Mitología hinduista

<redirectedfrom>
Mitología hinduista
Información sobre la plantilla
Mitoindu1.jpg
Concepto:Creencias mitológicas hinduistas

La mitología hinduista es el conjunto de mitos y creencias propios de la India.

Etapas

Existen dos etapas principales dentro de la formación de la mitología hinduista: el período védico y el período puránico. Estas etapas se refiere a los dos tipos de textos de los que proceden los mitos de la religión hinduista. Los Vedas son los textos primitivos, que comenzaron a componerse (sin ponerse por escrito, ya que la escritura se descubrió hacia el 700 a. n. e.) hacia el 1500 a. n. e., mientras que los Puranas se empezaron a componer hacia el 300 a. n. e.. En estos textos se establecen ya los principios de la mitología hinduista, especialmente en lo que se refiere a la trinidad sagrada. Sin embargo, mientras que en los Vedas se habla de una trinidad formada por los hijos de Prayapati (el dios que creó el universo) ―llamados Agni, Indra y Suria―, en los Puranas se habla de una trinidad formada por Brahmá, Shiva y Visnu. Es esta última la que ha permanecido en el tiempo.

Textos sagrados

Los Vedas: son los libros canónicos de revelación; tradiciones que se terminaron de componer en el siglo XVI a. n. e. y se transmitieron oralmente hasta que se pusieron por escrito en el 800 a. n. e. Son cuatro textos: El Rigveda (contiene cantos épicos, oraciones a las divinidades, formas de devoción, mitología y culto), El Samaveda (melodías), El Yajurveda (formulismos rituales, esoterismos, mantras, ceremonias, ritos sacerdotales), y el Atharvaveda (ritos mágicos, exorcismos) Son los libros que se consideran verdaderamente revelados, el resto son elaboraciones de los brahmanes a partir de los vedas.

Brahmanas: Se compusieron oralmente a fines del II milenio a. n. e. y versan sobre los rituales de sacrificio. Se centran, principalmente, en la adoración de los dioses. El más conocido es el Aitareia-bráhmana.

Araniakas (literalmente ‘del bosque’), compuestos oralmente por ascetas o eremitas. Son también comentarios sobre los Vedas. El más conocido es el Taitiríia-araniaka.

Upanishad: Pueden ser considerados la obra cumbre de la literatura brahmánica. Final de la religión védica y anuncio de la religión hinduista. Se empezaron a componer en el siglo VII a. n. e. Contienen doctrinas secretas, se alejan del ritualismo ―el centro de la religión védica― con grandes pensamientos metafísicos y místicos.

Mitos

Una vieja leyenda hinduista explica que hubo un tiempo en que todos los hombres eran dioses pero abusaron tanto de su divinidad que Brahmá, el señor de los dioses, decidió quitarles el poder divino y esconderlo en un lugar donde fuera imposible de encontrar. El gran problema fue buscarle un escondite. Entonces los dioses menores fueron convocados a un consejo para solucionar ese problema y propusieron esto: «Enterraremos la divinidad del hombre en la tierra». Pero Brahmá contesto: «Esto no valdría para nada porque el hombre cavará y la encontrará». Entonces los dioses replicaron: «En ese caso, ocultaremos la divinidad en lo mas profundo del mar». Pero Brahmá contestó de nuevo y dijo: «No, porque tarde o temprano el hombre explorará los fondos de todos los mares, un día la encontraría, y la sacaría de donde está». Entonces los dioses concluyeron: «No sabemos dónde esconderla pues no existe sitio en la tierra o en el mar donde el hombre no pueda llegar». Entonces Brahmá dijo: «Esconderemos la divinidad del hombre en lo más profundo de sí mismo, porque es el único sitio donde no pensará jamás en buscar». Así concluye la leyenda. El hombre ha dado la vuelta a la tierra, ha explorado, escalado, sumergido y cavado, a la búsqueda de algo que esta dentro de sí mismo.

Dioses

Divididos en celestes, aéreos y terrestres, algunos encarnan los elementos y fuerzas de la naturaleza tales como el fuego, el viento, la lluvia, las tormentas, el sol, el cielo y la tierra, pero otros simbolizan el orden del universo, la verdad y el respeto de los contratos, estos son los mas populares.

