Saltar a: navegación, buscar

Válvula mitral

Válvula mitral
Información sobre la plantilla
OpenClose.gif
Concepto:La válvula mitral mide 2,5 cm de ancho y se halla entre la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo, evitando la aparición de flujo retrogrado hacia la aurícula izquierda durante la expulsión ventricular (sístole).

La válvula mitral mide 2,5 cm de ancho y se halla entre la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo, evitando la aparición de flujo retrogrado hacia la aurícula izquierda durante la eyección ventricular (sístole). Está formada por dos membranas, las cuales reciben cuerdas tendinosas de los músculos papilares anterior y posterior, situados en la pared externa del ventrículo izquierdo.

Historia

En 1923 el Dr. Elliott Cutler del "Peter Bent Brigham Hospital" fue el primero del mundo que realizado una cirugía con éxito de las válvulas cardíacas, fue una reparación de la válvula mitral. La paciente fue una niña de 12 años de edad con estenosis mitral reumática.

El desarrollo de la máquina corazón-pulmón en 1950 allanó el camino para el reemplazo de la válvula mitral con una válvula artificial en los años 1960. Durante décadas después, el reemplazo de la válvula mitral es la única opción quirúrgica para los pacientes con una válvula mitral gravemente enfermo. Las válvulas de tejido artificiales se desgastan - en promedio una duración de entre 10 y 15 años, que requieren cirugía adicional a una edad avanzada.

En las últimas dos décadas, algunos cirujanos han adoptado técnicas quirúrgicas para reparar la válvula nativa dañada, en lugar de reemplazarlo. Estas técnicas fueron iniciados por un cirujano del corazón francés, el Dr. Alain F. Carpentier.[1] Una reparación todavía implica cirugía cardíaca mayor, pero para muchos pacientes presenta la importante ventaja de evitar los anticoagulantes y puede proporcionar un resultado más duradero. [2]

Funcionamiento

La válvula mitral se abre cada vez que el ventrículo izquierdo se distiende (diástole) dejando paso a la sangre que llega desde la aurícula izquierda para llenar el ventrículo izquierdo. Cuando el ventrículo izquierdo se contrae (sístole) el incremento de presión en el ventrículo conlleva el cierre de la válvula mitral, evitando flujo sanguíneo retrogrado hacia la aurícula. Con ello se consigue que toda la sangre bombeada desde el ventrículo izquierdo sea conducida hacia la aorta y posteriormente al resto del organismo.

Características

La correcta función valvular es dependiente de otras funciones, supeditada a un complejo funcional formado por el anillo mitral, los velos valvulares y el aparto valvular.

Los velos

La valvula mitrral consta dos velos.                                                                                

  • El velo anterior posee una forma semicircular y se encuentra anclado a 2/5 partes de la circunferencia anular. Exist
    Anatomía segmentaría de la válvula mitral
    e  continuidad entre el velo anterior de la valvula mitral y el velo izquierdo no coronario de la válvula adyacente (válvula aortica), también conocido como cortina aorto-mitral. El borde libre del velo anterior es normalmente continuo, sin indentaciones. La falta de redundancia a lo largo del velo debe tenerse en cuenta en el caso de prolapso, ya que solamente pequeñas áreas del velo pueden ser reseccionadas de forma segura. El movimiento del velo anterior también define la importancia entre el flujo procedente de la aurícula (diástole) y el flujo expulsado hacia la aorta (sístole).
  • El velo posterior de la válvula mitral tiene forma cuadrangular y se encuentra anclado a 3/5 partes de la circunferencia del anillo mitral. Posee dos indentaciones bien definidas, las cuales dividen el velo en tres segmentos identificados como P1 (segmento anterior o medial), P2 (segmento medio) y P3 (segmento posterior o lateral). Los tres segmentos correspondientes del velo anterior serían A1 (segmento anterior), A2 (segmento medio) y A3 (segmento posterior)1. Esta nomenclatura es de vital importancia para describir detalles anatómicos específicos entre ecocardiografistas y cirujanos. Las indentaciones del velo posterior permiten su apertura en diastole. Además, conllevan la redundancia en el margen del velo posterior, lo cual puede conducir a la presencia de exceso de tejido en el segmento que prolapso. Esta circunstancia permite una resección mucho más agresiva en comparación con el velo anterior. La altura del velo posterior es mucho menor que la del velo anterior, sin embargo, ambos velos tienen una superficie similar.

Las comisuras

Las comisuras definen el área donde el velo posterior y el velo anterior que se unen a nivel de su inserción en el anillo. Las comisuras pueden ser consideradas como segmentos velares bien definidos, identificadas gracias a dos puntos de referencia: el axis del músculo papilar correspondiente y las cuerdas comisurales, las cuales tienen una configuración específica. El borde libre de las comisuras se encuentra separado del anillo por un segmento milimétrico de tejido. Este área debe ser abordada cuando tratamos de corregir un prolapso comisural, así como los segmentos contiguos del velo anterior y posterior , evitando así una posible regurgitación en esta región valvular.

