Ritos Tibetanos

De EcuRed
Ritos Tibetanos
Información sobre la plantilla
Concepto:Los Ritos Tibetanos, son un sistema de ejercicios y posturas altamente energizantes basados en Hatha Yoga y Kundalini Yoga, capaces de activar los siete chakras.

Ritos Tibetanos. Sistema de ejercicios altamente energizantes originario de los Himalayas, creados hace dos mil años por los monjes tibetanos, los cuales sostuvieron que el proceso de envejecimiento podía ser revertido. Ellos desarrollaron los ritos, condensando 21 ejercicios de yoga a 5 y muchos aseguran que pueden ayudar a cualquiera a parecer y sentirse más joven y a lograr una mayor sensación de bienestar si se practican diariamente.

Contenido

Surgimiento

La leyenda cuenta que en las remotas montañas del Himalaya descansa un secreto, que pudo haber salvado a Ponce de León de años de infructuosas búsquedas. Ahí, generaciones de monjes tibetanos han pasado bajo una serie de ejercicios con propiedades místicas para el rejuvenecimiento. Conocidos como Los Rituales de Rejuvenecimiento Tibetano o los Cinco Ritos Tibetanos estos fueron puestos en conocimiento del mundo occidental gracias a la edición original del libro del señor "Peter Kelder", publicado hace 50 años. El libro de Peter Kelder comienza con la propia introducción a los ritos por la vía del Coronel Bradford, un misterioso oficial retirado de la armada británica quien aprendió los rituales mientras viajaba por los altos himalayas. La fuente de la juventud ofrece instrucciones prácticas para cada uno de los cinco rituales, el cual se asemeja a las posturas del Yoga.

Beneficios de los cinco ritos

Los ritos abren el sistema cuerpo-mente. La práctica regular de estos ejercicios alivian la tensión muscular y el estrés nervioso, mejora la respiración y la digestión, beneficia el sistema cardiovascular y conduce hacia la relajación profunda y el bienestar. Se les adjudica la misma importancia del Yoga y un poco más allá.

Principales beneficios

  • Mejoran la masa muscular ya que funcionan sobre cada hueso del cuerpo, por lo tanto ayudan a prevenir la pérdida ósea.
  • Reducen las protuberancias musculares y fortalecen los abdominales.
  • Oxigenan al cuerpo.
  • Drenan el sistema linfático y ayudan a desintoxicar el cuerpo.
  • Mejoran la postura y le dan más flexibilidad a la columna.
  • Se dice además que ayudan a levantar el ánimo, ya que estimulan el sistema activador reticular del cerebro y equilibran los hemisferios izquierdo y derecho del mismo.

Los cinco ritos

Primer Rito

Primer rito
Primer rito
De pie, erguido, con los brazos extendidos horizontalmente, se empieza a girar lentamente de izquierda a derecha. Respiración lenta y profunda. Este primer ejercicio puede resultar extremadamente peligroso por ser fácil la aparición de vértigo con la consiguiente pérdida del equilibrio y caída. Para no perder el equilibrio, al término de las rotaciones, unir los pulgares y mirarlos fijamente por algunos segundos.

Segundo Rito

Segundo rito
Segundo rito
Tumbado con las piernas y los brazos estirados, los dedos de las manos juntos mirando hacia dentro. A continuación se levantan lentamente las piernas manteniéndolas estiradas hasta que estén en posición vertical o un poco más atrás. Al mismo tiempo se incorpora la cabeza para tocar la barbilla con el pecho. Luego dejar caer las piernas poco a poco y se procede a relajar un momento el cuerpo para luego repetir. Inspirar profundamente mientras se levantan las piernas y la cabeza y expirar todo el aire mientras se bajan. Es posible que al principio cueste mantener las piernas estiradas, se aconseja comenzar con las rodillas flexionadas y en pocos días se conseguirá estirarlas completamente.

Tercer Rito

Tercer rito
Tercer rito
Arrodillados, se colocan las manos en los muslos y se intenta tocar la barbilla con el pecho. A continuación se flexiona hacia atrás el cuerpo todo lo que se pueda, estirando el cuello. Después se endereza la cabeza y el cuerpo se incorpora hacia delante hasta llegar a la posición inicial. Reposo un instante y luego repetir. Inspirar profundamente al arquear la columna y expirar al regresar a la posición original. El grado de flexión irá aumentando día a día con la práctica.

Cuarto Rito

Cuarto rito
Cuarto rito
Se comienza con las piernas estiradas, la cabeza hacia delante queriendo tocar el pecho y las manos apoyadas en el suelo a la altura de la cadera. Las rodillas se flexionan y el cuerpo se levanta estirando la cabeza hacia atrás, de modo que la cabeza y el tronco queden paralelos al suelo, en posición horizontal. Luego volver a la posición inicial, reposar un momento y repetir. Inspirar profundamente mientras se levanta el cuerpo, retener un momento la respiración mientras se tensa el cuerpo y exhalar al volver a la posición inicial.

Quinto Rito

Quinto rito
Quinto rito
Comienza en posición de flexiones con las manos alineadas con los hombros y las rodillas directamente bajo las caderas. Inhalando, se levantan los glúteos y se presionan los talones abajo en una posición de V invertida. Llevar el mentón hacia el pecho. Exhalando baje el cuerpo hacia adelante y abajo. Hacer un arco en la espalda y voltea la cabeza hasta ver hacia atrás. Mantener los hombros separados y dedos de los pies puestos hacia atrás. Cuando se termine se debe proceder a relajar el cuerpo y respirar profundo 3 veces.

Fuente

  • Kelder, Peter. Libro: "El secreto ancestral de la fuente de la juventud”.

Enlaces externos