Saltar a: navegación, buscar

Movimiento wesleyano

Movimiento wesleyano
Información sobre la plantilla
Wesle.jpg
Concepto:Movimiento wesleyano: es la verdad bíblica concerniente a la doctrina y experiencia de la santidad, que declara que la propiciación en Cristoprovee no solamente la regeneración de los pecadores sino también la entera santificación de los creyentes.

Movimiento wesleyano. El nombre "Wesleyano" es en honor de John Wesley, un ministro de la Iglesia de Inglaterra, que se convirtió en la inspiración del movimiento Metodista. Fue su disciplina (o método) de devoción espiritual y trabajo social lo que le gano a Wesley y algunos de sus amigos el nombre de "Metodistas" en el 1735. El método de Wesley daba cuidado espiritual a miles de convertidos que encontraron a Wesley se consideraba a si mismo como "un hombre de un libro", la Biblia.

Fue la Biblia lo que motivó su visión de ofrecer a Cristo a la gente común de Inglaterra, desarrollar escuela para huérfanos, programas de trabajos, asistencia médica para los pobres, reformar prisiones inhumanas y promover la abolición de la esclavitud. Creía que la Biblia era "la única y suficiente guía para la fe y práctica del cristianismo.

Origen del movimiento wesleyano

El centro del movimiento wesleyano es la verdad bíblica concerniente a la doctrina y experiencia de la santidad, que declara que la propiciación en Cristo provee no solamente la regeneración de los pecadores sino también la entera santificación de los creyentes. Un avivamiento de estas verdades bíblicas en cuando a la perfección cristiana y la santidad tuvo lugar bajo la dirección de Juan Wesley en el siglo 18, y continúa en varios aspectos hasta el presente.

Criado en un hogar cristiano, Juan Wesley se comprometió a sí mismo a buscar a Dios desde su niñez. Mientras que estuvo en la Universidad de Oxford (Inglaterra), juntamente con su hermano Carlos y otros universitarios serios, metódicamente persiguió la santidad por medio del estudio bíblico sistemático, la oración, buenas obras, examen personal intensivo y abnegación.

El grupo se conocía como "el Club Santo" o "metodistas", pero Wesley no experimentó la seguridad de la salvación. Habiéndose graduado en Oxford y habiendo sido ordenado como ministro en la iglesia oficial, intensificó su búsqueda de la paz por medio del legalismo y la disciplina.

El punto decisivo, o crisis, llegó en un culto de oración en la Calle Aldersgate de la ciudad de Londres, el 24 de mayo de [[1738], cuando percibió el camino de la fe y su corazón fue "calentado extrañamente" con el nuevo nacimiento. Mientras buscaba la experiencia de la entera santificación, impartió su testimonio y enseñanzas a otros, y un despertamiento espiritual se extendió por las Islas Británicas y América. Dando enseñanzas a otros, y un despertamiento espiritual se extendió por las Islas Británicas y América.

No era el propósito de Wesley fundar una iglesia, pero el despertamiento causó el origen espontáneo de "las sociedades", que crecieron y llegaron a ser el movimiento metodista. Cerca del fin del año 1739, llegaron a Wesley, en Londres, ocho a diez personas quienes parecieron estar hondamente convencidas del pecado y buscaron con gemidos la redención. Al día siguiente, como dos o tres personas más vinieron con el mismo deseo que él pasara algún tiempo con ellos en la oración y les aconsejara cómo huir de la ira venidera, que veían continuamente sobre sus cabezas.

Fijaron un día en el cual todos podrían reunirse, y desde entonces lo hicieron la noche de cada jueves. A estas personas, y tantas más que deseaban reunirse con ellos (porque diariamente aumentó en número) les dio los consejos que juzgó más necesarios, y siempre concluyeron sus reuniones con oración.

El movimiento llegó a América por la emigración de Metodistas, quienes, a partir de 1766, empezaron a organizar "clases" y "sociedades" metodistas en las Colonias. En diciembre de 1784, la Iglesia Metodista Episcopal fue organizada en la Conferencia de "Navidad" en Baltimore, Maryland. La denominación nueva experimentó un crecimiento milagroso, especialmente en la frontera, y pronto llegó a ser una de las fuerzas religiosas mayores en la nueva nación.

El avivamiento metodista

El avivamiento metodista se originó en Inglaterra y fue iniciado por un grupo de personas encabezadas por John Wesley, por su hermano más joven Charles Wesley y por George Whitefield como movimiento de renovación dentro de la Iglesia de Inglaterra en el siglo XVI, centrado en el estudio de la Biblia, y un acercamiento metódico a las Escrituras y su relación con la vida cotidiana del creyente.

