Saltar a: navegación, buscar

Bronquitis

Bronquitis
Información sobre la plantilla
Bronquitisssss.jpg
Bronquitis. Es una inflamación de las vías aéreas bajas. Sucede cuando los bronquios, situados entre los pulmones, se inflaman a causa de una infección o por alguna otra causa. Según su duración y etiología, se distingue entre bronquitis aguda, de corta duración, y bronquitis crónica, de larga duración y con recaídas frecuentes.

Síntomas

  • Tos con mucosidad, a veces sanguinolenta. Si el moco de la bronquitis es verde amarillento y va acompañada de fiebre, lo más probable es que haya infección bacteriana.
  • Inflamación de los bronquios (ramificaciones de las vías aéreas entre la tráquea y los pulmones).
  • Inflamación (edema) de las paredes bronquiales.
  • Obstrucción de los alveolos.
  • Pitidos o sibilancias.
  • Burbujeo (referido al efecto sonoro que se aprecia cuando se ausculta al paciente con un estetoscopio).
  • Dificultad respiratoria.
  • Malestar general.
  • Fatiga.
  • Fiebre, usualmente baja.
  • Dificultad respiratoria agravada por el esfuerzo o una actividad leve.
  • Sibilancias.

Incluso después de que la bronquitis aguda se haya resuelto, se puede presentar una tos seca y molesta que se prolonga por varias semanas.

Causas de la bronquitis

La causa principal de la bronquitis crónica es el hábito de fumar. El humo del cigarrillo provoca esa multiplicación de células productoras de moco y ataca las células ciliadas encargadas de mover el moco hacia la boca. La inflamación de las paredes del bronquio es la irritación grande provocada por este humo. De hecho las personas que provienen de hogares fumadores tiene mayores probabilidades de desarrollar bronquitis crónica. La contaminación ambiental es el factor que le sigue en importancia al humo de cigarrillo. La polución, el polvo y los gases irritantes que hacen parte de esta contaminación atmosférica, pueden producir también bronquitis crónica esto es especialmente cierto para las grandes ciudades, en las zonas industriales.

Pruebas y exámenes

El médico auscultará los pulmones con un estetoscopio. Se pueden escuchar ruidos en los pulmones llamados estertores u otros ruidos respiratorios anormales.

  • Radiografía de tórax.
  • Las pruebas de la función pulmonar suministran información útil para elaborar el diagnóstico y el pronóstico.
  • Una oximetría de pulso ayuda a determinar la cantidad de oxígeno en la sangre. Este examen rápido e indoloro utiliza un dispositivo que se coloca en el dedo de la mano. La gasometría arterial es una medida más exacta de los niveles de oxígeno y dióxido de carbono, pero requiere una punción con aguja y es más dolorosa.
  • Se pueden tomar muestras de esputo para verificar si hay signos de inflamación o infección bacteriana.

Pronóstico

En el caso de la bronquitis aguda, los síntomas generalmente desaparecen en un período de 7 a 10 días si uno no presenta un trastorno pulmonar subyacente; sin embargo, una tos seca y molesta se puede prolongar por muchos meses.

La probabilidad de recuperación es baja en las personas con bronquitis crónica avanzada. El diagnóstico y tratamiento oportunos, junto con el hecho de dejar de fumar, mejoran significativamente la posibilidad de un buen pronóstico.

Tratamiento

No se necesitan antibióticos para la bronquitis aguda causada por un virus. La infección generalmente desaparece por sí sola al cabo de una semana. Tome las siguientes medidas para lograr algún alivio:

  • No fumar.
  • Tomr mucho líquido.
  • Descansar.
  • Tomar ácido acetilsalicílico (aspirina) o paracetamol (Tylenol) si presenta fiebre. El primero No se le debe administrar a los niños.
  • Utilizar un humidificador o vapor en el baño.

Si los síntomas no mejoran, el médico le puede recetar un inhalador para abrir las vías respiratorias si tiene sibilancias. Si el médico cree que usted tiene una infección bacteriana secundaria, le puede recetar antibióticos. La mayoría de las veces, los antibióticos no se necesitan ni se recomiendan.

En el caso de cualquier bronquitis, la medida más importante que uno puede tomar es DEJAR de fumar. Si la bronquitis se detecta de manera oportuna, se puede prevenir el daño a los pulmones.

Medicamentos para el tratamiento

Contactar a un médico para la revisión y prevención de la bronquitis
  • Broncodilatadores: Son medicamentos que actúan evitando y controlando el cierre de la pared del bronquio (broncoespasmo). Actualmente se prefiere administrarlos en Aerosoles.
  • Corticoides: También se usan como recurso en los pacientes con bronquitis crónica, pro su acción antiinlamatoria asociada con los broncodilatadores. Ejemplo: Decadrón, Celestone, Oradexon, Sherisolona, (por vía oral o inyectable) o por vía inhalatoria (Budesonida: Inflammide, B-cort, Pulmicort).
  • Mucolíticos y expectorantes: Se consideran medicamentos utilizados especialmente para activar el movimiento de los cilios y de esta manera mejora la limpieza con el pulmón. Por otro lado, ayudan a que el moco sea menos espeso y de esta forma facilitar su expulsión. Algunos son: Ambroxol Clorhidrato: Mucosalvan, Vaksan, Fluimucil, etc. Algunos vienen en mezcla con broncodilatadores.
  • Antibióticos: Son utilizados para modificar el aspecto purulento de la expectoración y mejorar en algo la tos, produciendo un alivio en los síntomas del paciente. Evitan complicaciones respiratorias mayores y previenen en algunos casos hospitalizaciones.

Posibles complicaciones

La neumonía se puede desarrollar ya sea por la bronquitis crónica o aguda. Si uno tiene bronquitis crónica, tiene mayor probabilidad de desarrollar infecciones recurrentes de las vías respiratorias. También puede desarrollar:

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si:

  • Presenta tos la mayoría de los días o tiene una tos que reaparece frecuentemente.
  • Está expectorando sangre.
  • Tiene fiebre alta o escalofrío con temblores.
  • Tiene fiebre baja durante 3 o más días.
  • Presenta moco espeso y de color verdoso, especialmente si tiene mal olor.
  • Presenta dificultad para respirar o dolor torácico.
  • Sufre una enfermedad crónica subyacente, como cardiopatía o neumopatía.

Prevención

  • No fumar.
  • Aplicar la vacuna antigripal y antineumocócica según las indicaciones de su médico.
  • Disminuir la exposición al aire contaminado.
  • Lavar las manos (y las de los niños) frecuentemente para evitar la propagación de virus y otras infecciones.

Enfermedades relacionadas

La inflamación de las vias aéreas menores, los bronquiolos, se denomina bronquiolitis, y es una infección viral muy común en niños pequeños. En un 5% de los casos, la bronquiolitis puede estar producida por bacterias. La bronquitis crónica es una de las manifestaciones clínicas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Fuentes