Dolores Alemán Céspedes

De EcuRed
Revisión a fecha de 17:36 12 abr 2011; Juanaferrer (Discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Dolores Alemán Céspedes
Información sobre la plantilla

Promotora Cultural
NombreDolores Alemán Céspedes
Nacimiento27 de junio de 1907
Santiago de Cuba,Santiago de Cuba, Bandera de Cuba Cuba
FallecimientoCaimanera, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
Otros nombresLolita
CiudadaníaCubana

Dolores Alemán Céspedes: Entre los auténticos promotores culturales que han dejado huellas bien marcadas en la cultura de su pueblo, se encuentra Dolores Alemán de Céspedes, (Lolita). Nació el 27 de junio de 1907 en la actual provincia de Santiago de Cuba, dedicó gran parte de su vida a la lucha clandestina; formó parte de organizaciones femeninas de avanzada y desde Caimanera ayudó a hacer realidad la obra cultural más grande de nuestra historia: La Revolución. Trabajó intensamente por el desarrollo de la cultura del pueblo caimanerense al que amó, y donde residió más de sesenta años. Por eso no es extraño que la combatiente continuara la lucha más difícil, la que se inició con la victoria revolucionaria.

Síntesis Biográfica

Dolores, nació el 27 de junio de 1907 junto a otras destacadas compañeras formó parte del primer Consejo de la Cultura en Caimanera fundado en mayo de 1962. Por entonces se desempeñó como responsable de teatro, tarea que cumple con dedicación inigualable. Los niños son los primeros en ocupar el tiempo de Lolita en su trabajo cultural. Muy pronto prepara un grupo de ellos y hace su primera presentación en el local que ocupaba el INRA en el pueblo. Con ingenio extraordinario improvisó un escenario con puertas y telones. En esta ocasión se apreciaron manifestaciones de teatro, danza y música, abriéndose así una cadena de presentaciones, todas preparadas y ensayadas por Lolita en su propio hogar. En sólo un año se produce en Caimanera un movimiento cultural bastante notable: ya en 1963 muchos jóvenes de ambos sexos se incorporaron a diferentes agrupaciones culturales. El auge era tal que Lolita se empeña en lograr que el cine del poblado se convierta en un teatro. Junto al entonces coordinador de cultura en el municipio, Reinaldo Toirac, hacen las gestiones de compra del local con el propietario y lograron la transacción; hecho que garantizó un ascenso en la vida cultural del pueblo. Lolita comienza su rol protagónico en los arreglos y acondicionamiento del teatro, sin excluir su labor por el vestuario de los aficionados y la preparación de los grupos para su apertura. Fue tal la entrega de Lolita en los ensayos que la inauguración contó con un brillante elenco artístico en el que sobresalió la representación de la obra de teatro Abdala, escrita por nuestro Héroe Nacional José Martí.

A partir de entonces los espectáculos culturales cobraron nuevos bríos. Ya en 1963, Dolores Alemán queda al frente del trabajo cultural en el municipio. Bajo su dirección se incrementaron notablemente las presentaciones de grupos de teatro, danza, música. Al mismo tiempo que se esmeraba en la enseñanza de la pintura y la literatura. Suceden así años de grandes éxitos en la cultura del territorio. Durante este tiempo Lolita se convierte en una embajadora de la cultura caimanerense trasladándose con los aficionados a diferentes lugares. Se ofrecieron actos en los cuartones de los centrales, en Guantánamo, Mata Abajo, Caujerí, Hatibonico, Boquerón, Jamaica, El Salvador, Santiago de Cuba y otros.

Gracias a la labor de Dolores Alemán se crearon grupos en todos los centros laborales y se desarrollaron festivales y celebraciones culturales en toda Caimanera, incluyendo las comparsas del carnaval. Mediante su tenaz gestión con la Dirección Nacional de Cultura y la Orquesta de Música Moderna. pudo dotar al municipio de instrumentos musicales.

Junto a su labor de dirección desempeña la labor instructiva, pues prepara coros, danzas y obras teatrales, algunas de las cuales participaron en festivales regionales de Guantánamo. Tal es el caso de la obra Abdala con cuya presentación obtiene premio en el Festival de Teatro en 1966. Años de abnegado trabajo caracterizaron todo el período en que Lolita pertenece al Consejo de Cultura en Caimanera. Entrega, dedicación y dinamismo son atributos inseparables de la destacada dirigente cultural.

Hasta 1967 estuvo en el Consejo Municipal de Cultura, año en que el PCC le encomienda la tarea de crear la primera Biblioteca Pública de Caimanera, donde también su presencia fue de gran significación. Supo llevar con maestría no sólo la promoción de la lectura, sino toda una serie de actividades de animación socio-cultural dentro de la institución.

En esta labor Lolita era la principal promotora de concursos de dibujos, narraciones de cuentos, exposiciones de libros, círculos de interés y otras acciones que atraían gradualmente a los niños y jóvenes, quienes fueron los principales visitantes de la biblioteca por aquel entonces.

La institución, con Dolores Alemán al frente jugó un papel importante en la vida cultural caimanerense, pues se convirtió en el centro de las actividades que en pos de la cultura del pueblo se realizaron e influyeron de manera positiva en la vinculación de los usuarios.

Lolita se erigió como una celosa guardiana del patrimonio bibliográfico de la localidad. Trabajó por su conservación y por su rescate, tratando de enriquecer constantemente los fondos de la biblioteca; por eso ella es la primera bibliógrafa de la Caimanera Revolucionaria.

Dolores Alemán de Céspedes supo ser la promotora incansable, la directora ejemplar, la instructora eficiente, en cuya labor descansó lo mejor del movimiento de artistas aficionados del territorio durante los primeros años de la Revolución, etapa en la que la vida cultural del poblado alcanzó un auge extraordinario.

Podemos decir que Lolita, representa la génesis de la masificación de la cultura en Caimanera. Con su quehacer enriqueció el acervo cultural del poblado. Ella es, sin lugar a dudas, una personalidad de la cultura caimanerense, de esas que después del último adiós quedan por siempre en el recuerdo de su pueblo.

Fuente

  • Casa de la Cultura Municipal