Absceso de la médula espinal

Absceso de la médula espinal
Información sobre la plantilla
Rra.jpeg
Concepto:Hinchazón e irritación (inflamación) y acumulación de material infectado (pus) alrededor de la médula espinal.

Absceso de la médula espinal. Infección que ocurre dentro de la columna vertebral. Este tipo de absceso en sí es muy poco común. Un absceso de la columna generalmente ocurre como un absceso epidural.

Formación

El pus se forma como una acumulación de:

El pus generalmente se encuentra cubierto por un revestimiento o membrana que se forma alrededor de los bordes. La acumulación de pus ejerce presión sobre la médula espinal.

La infección generalmente se debe a bacterias y a menudo es causada por una infección por estafilococos que se disemina a través de la columna vertebral. Puede ser causada por tuberculosis en algunas áreas del mundo, pero no es tan común en la actualidad como lo fue en el pasado. En algunos casos raros, la infección puede deberse a un hongo.

Factores de riesgos

  • Lesiones o traumatismos en la espalda, incluyendo lesiones menores.
  • Forúnculos en la piel, especialmente en la espalda o el cuero cabelludo.
  • Complicación de una punción lumbar o una cirugía en la espalda.
  • Diseminación de cualquier infección a través del torrente sanguíneo proveniente de otra parte del cuerpo (bacteriemia).

La infección inicial frecuentemente comienza en el hueso (osteomielitis). La infección ósea puede provocar la formación de un absceso epidural, el cual se agranda y comprime la médula espinal.

La infección puede diseminarse a la médula misma. El trastorno es poco común, pero es potencialmente mortal.

Síntomas

  • Escalofríos.
  • Fiebre.
  • Pérdida del control de esfínteres.
  • Pérdida del movimiento de un área del cuerpo por debajo del absceso.
  • Pérdida de la sensibilidad de un área del cuerpo por debajo del absceso.
  • Lumbago, con frecuencia leve, pero que empeora lentamente.
  • Se irradia de manera característica a la cadera, la pierna o los pies.
  • Puede extenderse a los hombros, los brazos o las manos.
  • Impotencia masculina.
  • Dolor de espalda intenso.

Signos

-Un examen físico con frecuencia revela sensibilidad sobre la columna vertebral y puede mostrar signos de:

  • Compresión de la médula espinal.
  • Parálisis de la parte inferior del cuerpo (paraplejía) o de todo el tronco, los brazos y las piernas (cuadriplejía).
  • Cambios en la sensibilidad por debajo del área comprometida.

La magnitud de pérdida neurológica depende de la localización de la lesión en columna y de qué tanto esté comprimiendo la médula espinal.

Exámenes

  • Tomografía computarizada de la columna.
  • Drenaje del absceso.
  • Cultivo y tinción de Gram del material del absceso.
  • Análisis del líquido cefalorraquídeo.
  • Resonancia magnética de la columna.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son aliviar la compresión de la médula espinal y curar la infección:

  • Algunas veces, se recomienda la descompresión quirúrgica de urgencia para aliviar la presión. La cirugía se llama laminectomía. Este procedimiento implica extirpar parte del hueso de la columna y drenar el absceso, aunque algunas veces no es posible drenarlo totalmente.
  • Se prescriben medicamentos para eliminar la infección. Esto puede incluir una combinación de antibióticos.
  • En ocasiones, se pueden prescribir corticosteroides para reducir la hinchazón y la compresión sobre la médula espinal.

Complicaciones

El absceso puede ya sea lesionar la médula espinal por presión directa o puede interrumpir su riego sanguíneo:

  • Dolor de espalda prolongado (crónico).
  • Pérdida del control de la vejiga y los intestinos.
  • Pérdida de la sensibilidad.
  • Impotencia masculina.
  • Debilidad, parálisis.

Prevención

El tratamiento completo de los furúnculos, la tuberculosis y otras infecciones disminuye el riesgo. Es posible que las personas con endocarditis o cardiopatías congénitas necesiten tomar antibióticos preventivos antes de someterse a procedimientos dentales u otros procedimientos orales.

Pronóstico

Una persona después del tratamiento puede variar. Algunas se recuperan por completo. Un absceso de la médula espinal que no recibe tratamiento puede llevar a una compresión de la médula espinal. Esto puede causar parálisis grave y permanente, al igual que pérdida neurológica, y puede ser mortal. Si el absceso no se drena por completo, puede retornar o causar cicatrización en la médula espinal.

Fuentes