Saltar a: navegación, buscar

Alejandro Ferrás Pelicer

Alejandro Ferrás Pelicer
Información sobre la plantilla
Nacimiento12 de diciembre de 1921
Gibara, Holguín, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana

Alejandro Ferrás Pelicer. Revolucionario cubano que participó y sobrevivió al histórico Asalto al Cuartel Moncada.

Biografía

Nacido el 12 de diciembre de 1921 en Gibara, antigua provincia Oriente. En la etapa de su adolescencia comenzó a darse cuenta de las injusticias existentes en Cuba, y desde su temprana juventud pudo percatarse de la falsedad de las propuestas de los gobiernos de turno. Él es uno de los sobrevivientes del asalto al Cuartel Moncada.

Conociendo a Fidel

”Se unieron con Fidel, con el ánimo de derrocar la tiranía batistiana y acabar con las injusticias en este país. Desde el primer momento en que contactaron con él, les habló de una revolución, de la lucha armada y de la preparación de una lucha revolucionaria para poder cambiar los sistemas político, económico y social imperantes. Claro, siempre les alertó que tras triunfar la Revolución tendrían que seguir batallando para alcanzar la libertad de los pueblos de América Latina, y en primer lugar de Puerto Rico, la nación más castigada en esa época, y posteriormente África y Asia”, dijo el combatiente. Dada la importancia de la acción , ninguno de los asaltantes conocía la fortaleza a la cual debían asaltar hasta que se les emplazaron, para evitar una delación: ”Siempre les informaron que era una reunión en Varadero, por lo que debian decirles a sus familiares que tardarían unos dos o tres días en volver a La Habana, para de esa forma no despertar sospechas(….). Cuando arriban a Santiago, en horas de la tarde del 25 de julio, se instalaron en una casa de huéspedes situada a un costado de la clínica Los Ángeles. Luego les permitieron participar en los carnavales, pero no podían ingerir ningún tipo de bebida alcohólica, a las 10:00pm, Renato Guitart y Abel Santamaría Cuadrado vinieron a recogerlos en un auto para transportarlos a la Granjita Siboney. El lugar estaba lleno colchones por todas partes y había cierto desorden, pero al menos pudieron descansar y tomar leche, a pesar de la tensión existente. A medida que pasaba el tiempo se iban incorporaban cada vez más personas".

Fuentes