Nazaret

Revisión del 20:30 3 nov 2019 de Pararin (discusión | contribuciones) (Ubicación: retoque)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Ciudad de Nazaret
Información sobre la plantilla
Ciudad de Nazaret.jpg
Vista de la ciudad de Nazaret, en la que se destaca la basílica de la Anunciación.


Ciudad de Nazaret. Conocida como "La Ciudad Perdida". Es la ciudad árabe más grande de Israel. La misma es identificada con el nombre de su residente histórico más popular. Este lugar fue solamente una parada en los viajes de peregrinación que se realizaban por Galilea.

Ubicación

Nazaret: Ciudad de Asia Occidental, en el Próximo Oriente. Está situada en el Distrito Norte de Israel, al sur de la región de Galilea, en las estribaciones meridionales de los Montes del Líbano, a 10 km al norte del Monte Tabor y a 23 km al oeste del mar de Galilea.

Actualmente, es la ciudad con mayor población árabe de Israel, con unos 60.000 habitantes, un tercio de los cuales son devotos de religión cristiana y el resto, musulmanes.

Historia

El nombre de Nazaret que según los evangelios ya tenía por entonces, posiblemente deriva de נצר (natser, transcrito Nazer), como opinaba, entre otros, San Jerónimo. Diferentes derivados de este vocablo se usan en el libro de Isaias como alusión mesiánica y se traducen según el contexto como "retoño", "vástago", "rama", "flor" o "renuevo"; o como alguna conjugación de vigilar, guardar, observar, defender, rodear, preservar (del peligro) o esconder (refugiar).

Este último significado para Nazaret, podría deducirse de Isaias 65:4 y corresponde, tanto con que este versículo se refiere a que aquellos que se esconden viven entre tumbas, pues muy cerca de Nazaret y bajo el actual casco urbano estaba un cementerio muy antiguo, como con el dicho de que la familia de Jesús marchó allí para esconderse de Arquelao, hijo de Herodes, y así se cumplió lo que fue dicho por los profetas, que había de ser llamado Nazareno.

Características

Nazaret, se encuentra en una depresión, sobre colinas suaves. Toda la región se caracteriza por partes planas y pendientes ligeras, sin picos agudos ni barrancos empinados. El terreno es adecuadamente descrito como una batea alta, porque en una dirección está la llanura más baja de Esdraelon. Pero no hay manera de ocultar que Nazaret está construido en un valle y no en una montaña. Aún la aldea medieval se asentaba por debajo del nivel de la cumbre, protegida del viento. Desde 1957, el barrio judío llamado “Nazaret Illit” (Nazaret Superior” fue construido en el tope de las colinas al este de la ciudad.

Importancia

Esta ciudad es muy importante para los cristianos debido a que los años de la vida privada de Jesús transcurrieron aquí.

La misma ha sido completamente remodelada cuando se planeaba la visita papal del milenio. Nazaret entonces pasó a revelarse como un centro cultural árabe, ubicado en el centro de un país judío y la misma se encamina a ser uno de los destinos turísticos que son más que atractivos. Nazaret es una ciudad llena de historia, que posee un panorama culinario muy interesante, que en si mismo se puede clasificar como un destino.

Peregrinaciones por la ciudad sagrada

Nazaret se convirtió en una zona de reposo eclesiástico para romanos pudientes. La ciudad debía su existencia al itinerario turístico imperial un siglo antes Durante el Siglo III, el Padre de la Iglesia Orígenes conoció la historia evangélica de la ciudad de Nazaret – sin embargo no tenía una idea clara de su localización, pese a que vivía en Cesárea, apenas a 30 millas de la presente localización. Aún en la época de Orígenes, a medida que la iglesia se tornó más institucionalizada, surgió intensa rivalidad entre los patriarcas de Cesárea y Jerusalén. Esta rivalidad se resolvió solamente (a favor de Jerusalén) en Calcedonia en 451. Parte de la rivalidad se centraba en el control de los Lugares Sagrados. Por tanto, “encontrar” la ciudad perdida de Nazaret era de importancia primordial.

