Saltar a: navegación, buscar

Shoji Hamada

Shoji Hamada
Información sobre la plantilla
Hamada shoji.JPG
Ceramista japonés
Nacimiento9 de diciembre de 1894
Tokio Bandera de Japón Japón
Fallecimiento5 de enero de 1978
Mashiko, Tokio Bandera de Japón Japón
Causa de la muerteMal de Parkinson
NacionalidadJaponesa
CiudadaníaJaponés
OcupaciónCeramista

Shoji Hamada. Ceramista japonés nacido en Tokio en 1894 y muerto en la misma ciudad en el año 1978. Fue una influencia significativa en la cerámica del estudio del vigésimo siglo, y una figura importante del mingei movimiento del gente-arte, estableciendo la ciudad de Mashiko como centro mundo-renombrado de la cerámica.

Datos biográficos

Su afición por la cerámica comenzó en su juventud. Estudió en el Colegio Técnico de Tokio donde conoció y fue discípulo del maestro ceramista Kawai Kanijiro, artista interesado en las sencillas formas de la cerámica popular tradicional japonesa. Tras varios años de viaje por Japón, que Hamada aprovechó para el estudio en profundidad de los modelos que conformaban la tradición cerámica de su país, en especial la cerámica Song, se trasladó a Europa a comienzos de la década de los años veinte. Entre 1920 y 1923 trabajó junto con el célebre ceramista británico Bernard Leach. Con él, abrió un alfar en la localidad de St. Ives (Cornualles). Criado en Tokio, Leach desempeñó un importantísimo papel en el panorama de la cerámica europea de la primera mitad del siglo XX a través de su taller de St. Ives. Su labor contribuyó a la aceptación por la cultura occidental del doble papel de artesano y artista del ceramista, concepto plenamente asimilado en la cultura de las artes decorativas orientales. Entre los artistas que pasaron por su taller de St. Ives destacaron Michael Cardew, Katherine Pleydell-Bouverie, Keith Murray y Janet Leach, esposa de Bernard. Pese a su breve estancia en Cornualles, la influencia de Hamada fue decisiva en el espíritu que imperó en el taller de St. Ives tanto a nivel formal como por la importancia que prestó a la Filosofía y Métodos orientales.

Realización de sus piezas

Para la realización de sus piezas utilizaron arcillas locales que gracias a sus impurezas naturales dotaban a sus piezas de gres de la aparente sencillez de los juegos japoneses de te. Las piezas ejecutadas en el taller presentaban superficies de textura irregular, frente a las características superficies lisas de la producción cerámica europea tradicional. Practicaron una amplia muestra de métodos decorativos que incluían el estarcido, incisión, estampación en relieve, repaso con brocha o modelado a mano y el salpicado con motivos abstractos.

Regreso a Japón

En 1925, Hamada regresó a Japón y abrió un taller en Mashiko, centro tradicional de la artesanía japonesa. Desde su alfar en Mashiko, Hamada junto a alguno de sus discípulos más destacados como Kenkichi Tominoto contribuyó a la revitalización de la cerámica tradicional japonesa, eje del movimiento Mingei del que fueron principales abanderados. Durante la década de los años treinta, Hamada viajó por Europa y Estados Unidos con Leach y ambos expusieron sus producciones cerámicas en ambos continentes. La contribución de Shoji Hamada a la recuperación de las prácticas cerámicas propias de la cultura japonesa y a la difusión internacional de éstas hicieron de su figura una de las más importantes en el panorama de las artes decorativas japonesas del siglo XX.

Influencia

A través de un curso de la vida dedicado a hacer cerámica lo alcanzó el reconocimiento internacional y sus trabajos han sido recogidos por los museos a través del mundo. La influencia de Hamada era sentida no sólo en su Japón nativo, particularmente en Mashiko, pero también en el oeste. En el Reino Unido y los EE.UU su estilo y filosofía llegaron a ser bien conocidos entre potters del estudio, y lo veneraron como el potter' oriental' arquetipo. En 1955 lo señalaron un “tesoro nacional que vivía”. Los trabajos de Hamada se buscan hoy grandemente después y logran precios altos elevados en la subasta Hamada es el tema de un vídeo agotado de VHS titulado “Shoji Hamada--Manera y trabajo de un Potter.”

Fuente