Saltar a: navegación, buscar

Agapito González Montanaro

Agapito González Montanaro
Información sobre la plantilla
Agapito González Montanaro.jpeg
Fundador de la Milicia Nacional Revolucionaria.
NombreAgapito González Montanaro
Nacimiento25 de marzo de 1926
San Antonio de las Vegas, La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento30 de marzo de 1963
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteheridas de balas envenedadas.
NacionalidadCubana
PadresJuan González y Aurora Montanarros.

Agapito González Montanaro. Campesino humilde, revolucionario, luchador incansable y combatiente íntegro que nos legó su ejemplo e integridad.

Síntesis biográfica

Nació en la finca El Añil en Río Blanco, San Antonio de las Vegas, el 25 de marzo de 1926. Fueron sus padres Juan González y Aurora Montanarros. De origen humilde y campesino.

Otras etapas de su vida

Era un hombre de ideas revolucionarias. Desarrolló diversas actividades políticas en la comunidad de Río Blanco y participó en actividades clandestinas en contra de la tiranía de Batista.

Ya con el triunfo de la Revolución fue coordinador de los Comité de Defensa de la Revolución. Fundador de la Milicia Nacional Revolucionaria, integró los Batallones 178 y 141 y formó parte de la Unidad Militar 1922.

Muerte

Su proceder revolucionario lo convirtió en comunista peligroso para los enemigos de la Revolución que dando cumplimiento a su sed de venganza y a las órdenes recibidas a través de Radio Swan, se personaron en las casa. De manera traicionera e indiscriminada los asesinos ametrallaron la modesta casa. La oscuridad fue cómplice del crimen cometido por la banda del Indio Cardo (Daniel) contra el humilde campesino, la joven esposa y su única hija de 12 años de edad.

Agapito sacó su escopeta e hizo dos disparos que no recibieron respuesta, por lo que se puso a tratar de salvar el arroz cosechado recientemente para el sostén de la familia, cuando aquellos asesinos apretaron los gatillos de sus armas y arremetieron contra el campesino.

Las llamas devoraron el guano y las paredes de tabla de palma se redujeron a cenizas; aquella madrugada del 10 de enero de 1963 Agapito fue herido de gravedad.

Al caer herido dijo una frase entonces incomprendida para su hija de 12 años…. Me han matado…
Imagen del martir.

Consciente ya de lo que pasaba pidió que sacaran la bandera cubana y su uniforme de miliciano e imploró ¡Que no se quemen! Y dejó a su heredera este mensaje: ¡Preferiría que estés muerta, antes que traicionar a la Revolución!

De ahí fue trasladado al Hospital Nacional y convaleciente en el mismo, recibió una gran emoción cuando allí se personó el General de Ejército Raúl Castro Ruz, como muestra de que la Revolución no olvida a sus héroes cuando estos cumplen con su deber.

La fortaleza física de aquel hombre de campo le permitió prolongar su vida dos meses y veinte días; pero el veneno que pusieron en las balas minó el interior de su cuerpo y el final de su vida fue indetenible.

Murió el 30 de marzo de 1963, a los 37 años de edad. Declaró, a un periodista que lo había visitado días antes de su muerte, las siguientes palabras:

"Las heridas se curan, la casa vuelve a levantarse y la Revolución no la detienen ni con tiritos ni quemas"

Véase también

Fuentes

  • Daniel Martínez Quintanal, historiador del municipio.
  • Maritza Sutil, investigadora Biblioteca Municipal