Saltar a: navegación, buscar

Alonso Vázquez

Alonso Vázquez
Información sobre la plantilla
Virgen-del-pozo-santo2.jpg
La Virgen del Valle o del Pozo Santo
Nacimiento1564
Ronda, Bandera de España España
Fallecimiento1608
México, Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
OcupaciónPintor

Alonso Vázquez. (Ronda, 1564-México, 1608). Pintor renacentista sevillano. Su estilo se enmarca dentro de la corriente manierista.

Historia

Estudió en Córdoba con Pablo de Céspedes y con César de Arbasia. Fue buen amigo de Pacheco, el suegro de Velázquez. En 1603 se trasladó a México como pintor de la corte del virrey marqués de Montesclaros, aquí ejerció hasta su muerte en 1608. Introdujo novedades y maneras distintas de las que las tablas de Marten de Vos dejaran y Baltazar de Echave Orio cultivara por entonces, en este sentido se considera un pintor de gran significación para la producción novohispana. La universidad y el palacio tuvieron obras suyas.

Obra

En el libro Renacimiento en México, su autor, Guillermo Tovar de Teresa, escribe acerca de la obra pictórica de Alonso: ¨presidió ese amaneramiento de fin del siglo y fin de rafaelismo; persiste en el miguelangelismo por su tendencia a pintar cuerpos enormes y musculosos. Su pintura es un tanto teatral y su preocupación está del lado de la forma, de los escorzos exagerados, de un dramatismo un tanto vano y asuntos espectaculares. Sus ropajes… no se pegan a los cuerpos sino que tienen movimiento propio, aunque artificial, pues se quedan suspendidos a pesar de que son espesos y abundantes. Su colorido es vivo y su luz convencional. Pero es buen dibujante y buen anatomista, sabe componer escenas, iluminarlas y colorarlas con gran artificio.¨

1590. Resurrección, San Cristóbal y San Martín y el Mendigo. Iglesia de Santa Ana del barrio de Triana, Sevilla. Estas obras son descritas por Guillermo Tovar de Teresa: ¨En la Resurrección se advierte un Cristo bendiciente, semidesnudo, bien trazado y tres corpulentos guardias yacentes a los pies del sepulcro. El San Cristóbal, barbado y musculoso, lleva en el cuello el Niño Dios de una manera increíble; el detalle naturalista no podía faltar; a sus pies aparece un loro. El San Martín y el Mendigo es una obra muy bella: San Martín sobre un espléndido caballo, sostiene la espada con la que corta su capa para dársela al mendigo; al fondo de los pies del caballo, cosa curiosa, aparece un perro.¨

1593. Retablo de Nuestra Señora de Puebla para la catedral de Sevilla.

1598. Colaboró junto con Martínez Montañez, Vasco de Pereira y Francisco de Pacheco en la hechura del famoso túmulo funerario erigido en Sevilla por la muerte de Felipe II.

1599. Inició el retablo de Santa Isabel en Marchena, obra completada por Roelas.

1600. Junto con Pacheco hizo las pinturas del claustro de La Merced, en Sevilla.

1601-1602. Retablo de la iglesia de Las Cinco Llagas, en Sevilla.

1603. Comenzó El Tránsito de San Hermenegildo que se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, obra que fue concluida por Juan de Uceda, al trasladarse Alonso Vázquez a Nueva España. Óleo sobre lienzo de grandes dimensiones, 492 x 340 cm. Obra encargada como glosa a San Hermenegildo para el altar de la sala del Cardenal en el Hospital de las Cinco Llagas de Sevilla.

Según Sariñana, en Llanto del Occidente (1666), la capilla del palacio ostentaba una pintura hecha por Alonso Vázquez titulada El Martirio de Santa Margarita.

En la obra El Palacio Nacional, editada por la Secretaría de Obras Públicas, está documentado que Alonso Vázquez realizó un retablo para la capilla de las Casas Reales y otro para la Real Universidad de México en 1606.

Se le atribuye el San Sebastián del desaparecido retablo de El Perdón de la catedral de México, así como la Última Cena que se halla en el Museo de Bellas Artes de Sevilla y que procede del refectorio de la Cartuja de Santa María de las Cuevas. Igualmente, una Adoración de los Reyes y diversos santos a la Sagrada Familia, localizada en la colección Cepeda de Palma del Condado.

Atribuible a Alonso Vázquez es también la obra La Virgen del Valle o del Pozo Santo que pertenece al retablo dedicado a la Asunción de la Virgen, procedente de la colección del deán López Cepero, que la dejó para la Catedral de Sevilla. Expuesta actualmente en la sacristía de los cálices, su título se debe al milagro, representado a los pies de la figura de la Virgen, en que un niño que había caído a un pozo, emerge milagrosamente de él. La figura de la Virgen está rodeada de ángeles, y presenta al Niño al que mira con los ojos bajos. La sobriedad del colorido y la serenidad de la composición dan a esta obra un aspecto manierista indudable. Fue tribuida antes a Francisco de Pacheco y a Pablo de Céspedes.

Enlaces externos

Fuente

  • Guillermo Tovar de Teresa. Alonso Vázquez. En: Renacimiento en México. 1982. P 162-164