El término "metodista" era un apodo universitario usado inicialmente con tintes peyorativos para designar a un pequeño grupo de estudiantes de Oxford, que se estuvo reuniendo entre 1729 y 1735 con fines de crecimiento y edificación personales. Se reunían cada semana, ayunaban regularmente y se abstenían de casi toda forma de entretenimiento y lujo. También visitaban con frecuencia a pobres, enfermos y presos.

John Wesley tuvo influencias de los Hermanos de Moravia y del teólogo holandés Jacobus Arminius, mientras que Whitefield adoptó puntos de vista más próximos al Calvinismo. Por eso, los seguidores de Whitefield se separaron convirtiéndose en Metodistas Calvinistas. No obstante, la mayoría de las denominaciones metodistas han seguido a Wesley en cuanto a su teología arminiana.

Teología y Liturgia

Tradicionalmente, el Metodismo ha compartido la postura Arminiana del libre albedrío (creencia cristiana muy anterior a Arminio, pero defendida y sistematizada por él), que se hace posible a consecuencia de la gracia preventiva de Dios, rechaza así la doctrina de la predestinación. Esto lo distingue, históricamente de tradiciones calvinistas como el Presbiterianismo.

Sin embargo, en regiones del Reino Unido muy influenciadas por el calvinismo, tales como el País de Gales, el Metodismo Calvinista permanece hasta hoy, conocido como Iglesia Presbiteriana de Gales. Del mismo modo, debates teológicos más recientes a menudo han traspasado las barreras denominacionales, de manera que muchas veces, las ramas teológicamente más liberales del metodismo y del Presbiterianismo tienen más campos en común entre ellos que con respecto a los miembros más conservadores de sus propias denominaciones.

  • John Wesley no era un teólogo sistemático, aunque los estudios conducentes al ministerio metodista y al cargo de predicador local examinen sus sermones como fuente teológica. Con todo, muchos metodistas están convencidos de que la expresión más popular de la teología metodista se encuentra definitivamente en los himnos de Charles Wesley, desde que el entusiasta canto congregacional se hizo parte del movimiento evangélico, la teología wesleyana echó raíces y se extendió por esta vía.
  • El metodismo comparte la creencia cristiana tradicional y casi universalmente aceptada en la Trinidad: Dios Padre, Dios Hijo, y Dios Espíritu Santo. En otros términos, esta confesión acepta la Biblia como testigo de la actividad de Dios en la creación, abarcando su intervención misericordiosa en los dramas de la historia, y anticipa la consumación del Reino de Dios. Por otra parte, los metodistas también reconocen los dos sacramentos ordenados por Cristo: Bautismo y Comunión (Cena del Señor).
  • La doctrina metodista insiste también en que la salvación personal siempre implica la misión cristiana colectiva y el servicio al mundo. La santidad bíblica implica mucho más que piedad personal, el amor de Dios siempre está unido con el amor al prójimo, una pasión por la justicia y la renovación de la vida en el mundo.
  • En asuntos de liturgia, mientras la mayor parte de los metodistas alrededor del mundo desarrollaba su calendario cristiano de acuerdo al Libro de Oración Común[2] (liturgia de la Iglesia de Inglaterra), un rasgo distintivo de la Iglesia Metodista Americana fue su observancia de la estación del Reinado de Cristo (Kingdomtide), que abarca 13 semanas antes de Adviento, dividiendo así la estación larga después de Pentecostés en dos segmentos más pequeños. Durante Kingdomtide, la liturgia metodista enfatiza el trabajo caritativo y el alivio al sufrimiento del pobre.
  • Una segunda señal distintiva de la liturgia metodista es el empleo de los Servicios de Pacto (Covenant Services). Aunque la práctica varíe entre diferentes iglesias nacionales (incluso varía el nombre, en Sudamérica se le suele llamar "Día del Pacto"), la mayor parte de las iglesias metodistas del mundo sigue celebrando cada año la convocatoria de John Wesley a la renovación personal de un pacto con Dios. No es inusual dentro del metodismo que cada congregación celebre un Servicio Anual de Pacto el primer domingo libre del año (o la misma noche de año nuevo), y la Oración del Pacto de Wesley (Wesley Covenant Prayer) todavía es utilizada, con modificaciones menores, durante el desarrollo.

Fuentes