La zona de copatación

En la superficie auricular de los velos podemos distinguir dos zonas principales, una zona periférica suave (cuerpo) y una zona rugosa (zona de copatación). La linea curvada de coaptación entre ambos velos, evidenciada en una vista auricular que separa ambas zonas. La zona rugosa representa la superficie de coaptación valvular. La zona de coaptación valvular es crítica para la competencia de esta, y su profundidad y longitud esta considerada actualmente como una medida importante de la función valvular.

Las cuerdas tendinosas

Las cuerdas tendinosas desarrollan un papel importante a la hora de mantener la posición de los velos posterior y anterior durante la fase sistolica. Tomando origen a nivel de los músculos papilares, se clasifican de acuerdo a su lugar de inserción en el margen libre de la base de los velos . Las cuerdas marginales (cuerdas primarias) se insertan en el margen libre de los velos y previenen así el prolapso de dicho margen. Las cuerdas intermedias (cuerdas secundarias) se insertan en la superficie ventricular de los velos y liberan el tejido valvular del exceso de tensión. También juegan un papel importante a la hora de preservar la función y morfología ventricular. Las cuerdas basales (cuerdas terciarias) están limitadas al velo posterior y conectan la base velar y el anillo mitral al musculo papilar. La importancia de mantener la “conexión” de los velos mitrales y el anillo al ventrículo se estableció durante la era del remplazo valvular, cuando el aparato valvular se reseccionaba en su totalidad. Ello resulta en un remodelado ventricular adverso y una supervivencia más bien pobre.[3]

Enfermedades de la válvula mitral

Prolapso valvular mitral

El prolapso valvular mitral (PVM) se produce cuando una o ambas hojuelas de la válvula (denominadas «valvas») se agrandan y los músculos que las sostienen son demasiado largos. En lugar de cerrar correctamente, una o ambas valvas se hunden o abomban hacia la aurícula izquierda. El PVM a menudo se denomina «síndrome de clic-soplo» porque cuando la válvula no cierra correctamente, produce un sonido parecido a un clic seguido de un soplo. El PVM es una de las enfermedades valvulares más comunes. Puede ser hereditaria. Algunos tipos de PVM han sido relacionados con el síndrome de Marfan, una enfermedad del tejido conectivo que se caracteriza por tener las personas afectadas huesos largos y articulaciones muy flexibles. La mayoría de los que sufren de PVM son delgados o tienen leves deformidades en la pared torácica, escoliosis u otras malformaciones esqueléticas.[4]

  • La mayoría de los que sufren de PVM no tienen síntomas. Cuando hay síntomas, éstos pueden incluir:
  • Falta de aliento, especialmente al acostarse.
  • Dolor en el pecho.
  • Cansancio extremo.
  • Palpitaciones cardíacas.
  • Tos.
  • Dificultad para respirar después de hacer ejercicio.
  • Latidos cardíacos rápidos o taquicardia (en casos excepcionales).

En la mayoría de los casos, el PVM no es un problema grave. Algunos pacientes dicen sentir palpitaciones (latidos irregulares) o dolor intenso en el pecho. Los médicos solían recomendar que algunos pacientes con PMV tomaran antibióticos antes de someterse a intervenciones dentales o de cirugía general. Los antibióticos pueden prevenir una infección de la túnica interna del corazón llamada endocarditis bacteriana. Sin embargo, la Asociación Americana del Corazón (AHA) ahora ya no recomienda que se tomen antibióticos antes de intervenciones dentales o de cirugía general, excepto si el paciente corre más riesgo de contraer endocarditis bacteriana. Según la AHA, una persona corre más riesgo de sufrir endocarditis bacteriana si tiene una prótesis valvular, si ha tenido endocarditis bacteriana antes o si tiene cierto tipo de cardiopatía congénita. Si usted tiene PMV, quizá lo mejor sería avisarle al médico si va a someterse a una intervención dental o de cirugía general, para que éste pueda determinar si los antibióticos son adecuados en su situación.

Regurgitación mitral

La regurgitación mitral también se denomina "insuficiencia mitral" o "incompetencia mitral". Es cuando la válvula mitral permite que se produzca un reflujo de sangre hacia la cavidad superior izquierda del corazón (la aurícula izquierda). La regurgitación mitral puede tomar varios años en manifestarse. Pero, si continua durante mucho tiempo, puede ocasionar un aumento de presión en los pulmones o un agrandamiento del corazón. Con el tiempo, esto producirá síntomas.
La regurgitación mitral típicamente es causada por problemas que debilitan o dañan la válvula. Las siguientes son las causas más comunes de regurgitación mitral en los adultos:

  • Daño valvular debido a haber tenido fiebre reumática en la niñez.
  • Lesión de la válvula mitral tras un ataque cardíaco.
  • Lesión de la válvula mitral debido a una infección de la túnica interna del corazón (lo que se denomina endocarditis infecciosa)

En la mayoría de los casos, los síntomas aparecen lentamente y pueden incluir:

Si sufre de regurgitación mitral, debe hablar con el médico sobre la necesidad de tomar antibióticos antes de someterse a un procedimiento dental o una intervención quirúrgica general. Estos medicamentos se administran para prevenir las infecciones de la válvula. La regurgitación mitral también puede dar lugar a insuficiencia cardíaca, ataque cerebral, latidos irregulares (arritmia) y coágulos sanguíneos en los pulmones (émbolos pulmonares).

