Patrimonio Cultural Inmaterial

De EcuRed
Patrimonio Cultural Inmaterial
Información sobre la plantilla
Concepto:Es el conjunto de prácticas, representaciones, expresiones, conocimientos y habilidades, así como los instrumentos, los objetos y artefactos, los espacios culturales asociados a ellos, que las comunidades, los grupos, y en algunos casos los individuos, reconocen como parte de su legado cultural.
Patrimonio Cultural Inmaterial -también llamado patrimonio viviente- es la raíz de la diversidad cultural y su mantenimiento es una garantía para la continuación de la creatividad.

La intervención de la UNESCO para salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial, a través de políticas de preservación y ayuda, ha revitalizado la posición de los pueblos que conservaron a través del tiempo sus conocimientos, tradiciones ancestrales y a su vez, ha legado conocimientos, en beneficio de la humanidad, basados en la diversidad cultural en la era de la globalización que tiende a la homogenización de la cultura.

Contenido

Definición

Se denomina Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) a las formas diversas y complejas de manifestaciones vivas, en constante evolución, expresadas a través de tradiciones orales, artes del espectáculo, músicas, actos festivos, ritos, prácticas sociales o conocimientos y usos relacionados con la naturaleza.

El PCI ha sido definido por la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial como: “los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas -junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana”.[1]

El Patrimonio Cultural Inmaterial es tradicional, vivo, auténtico, se recrea constantemente, su transmisión se realiza principalmente por vía oral. El depositario de este patrimonio es la mente humana, siendo el cuerpo humano el principal instrumento para su ejecución o – literalmente – encarnación. Con frecuencia se comparten el conocimiento y las técnicas dentro de una comunidad, e igualmente las manifestaciones del PCI se llevan a cabo, a menudo, de forma colectiva.

Historia y desarrollo

Los orígenes de la distinción de la cultura en material e inmaterial se remontan a los propios intelectuales que reconocieron la intangilibidad de la cultura. En los siglos XVIII y XIX, los filólogos y los estudiosos de las costumbres y creencias populares, procuraron documentar las tradiciones orales y vivas del mundo.

En 1950, Japón realizó un programa sobre los tesoros nacionales vivos como reconocimiento de la extraordinaria pericia de los maestros de las artes tradicionales. Programas similares surgieron en Corea, Filipinas, Tailandia, Estados Unidos y Francia. De esta manera el Patrimonio Cultural Inmaterial es considerado un acervo que ha de ser protegido, apreciado, utilizado y controlado.

Los legisladores de Occidente consagraron la noción de propiedad intelectual, definiendo el derecho de autor y la patente como medios de dar forma material a la idea. Pero no se había reconocido la creación cultural colectiva no escrita, ni grabada.

Muchos elementos del PCI están amenazados, debido a los efectos de la globalización, las políticas homogeneizantes, la falta de medios, de valorización y de entendimiento, que en su conjunto, conducen al deterioro de las funciones y los valores de estos elementos y a la falta de interés hacia ellos entre las nuevas generaciones.

Al no estar escrita ni grabada, se transforma en una preocupación, y en una situación problemática, porque puede extinguirse, a causa del desinterés, la pobreza, la política, la globalización.

Papel de la Unesco

La UNESCO, Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura tiene como misión contribuir a la paz y a la seguridad, estrechando la colaboración entre las naciones mediante la educación, la ciencia y la cultura, a fin de asegurar el respeto universal a la justicia, la ley, los derechos humanos y las libertades fundamentales, sin distinción de raza, sexo, idioma o religión. Lleva a cabo grandes esfuerzos en el ámbito internacional en pro del fomento y la salvaguardia del patrimonio cultural, identificó el Patrimonio Cultural Inmaterial como el patrimonio vivo, crisol de la diversidad cultural permanente.

La Convención para la protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural, adoptada en 1972, concernía exclusivamente la preservación del patrimonio material, que luego se extendió al Patrimonio Cultural Inmaterial, un patrimonio que, aunque de índole frágil y perecedera, resulta esencial para la identidad cultural de los pueblos.

A partir de los años setenta, al debatirse la lista del Patrimonio Mundial elaborada por la UNESCO, surgió la necesidad de hacer extensiva la protección al patrimonio Cultural Inmaterial. La iniciativa culminó en mayo del 2001, cuando el Director General de la UNESCO proclamó las primeras diecinueve Obras Maestras del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, e identificó que el PCI se manifiesta, en particular, en los ámbitos de las tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma como vehículo del patrimonio cultural inmaterial; en las artes del espectáculo (como la música tradicional, la danza y el teatro); en los usos sociales, rituales y actos festivos; en los conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo; en las técnicas artesanales tradicionales. Las obras fueron seleccionadas por su valor excepcional desde el punto de vista artístico, histórico y antropológico, así como su importancia para la identidad cultural de las comunidades que las detentaban. Por primera vez brindaban ejemplos de ese patrimonio y de su diversidad a través del mundo.


