Saltar a: navegación, buscar

Radiculitis

Radiculitis
Información sobre la plantilla
Error al crear miniatura: Falta archivo

Enfermedad que afecta a los seres humanos.

Radiculitis Enfermedad que afecta la raíz de un nervio espinal, la cual puede aparecer por compresión relacionada y un desplazamiento del disco intervertebral, lesiones de la médula espinal.

Etiología

La radiculitis se desarrolla a menudo a partir de una meningitis sifilítica, tuberculosa o purulenta. Se observa también en el zona. Menos frecuentemente es de origen traumático, secundaria a un tumor extramedular, a una metástasis cancerosa o una encefalitis epidérmica.

Anatomía patológica

Los grupos de células epiteliales que recubren las raíces espinales en los puntos de anastomosis constituyen un terreno de elección para los procesos inflamatorios. De acuerdo con la localización anatómica se distinguen:

Síntomas

  • Trastornos de la sensibilidad. Dolores de tipo neurálgico muy intenso, interno que aumentan con la tos, el estornudo y los movimientos de la columna vertebral. En el territorio radicular inervado se observan parestesias y pérdidas variables de la sensibilidad.

Diagnostico diferencial

Los síntomas de la radiculitis pueden cambiar de un paciente a otro, dependiendo de la raíz del nervio que sea afectada. Por ejemplo, si la raíz del nervio que conecta al nivel L5 de la región lumbar está afectada, el síntoma clásico es el entumecimiento del dedo gordo del pie y del lado del pie que corresponde a ese dedo. La parte exterior de la pantorrilla y el músculo flexor de la cadera pueden también experimentar un dolor agudo.

Estas son todas las regiones por las cuales corre el nervio ciático (conectado al nivel L5). Los pacientes que padecen de radiculitis asociada con el nivel L5 pueden experimentar dificultades para encontrar una posición cómoda. Muchos de ellos obtienen buenos resultados al acostarse (boca abajo) sobre una pelota medicinal o de ejercicios de gran tamaño (de las que se usan en los clubes de salud), con las rodillas en el suelo. Esta posición provee un pequeño grado de tracción en la espalda y elimina un poco la presión sobre el nervio.

No deben existir demoras para buscar tratamiento cuando se padece de radiculitis. Dependiendo de su severidad, ciertos músculos (por ej. los músculos de los dedos del pie, del propio pie y de las pantorrillas) pueden comenzar a atrofiarse con el tiempo; lo que a su vez requiere fisioterapia para la recuperación. También se sabe que la radiculitis hace que los pacientes “favorezcan” ciertos músculos o cierto lado de su cuerpo, lo que puede resultar en el desarrollo exagerado de esos músculos en relación con los que no se usan tanto.

Tratamiento

Cuando la radiculitis es causada por el zona, la radioterapia da resultados inconstantes. En los demás casos, tratar la causa dentro de lo posible. En las radiculitis traumáticas conviene consultar al neurocirujano (posibilidad de compresión radicular).

Fuente

  • Tratamiento por manipulación, masaje e inyección. Medicina ortopédica. IIº tomo. Ed. Marban