Estenosis mitral

La estenosis mitral es un estrechamiento u obstrucción de la válvula mitral. El estrechamiento de la válvula hace que la sangre se acumule en la cavidad superior izquierda del corazón (la aurícula izquierda) en lugar de pasar a la cavidad inferior izquierda (el ventrículo izquierdo). La mayoría de los adultos con estenosis mitral típicamente sufrieron una infección denominada "fiebre reumática" cuando eran más jóvenes. La estenosis mitral también puede estar relacionada con el proceso de envejecimiento y una acumulación de calcio en el anillo que rodea la válvula en el lugar donde se encuentran la valva y el músculo cardíaco. Los casos de estenosis mitral son menores en los países desarrollados debido a los medicamentos utilizados para combatir las infecciones que causan fiebre reumática.La estenosis mitral es causada típicamente por la fiebre reumática, pero puede ser causada por cualquier enfermedad que produzca un estrechamiento de la válvula mitra. La enfermedad casi nunca es hereditaria. [5]

La mayoría de las personas con estenosis mitral no tienen síntomas. Cuando hay síntomas, éstos pueden empeorar con el ejercicio o cualquier actividad que aumente la frecuencia cardíaca. Los síntomas pueden incluir:

  • Dificultad para respirar por la noche o después de hacer ejercicio.
  • Tos que a veces produce un Esputo|esputo rosado sanguinolento.
  • Cansancio.
  • Dolor en el pecho que empeora con la actividad y desaparece con el reposo.
  • Frecuentes infecciones respiratorias tales como la bronquitis.
  • Palpitaciones cardíacas (latidos irregulares).
  • Hinchazón (edema) de los pies y los tobillos.
  • Voz ronca o áspera.

Los síntomas pueden comenzar con un episodio de fibrilación auricular. Un embarazo, una infección respiratoria, una endocarditis u otras enfermedades cardíacas también pueden originar los síntomas. La estenosis mitral puede, con el tiempo, dar lugar a una insuficiencia cardíaca, un ataque cerebral o coágulos sanguíneos en varias partes del cuerpo.

Reparación o sustitución de la válvula mitral

En enero de 2000, un equipo de médicos[6] en el Instituto Nacional de Cardiología y Cirugía Cardiovascular en La Habana, Cuba ha realizado reparación de la válvula mitral sin parar el corazón. La técnica de reparación de válvula mitral con corazón latiendo es tan seguro como la técnica de corazón parado,[7] y es la alternativa recomendada. La analogía de la técnica latiendo es similar a la reparación o sustitución de una válvula de agua de cocina sin cerrar la llave de paso de la casa.

Fuentes

  1. Carpentier A. Cardiac valve surgery--the "French correction". J Thorac Cardiovasc Surg 1983 September;86(3):323-37. Modified from A Carpentier, DH Adams, F Filsoufi (in press). Carpentier’s Techniques of Valve Reconstruction. Philadelphia: W.B. Saunders.
  2. Surgical Repair of Posterior Mitral Valve Prolapse: Implications for Guidelines and Percutaneous Repair / The Annals of Thoracic Surgery volume=89 |issue=5 pages=1385–94 / 2010 Johnston ; Gillinov ;Blackstone ;Griffin ;Stewart ;Sabik;Mihaljevic ;Svensson ;Houghtaling ;Bruce W.
  3. Hueb AC, Jatene FB, Moreira LF, Pomerantzeff PM, Kallas E, de Oliveira SA. Ventricular remodeling and mitral valve modifications in dilated cardiomyopathy: new insights from anatomic study. J Thorac Cardiovasc Surg 2002 Diciembre;124(6):1216-24.
  4. [http://www.mitralregurgitation.org/Pages/EVEREST.html Mitral Valve Prolapse, Functional MR, Cardiac Surgery, Degenerative MR, and Cardiomyopathy - Evalve, Inc
  5. Ahmad RM, Gillinov AM, McCarthy PM et al. Annular geometry and motion in human ischemic mitral regurgitation: novel assessment with three-dimensional echocardiography and computer reconstruction. Ann Thorac Surg 2004 Diciembre;78(6):2063-8.
  6. Guillermo Mojena Morfa; Julio Taín Blázquez; Ángel M. Paredes Cordero; Horacio Pérez López; Lisbeth González González
  7. Efficacy and Safety of Beating Heart Mitral Valve Replacement