se emplean para hacer desaparecer los trazos dejados por el lápiz. Están constituidas por diferentes sustancias y pueden ser de distintos colores y formas.

Para devolver a las hojas la claridad perdida como consecuencia del roce de los medios de trabajo y de las manos se recomienda utilizar gomas blancas.

Para proceder a la operación de borrar, estiras el papel con los dedos y frotas la goma sobre este con movimientos cortos en el mismo sentido sobre la línea que borras. Debes evitar mojar la goma para borrar.

Lápices.

Generalmente los dibujos se hacen a lápiz, es por ello que estos son tan importantes para el que dibuja. Los lápices pueden ser de sección cilíndrica o hexagonal y en su interior poseen una barita de grafito llamada mina, la que tiene distintos grados de dureza, que determinan su clasificación.

Atendiendo a la dureza de la mina los lápices se clasifican en blandos, medios y duros. Los lápices blandos se emplean para el trazado de líneas gruesas y se identifican con la letra B. Los medios son los que más aplicación tienen en el dibujo y se identifican con las letras F o HB. Los lápices duros se utilizan en el trazado de líneas finas y llevan la identificación señalada con la letra H.

El afilado del lápiz constituye un requisito que debe dominar todo estudiante (fig, 2.13). Para sacar la punta debes cortar la madera a un largo aproximado de 25 mm y dejar de 8 a 9 de la mina fuera de la madera (fig. 2.13); a la mina se le da forma cónica mediante un papel de lija o afilador, lo que permitirá que el trazado de las líneas sea uniforme en toda su longitud.

Durante el trazado de líneas, debes colocar el lápiz ligeramente inclinado y, a la vez, no empujarlo contra el papel. Para que la punta conserve su forma, es necesario que al trazar gires el lápiz entre los dedos.

Actualmente, además del lápiz se utilizan los portaminas o lapiceros, a los que se le sitúan minas de diferentes durezas.

Normas generales para el trabajo con los medios de dibujo.

Una vez conocidos los medios que se emplearán en el Dibujo Básico, así como sus usos, es de vital importancia que conozcas los cuidados y precauciones que se deben tener al trabajar con ellos, por lo que a continuación se señalan algunas indicaciones de importancia:

  1. Mantener las manos limpias de suciedades durante el trabajo.
  2. Afilar el lápiz por el extremo no rotulado.
  3. Afilar el lápiz lejos del dibujo para no ensuciarlo.
  4. Mantener las gomas de borrar limpias y nunca mojarlas para efectuar el borrado.
  5. Trazar líneas horizontales siempre por el borde superior de la regla T cuando se combinan con esta.
  6. Utilizar la regla T y los cartabones pero solo con plumas o lápices.
  7. Utilizar los cartabones apoyados en el borde superior de la regla T cuando se combinan con esta.
  8. Evitar el uso de aceite en las articulaciones de los compases.
  9. Impedir que los compases se usen como punzones.
  10. Limpiar los instrumentos antes de guardarlos.

Fuente.

  • Lam Mazorra, Alberto (y col), 1989. Educación Laboral Trabajos de taller y Dibujo Básico, Ciudad de La Habana, Cuba.