Saltar a: navegación, buscar

Abadía Santa Maria de Villelongue

Santa Maria de Villelongue
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Monasterio)
Villelongue.jpg
Está clasificada como monumento histórico de Francia desde el año 1916
Descripción
Tipo:Monasterio
Estilo:Gótico
Localización:Saint-Martin-le-Vieil en el departamento del Aude, a medio camino entre Castelnaudary y Carcasona
Uso inicial:Monasterio
Uso actual:monumento histórico
Datos de su construcción
Inicio:1149

La abadía de Villelongue o Abadía Santa Maria de Villelongue: Es una abadía cisterciense en ruinas situada en la comuna francesa de Saint-Martin-le-Vieil en el departamento del Aude, a medio camino entre Castelnaudary y Carcasona, su origen es de un asentamiento monástico. la comunidad se establecióen 1149, formada por monjes procedentes de la abadía de Bonafont, actualmente es de propiedad privada y está clasificada como monumento histórico de Francia desde el año 1916. Villelongue, un lugar de oración y la meditación, los hombres abandonados, heridos por el tiempo poco a poco encontran su alma.

Historia

Un monje llamado Guillaume inició la construcción de la abadía en el año 1180 gracias a una donación otorgada en 1149 por la Orden del Císter. Los monjes eran originarios de la Abadía de Bonnefont de Comminges. Su máximo esplendor fue a principios del siglo XIII gracias al jefe militar de la cruzada albigense, Simón de Montfort, que recompensó a los monjes de Villelongue por su posición firme contra los cátaros, otorgándoles numerosas tierras y el pueblo de Saint-Martin-le-Vieil. Las plagas de peste asolaron el lugar en el siglo XIV, con la consecuente mortandad, provocando el inicio del declive de la abadía. Durante la Revolución francesa fue tomada por los revolucionarios aunque no saqueada completamente, conservando la mayoría de las ricas esculturas intactas contemporáneamente. Fue vendida como bien nacional a un rico médico, Guillaume Boussac, que la transformó en explotación agraria en 1791, dividiéndola en dos partes, la de las ruinas del edificio de la abadía en si por un lado, por otra parte, transformando lo que seguramente fue la antigua casa abadial en viviendas. Las dos partes no se volvieron a unir y actualmente pertenecen a propietarios diferentes. En 1916 los propietarios tomaron conciencia de la importancia cultural de la abadía de Villelongue decidiendo recuperar y mantener las partes más antiguas. También este mismo año obtiene la clasificación como monumento histórico.


Curiosidad histórica

En 1916 es clasificada la abadía por los monumentos históricos; en 1963 el Dr. André Eloffe, cuya familia aún vive en lugares adquiere la abadía y comienza las primeras tareas de respaldo. 1985 la familia participó en la fundación de la Asociación de Amigos de la Abadía de Villelongue, cuyos objetivos son dar a la historia de la abadía y participar en su restauración.

"Long resueltamente cerrados, Villelongue por lo tanto se ha convertido hacia el exterior y se comprometió a salvaguardar sus recursos, mientras que la gestión para mantener su carácter íntimo. Este es uno de sus principales encantos. "

Sin embargo las dificultades de la misma surgen con los estragos de la muerte Negro, las guerras religiosas y, por último, el sistema de Commende. Una larga decadencia comienza dominio mal administrada, financia la pérdida, descuidado espiritual. Cuando llega la Revolución, sólo hay tres monjes de una abadía en ruinas que los revolucionarios, el abandono y la falta de mantenimiento ya han hecho su trabajo. La abadía y todas sus tierras se dispersan y se venden como bien nacional en 1791.

Arquitectura

La abadía se caracteriza por sus ricas y bellas esculturas, representando formas humanas o animales lo que, según la regla de San Bernardo, estaba formalmente prohibido a fin de no perturbar a los monjes en sus oraciones. La iglesia y la sala capitular datan de finales del siglo XII. El claustro posee capiteles muy trabajados, típicos de lo que se llama el gótico meridional del Languedoc de los siglos XIII y XIV; se puede observar esculpida una cabeza del diablo en uno de las esquinas del claustro, y otra sobre la escalera que conduce al campanario.

Restauración

A partir del siglo XVI el monasterio entró en decadencia y los abades eran comendatarios. En 1648, Cécile Noé nombrada abadesa de Rieunette, tratando de restaurar la vida monástica en la abadía, pero los edificios fueron nuevamente destruida en 1654 por los que no quieren regresar propiedad tomada ochenta años antes. Permanentemente instalado en la ciudad de Carcassonne, la comunidad está experimentando un lento descenso hasta 1761, cuando, por decisión del obispo de Carcasona, la eliminación de la abadía se pronuncia; religiosa se transfieren al priorato Bernardo Lombez. Con la Revolución terminó la vida del centro monástico, en 1791 se pusieron a la venta las propiedades de Villelongue y Compagnes.Tras pasar por varias manos, en 1963 es adquirido por el actual propietario y se hacen trabajos de restauración. Comenzó a revivir el lugar y desde su apertura en 1998, vio una pequeña comunidad en la oración y el trabajo, dando la bienvenida a todos los visitantes años que deseen descubrir la arquitectura cisterciense y el patrimonio canto gregoriano, y los cristianos que quieran hacer un descanso espiritual y participar en las oficinas monásticas.

Fuentes