Saltar a: navegación, buscar

Alcoholismo en los adolescentes

Alcoholismo en los adolescentes
Información sobre la plantilla
Alcoholismo en los adolescentes. La edad más vulnerable a las adicciones, es la adolescencia, toda la adolescencia.

Breves apuntes históricos

El abuso del alcohol fue reconocido desde épocas anteriores como un problema social, es el hábito tóxico más extendido en el mundo. En el año 1849 el sueco Magnus Huss le puso el término de alcoholismo a esta toxicomanía. La primera definición hecha por Jellinek fue: Todo uso de bebidas alcohólicas que cause daño de cualquier tipo al individuo, a la sociedad, o a los dos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1976 con el término "síndrome de dependencia del alcohol (SDA) plantea: el alcoholismo es un trastorno conductual crónico manifestado por ingestas repetidas de alcohol, excesivas, respecto a las normas dietéticas y sociales de la comunidad y acaban interfiriendo la salud o las funciones económicas y sociales del bebedor.

Efectos del alcoholismo en los adolescentes

La mayoría de los adolescentes han consumido alcohol por lo menos una vez en su vida y, quizá, haya tomado de más en alguna ocasión. Esto puede ser normal, pues el que un adolescente tome bebidas alcohólicas son caracteres típicos de su edad, al igual que lo son los conflictos generacionales, la confrontación de ideas y actitudes, y todo lo típico de esa edad. Pero cuando el joven lo hace con frecuencia y sin medida, y su vida se ve afectada en términos de su desempeño y calidad, entonces es ya un adolescente alcohólico.

Características de un adolescente alcohólico

Las características de un adolescente alcohólico, además de todas las comunes a todas las personas, son:

  • Rápida baja en las calificaciones.
  • Altibajos emocionales.
  • Separación notoria de las actividades familiares o de sus quehaceres.
  • Cambio negativo en su higiene y aspecto personal.
  • Deseo de aislamiento.
  • Actividad defensiva y una tendencia a responder agresivamente a la menor provocación.

El alcohol y el cerebro de los adolescentes

El cerebro de los adolescentes, que no está totalmente desarrollado, puede sufrir daños aún más severos que el de los adultos. Existe evidencia de que la corteza cerebral y el hipocampo de los adolescentes que consumen alcohol sufren daños significativos. El hipocampo es una de las más importantes regiones del cerebro relacionadas con la memoria. Experimentos llevados a cabo con ratas sugieren que en los cerebros jóvenes, aún no completamente desarrollados como el de los adolescentes, el daño causado por el alcohol a la corteza cerebral puede ser más del doble del sufrido por el cerebro de los adultos. La corteza cerebral es la región del cerebro donde se llevan a cabo la mayor parte de las funciones de alto nivel del cerebro, entre ellas el habla.

Agrava la situación el hecho de que una de las regiones afectadas por el alcohol es el lóbulo frontal del cerebro. Durante la adolescencia estas regiones, que tienen a cargo el control de impulsos y la planificación de nuestras acciones, pasan por grandes cambios y sus conexiones se modifican a medida que el o la adolescente aprende las diversas destrezas relacionadas con la toma de decisiones. El consumo de alcohol en la adolescencia afecta estas regiones que son esenciales para el autocontrol, de modo tal que hace más fácil que se llegue al alcoholismo. De hecho, se estima que el 40 por ciento de las personas que comienzan a beber antes de los quince años de edad se convertirán en dependientes del alcohol en algún momento de su vida. Esta es una proporción alrededor de cuatro veces mayor que la de las personas que comienzan a beber al llegar a los 21 años de edad.

Características que pueden contribuir al consumo del alcohol en los adolescentes

Algunas características propias de esta etapa del desarrollo que pueden contribuir a la vulnerabilidad de este grupo poblacional para el consumo de alcohol.

  • Curiosidad (necesidad de experimentar)
  • Presión del grupo
  • Desafío a la sociedad
  • Agresión a los padres
  • Pérdidas afectivas.

Motivos que pueden llevar al consumo de alcohol

  • Camino fácil y rápido para sentirse bien.
  • Un modo de ganar aceptación entre sus iguales.
  • Satisfacer la curiosidad sobre los efectos del consumo de alcohol.
  • Expresar independencia y a veces hostilidad.
  • Uso recreacional.

Fuente

González Menéndez. El alcohol y su atención específica. Ciudad Habana: Editorial Ciencias Médicas; 1992.

Colectivo de Autores, Lineamientos generales para abordar las adicciones. Ministerio de Salud Pública, MINSAP, 2003

Enlaces Externos.

Sitio Joven Club de Computación y Electrónica Cauto Cristo