Saltar a: navegación, buscar

Una odisea del espacio (Película)

Una odisea del espacio
Información sobre la plantilla
Ciencia-ficción | Reino Unido - Estados Unidos
Error al crear miniatura: Falta archivo
Estreno1968
GuiónStanley Kubrick sobre una novela de Arthur C. Clarke
DirectorStanley Kubrick
RepartoKeir Dullea, Gary Lockwood, William Sylvester, Leonard Rossiter, Margaret Tyzack, Robert Beatty, Sean Sullivan.
PremiosCuatro nominaciones a los Oscar de 1968

Una odisea del espacio.Imprescindible obra maestra de Stanley Kubrick; quizá la primera película que nos aproximó seriamente a mirar el espacio como un mundo paralelo al nuestro, alejado de los monstruos intergalácticos que pululaban las matinés del domingo

Ficha artística

Reparto:

  • Keir Dullea (Dave Bowman)
  • Gary Lockwood (Frank Poole)
  • William Sylvester (Heywood R. Floyd)
  • Leonard Rossiter (Andrei Smyslov)
  • Margaret Tyzack (Elena)
  • Robert Beatty (Ralph Halvorsen)
  • Sean Sullivan (Bill Michaels)

Argumento

La primera secuencia de la película, para mí, grafica en pocos minutos la evolución del hombre, incluyendo como metáfora el monolito encontrado por los antropoides. Aquella barra de metal, plástico, cristal oscuro, o lo que fuere, representa la sabiduría que el hombre encontró con el paso de los años. Encontró la manera de sobrevivir y crear nuevos horizontes, como la famosa escena en que el antropoide descubre el arma para cazar y defenderse de las otras tribus, posesionándose de su territorio, limitando a los débiles a salir en busca de su propio futuro. Y es creo, la esencia de la civilización, de cómo unos cuantos pudieron evolucionar y avanzar más rápido en el uso de la tecnología; como ocurre en la actualidad. La visión de Kubrick del mundo es aterrador. Ver aquel hueso volar por los aires y convertirse en pocos segundos en una nave espacial, encierra ese deseo de utilizar lo nuevo en beneficio de muchos o de pocos. Quizá, la computadora HAL, sea otra metáfora que nos ilustra cómo las máquinas terminarán gobernando nuestras vidas, si es que debo decir que nos hemos vuelto máquinas. Y es cierto. La globalización, Internet, todos esos bellos artefactos que hacen la vida más fácil, nos aniquilará y seremos sumisos ante ellas (idea que desarrollaría James Cameron en la primera Terminator). Pero como todo en este mundo hay esperanza de empezar de nuevo, de devolver al hombre su sentido de conciencia. El niño en el útero, viajando en el espacio, es nuestra esperanza de ser humanos, de ser personas con sentimientos, que podemos vivir más cerca el uno del otro. Y Kubrick lo hizo, se adelantó a su época y nos puso en alerta de las cosas que vemos ahora. Y cada vez que escuchemos Also Spratch Zaratustra, recordemos que estamos a tiempo de volver a la esencia del hombre: la unión y la paz.

Palmarés cinematográfico

Tuvo cuatro nominaciones a los Oscar de 1968, de los cuales consiguió uno, por los mejores efectos especiales.

Enlaces externos