Al crear esta nueva distinción mundial “Cultura Inmaterial”, la Organización pretendía alertar a la comunidad internacional acerca de la gran importancia que reviste tomar en consideración este patrimonio y salvaguardarlo. En el ámbito mundial, los recursos culturales al igual que los naturales, están en peligro de extinción, al acentuarse la sensibilización del público a la globalización.

La UNESCO ha abierto las puertas a nuevos enfoques para el entendimiento, la protección y el respeto del patrimonio cultural inmaterial. Estos enfoques, que suponen el reconocimiento de las comunidades y grupos como aquellos que identifican, ejecutan, recrean y trasmiten el patrimonio inmaterial o vivo, culminaron en la adopción de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial. Esta tuvo en cuenta la compatibilidad del PCI con los instrumentos internacionales de derechos humanos existentes y con los imperativos de respeto mutuo entre comunidades, grupos e individuos y de desarrollo sostenible.

Convención para la salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial

Se entiende por salvaguardia del PCI, las medidas encaminadas a garantizar la viabilidad del patrimonio cultural inmaterial, comprendidas la identificación, documentación, investigación, preservación, protección, promoción, valorización, -básicamente a través de la enseñanza formal y no formal- y revitalización de este patrimonio en sus distintos aspectos.

La UNESCO aprueba en París, el 17 de octubre del 2003, la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial.[2] Sus fines fueron establecidos sobre la base de:

  • Creación de las condiciones necesarias de conservación de dicho patrimonio y la interdependencia que existe con el patrimonio material cultural y natural.
  • Implementación de un instrumento multilateral de carácter vinculante para salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial. Teniendo en cuenta los procesos de mundialización y de transformación social que por un lado, crean las condiciones propicias para un diálogo fluido entre las comunidades y por el otro establecen, al igual que los fenómenos de intolerancia, graves riesgos de deterioro, desaparición y destrucción del patrimonio cultural inmaterial, debido principalmente a la falta de recursos para protegerlo y consciente de la voluntad universal y la preocupación común de cuidar específicamente la cultura inmaterial o viva de la humanidad.
  • Observación de la importancia que revisten las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos desempeñan un importante papel en la producción, la salvaguardia, el mantenimiento y la recreación del patrimonio cultural inmaterial, contribuyendo con ello a enriquecer la diversidad cultural y la creatividad humana.[3]
  • Mejoramiento y complementación eficaz de los acuerdos, recomendaciones y resoluciones internacionales existentes en materia de patrimonio cultural y natural mediante nuevas disposiciones relativas al Patrimonio Cultural Inmaterial, Concientización a los jóvenes, de la importancia del patrimonio cultural inmaterial y de su protección.
  • Responsabilización a los Estados Partes de la presente Convención del compromiso, de salvaguardar el Patrimonio Cultural Inmaterial con voluntad de cooperación y ayuda mutua.
  • Recordar los programas de la UNESCO relativos al patrimonio cultural inmaterial, en particular la Proclamación de las obras maestras del patrimonio oral e inmaterial de la humanidad.
  • Considerar la inestimable función que cumple el patrimonio cultural inmaterial como factor de acercamiento, intercambio y entendimiento entre los seres humanos.

Clasificación del Patrimonio Cultural Inmaterial

Según la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, se ha clasificado de acuerdo a los ámbitos en que se manifiesta:

  • Tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma como vehículo del patrimonio Cultural inmaterial.
  • Artes del espectáculo
  • Usos sociales, rituales y actos festivos;
  • Conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo;
  • Técnicas artesanales tradicionales.

Vea también

Referencias

  1. Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial convocada por la UNESCO, celebrada en París, 17-10-03.
  2. La Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, denominada en adelante “la UNESCO”, en su 32ª reunión, celebrada en París del veintinueve de septiembre al diecisiete de octubre de 2003, Refiriéndose a los instrumentos internacionales existentes en materia de derechos humanos, en particular a la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, al Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966 y al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966.
  3. UNESCO - elaboración de instrumentos normativos para la protección del patrimonio cultural, en particular la Convención para la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural de 1972. -

Fuentes