  • Deambulando al rescate, a comienzos del siglo IV. Vino la matrona de 80 años Helena. Preparando el encuentro inminente con su creador con un programa de “Trabajos”, efectuó una salvadora de alma peregrinación a Palestina. En la zona de Nazaret no pudo hallar nada más que un antiguo pozo – de hecho la única fuente de agua de la región (lo cual demuele la idea misma de que allí pudiera haber existido una ciudad). Sin duda animada por astutos lugareños, ella llamó al pozo “El Pozo de María”. E hizo construir una pequeña basílica encima. Convenientemente, los evangelios no dicen donde se hallaba María cuando el ángel la visitó. Así, el pozo adquirió apoyo local por la divina visita, y Nazaret adquirió su primera iglesia. Helena dejó establecido el negocio de las peregrinaciones, que nunca ha cesado.
  • Una generación después de que la emperatriz matrona hizo su recorrido, otra grande geriátrica, Lady Egeria permaneció durante años en aquella tierra, “Tierra Santa cada día más Santa”.
  • Para la quinta centuria, el supuesto sitio de Nazaret – demarcado por sus dos iglesias – se tornó un sitio clave para peregrinos píos y turísticos. Sabemos de un Piacenza que visitó en 570, de un Arculf en 638, un Wilhebald en 724, unAl Mas’udi en 943. Seewulf en 1102, como los antiguos visitantes, reportaron que solo la iglesia de la Anunciación estaba presente.

Edificaciones importantes de la ciudad de Nazaret

En 636 los ejércitos árabes asaltaron las posesiones bizantinas en Palestina, incluyendo Nazaret. Aunque permaneció una presencia cristiana en el área, estaba sujeta a restricciones y pesados impuestos. Casi cinco siglos más tarde, los cruzados ocuparon el valle y construyeron un fuerte. Sobre los cimientos del Grotto bizantino, una iglesia un poco más grande fue construida, más a tono con el obispo residente. El poblado se identifica a partir del siglo IV y desde entonces cuenta con una construcción cristiana tipo sinagoga, para conmemorar la anunciación del Arcángel Gabriel a María y acoger a los peregrinos que visitaban el lugar que consideraban sagrado y dejaban grafitos, grabados en el estuco o trazados. Ocupada por los persas en el 614 y por los árabes en el 634. Continuó siendo lugar de peregrinación. En el siglo XII tras la ocupación por los Cruzados, el príncipe normando Tancredo, lugarteniente de Godofredo de Bouillón, hizo edificar una suntuosa Catedral y elevó Nazaret a sede episcopal. El poblado fue arrasado por el sultán Baibars en 1263. Al final del siglo XVII sobre los restos de otras tres iglesias, fue construida la Iglesia Ortodoxa Griega de la Anunciación, que tiene una cripta con una surgente de agua, origen de la Fuente de María, situada en la calle principal de Nazaret y conectada a un acueducto. De acuerdo algunas tradiciones, fue en dicha fuente donde el Arcángel Gabriel se apareció por primera vez ante María. En 1620 los franciscanos consiguieron del emir druso Fakhred-Din permiso para establecerse, en los restos del antiguo santuario donde se supone vivió María por los días de la Anunciación, y lograron autorización en 1730 para edificar otra iglesia. La estructura fue ampliada en 1877 y completamente demolida en 1955, para permitir la construcción de la actual basílica, planeada por el arquitecto Giovanni Muzio, que fue consagrada en 1964 por el papa Pablo VI. Desde 1950 Israel ha erigido una nueva ciudad denominada Alta Nazaret, habitada principalmente por población judía.

Parque temático eclesiástico del medio oriente

Más de un millón de visitantes (cincuenta por ciento de los turistas que visitan Israel), llegan a Nazaret. En el centro de la ciudad, la enorme iglesia católica de la Anunciación. (Las más grandes en el Medio Oriente, construidas sobre numerosas cavernas Sobre la colina, iglesia de San José, construida sobre otras cavernas. (Casa y taller de carpintería). Cruzando la calle, Hermanas del Hospicio de Nazaret, construido sobre antiguas tumbas, una con una gigantesca puerta rodante de piedra! Carretera arriba, la iglesia Católica Griega, al pie de una antigua sinagoga.

Fuentes

  • PUIG, Armand: Jesús. Una biografía. Barcelona: Destino, 2005.
  • SANDERS, E. P.: La figura histórica de Jesús. Estella: Verbo Divino, 2000.
  • THEISSEN, Gerd, y Annette MERZ: El Jesús histórico. Salamanca: Sígueme, 2004.
  • http://www.nazaretzentroa.com