Indra: Es el rey de los dioses, llamados devas, en la época védica (anterior a la llegada del brahmanismo). Es el dios de la guerra y del trueno. Protege a los dioses y a los humanos de las fuerzas del mal, y puede hacer revivir a los guerreros caídos en batalla. Sus padres son el dios del cielo, Diaus Pitá, y la diosa de la tierra, Prthivi. Está casado con Indrani. Su morada es un cielo, Suarga, que se puede mover según la voluntad de Indra. Allí es donde van los guerreros después de morir. Se convirtió en rey de los dioses cuando venció al asura (gigante enemigo de los dioses hinduistas) Vritra, que había robado todo el agua del mundo y había adoptado forma de dragón.

Agni: Es el dios del fuego en todos los aspectos: de los sacrificios a los dioses, del Sol, de las estrellas del cielo, de la cocina, hay muchas versiones sobre sus padres: entre otras, a veces se le considera hijo de Dyaus Pita y Prthivi y hermano gemelo de Indra; otras, hijo de los dioses Kasiapa y Aditi. Además de dios del fuego, actúa como mensajero de los dioses e intermediario entre los dioses y los hombres. Su mujer es la diosa menor Swajá, y es el padre de Kartikeia, dios de la guerra. Agni tiene, además, el poder de dar la inmortalidad a los mortales, y de perdonar todos los pecados de un hombre en el momento de su muerte.

Kali: Es la diosa madre hinduista, pero está asociada con la destrucción. Es la diosa de la muerte. Destruye para mantener el mundo en orden, y en los Vedas se la asocia con Agni. Su nombre significa ‘la Negra’, y de las siete lenguas de Agni, ella es la negra. Tiene múltiples brazos.

Brahmá: Fue el dios más importante durante los pocos siglos que duró el brahmanismo ―después del vedismo (1500 a 800 a. n. e.) y antes del hinduismo (que comenzó en el 300 a. n. e.)―, la religión que se implantó en la India con la invasión del subcontinente del pueblo ario, que habitaba en Asia Central. Junto a Visnú y Shiva formó la Trimurti, trinidad de los dioses más importantes de ese período. Él es el creador del universo.

Visnú: Es el dios conservador del universo. En el Rig-veda (el texto más antiguo de la India, de mediados del II milenio a. n. e.) era considerado tan solo un dios menor. Para cumplir su misión de igualar las fuerzas del bien y del mal y de ayudar a los hombres a encontrar la salvación siguiendo determinados caminos de conducta cuenta con la ayuda de sus avatares (encarnaciones de los dioses que representan un aspecto de ellos). Los hinduistas creen que Visnú se reencarna diez veces, de las cuales ya han nacido nueve. Alguna de ellas fueron el heroico rey Rama (la octava) o el pastor-rey Krisna (la novena). Cuando se produzca la décima encarnación ―Kalki, dentro de 427 000 años―, se acabará la era actual ―la era de Kali―y comenzará un nuevo mundo.

Shiva: Es el dios destructor del universo. Este aspecto también incluye su regeneración. Su consorte es la diosa Parvati. Su apariencia es temible, rodeado de demonios y llevando collares de calaveras. Tiene tres ojos y entre sus armas se encuentra un tridente. Cabalga un toro blanco.

Kama: Es un joven dios del amor. Es hijo de Lakshmi, diosa de la fortuna, que es consorte de Visnú y su esposa en cada una de sus encarnaciones. Se le representa alado y llevando un arco y flechas. Está casado con la diosa Rati.

Jánuman: Es un mono parlante, devoto del dios Rama, y se le considera el rey de los monos. Es, además, un formidable guerrero y poeta.

Krisna: Es el noveno avatar de Visnú. Se cree que representa a los héroes anteriores a la época aria, que luego fueron asimilados en el panteón hinduista. Es un dios popular, y famoso por sus hazañas heroicas, como matar al tiránico rey Kamsa. Uno de sus atributos es una flauta, y se le representa con la piel azul. Tiene 16 000 esposas, pero su verdadero amor es una pastorcilla llamada Radha.

Ganesha: Es el dios elefante ―ya que el rasgo físico más característico con el que se le representa es una cabeza de elefante sin un colmillo―. Es el dios de la sabiduría y la prudencia. Es hijo de Shiva y Parvati,

Ganga: Es la diosa del río Ganges. Es la hermana de Parvati. En lugar de piernas tiene una cola de pez, y su montura es un monstruo marino, el makara (posiblemente un cocodrilo). Al principio vivía en el cielo, pero cuando Brahma decidió que fuera a la Tierra, ella amenazó con inundar el mundo. Para impedirlo, Shiva dividió su corriente entre siete ríos: el Ganges y sus afluentes.

Fuentes

<retrievedfrom>