Saltar a: navegación, buscar

Álvaro del Portillo

Álvaro del Portillo Diez de Sollano
Información sobre la plantilla
Obispo de la Iglesia católica
15 de septiembre de 1975. - 23 de marzo de 1994.
Alvarodelportillo2.jpg
Prelado del Opus Dei
Consagración episcopal6 de enero de 1991 por Juan Pablo II.
SucesorMonseñor Javier Echevarría
Información personal
Nombre secularÁlvaro del Portillo Diez de Sollano
Nacimiento11 de marzo de 1914.
Bandera de España España
Fallecimiento23 de marzo de 1994
Ciudad del Vaticano.
EstudiosDoctor Ingeniero de Caminos y Doctor en Filosofía y en Derecho Canónico.
Escudode alvarodelportillo.png
regnare Christum volumus (Cristo reinará)
Álvaro del Portillo Diez de Sollano. Obispo español que quedó al frente del gobierno del Opus Dei a la muerte de Josemaría Escrivá de Balaguer.

Síntesis biográfica

Tercero de ocho hermanos, nace el 11 de marzo de 1914 en el seno de una familia sumamente cristiana. A 7 años de fundado el Opus Dei, decide incorporarse al mismo, hecho que ocurre en 1935. Debido a su gran inteligencia y disponibilidad, muy pronto se convierte en la ayuda más firme de Josemaría Escrivá, el fundador. Vivió con plenitud su vocación cristiana, a través de la santificación del trabajo profesional y el cumplimiento de sus deberes, desarrollando una profunda actividad apostólica, caracterizada por una sincera y leal amistad, entre sus compañeros de estudio y sus colegas de trabajo.

Doctor Ingeniero de Caminos, y Doctor en Filosofía y Letras y en Derecho Canónico es ordenado sacerdote el 25 de junio de 1944, dedicándose desde entonces enteramente al ministerio pastoral, en servicio de los miembros del Opus Dei y de todas los cristianos. En 1946 fija su residencia en Roma. Su servicio a la Iglesia se manifestó en la dedicación a los encargos que le confirió la Santa Sede como consultor de varios Dicasterios de la Curia Romana y, especialmente, mediante su activa participación en los trabajos del Concilio Vaticano II.

Desde 1975 y tras el fallecimiento de Josemaría Escrivá ,estuvo al frente del Opus Dei. El 28 de noviembre de 1982, al erigir al Opus Dei en prelatura personal, el Santo Padre Juan Pablo II le nombró Prelado del Opus Dei, y el 6 de enero de 1991 le confirió la ordenación episcopal.

Ordenación de Alvaro del Portillo
En 1985 fundó en Roma el Centro Académico Romano de la Santa Cruz, antecesor de la actual Universidad Pontificia de la Santa Cruz. Durante sus diecinueve años al frente del Opus Dei, la actividad apostólica de la Prelatura se extendió a veinte nuevos países. La labor de gobierno de Mons. Álvaro del Portillo se caracterizó por la fidelidad al Fundador y a su mensaje, y por el afán de servir a la Iglesia. Solía afirmar que el fallecimiento del Fundador del Opus Dei había supuesto el fin de la etapa fundacional, pero también el comienzo de la “etapa de la continuidad”. En este sentido, promovió e impulso personalmente numerosas iniciativas apostólicas entre personas de todos los ambientes, especialmente en favor de los más necesitados, al servicio de la sociedad, tanto en el terreno educativo y asistencial, como en el familiar.

Su fidelidad a la Iglesia se manifestó en una profunda comunión con el Papa y los obispos. Su caridad con todos, la solicitud infatigable por sus hijas e hijos en el Opus Dei, la humildad, la prudencia y la fortaleza, la alegría y la sencillez, el olvido de sí y el ardiente afán de ganar almas para Cristo, reflejado también en su lema episcopal —regnare Christum volumus!—, junto con la bondad, la serenidad y el buen humor que irradiaba su persona, son rasgos que componen el retrato de su alma.

Muerte

Juan Pablo II ante los restos de Monseñor Alvaro del Portillo‎

En la madrugada del 23 de marzo de 1994, pocas horas después de regresar de una peregrinación a Tierra Santa, donde había seguido con los pasos terrenales de Jesús, desde Nazaret al Santo Sepulcro, fallece. La mañana del día anterior había celebrado su última Misa en la iglesia del Cenáculo en Jerusalén.

Ese mismo día, el Santo Padre Juan Pablo II acudió a rezar ante sus restos, que actualmente reposan en la cripta de la iglesia prelaticia de Santa María de la Paz.

Publicaciones

Fuentes