Saltar a: navegación, buscar

Baltazar de Echave Orio

Baltazar de Echave Orio
Información sobre la plantilla
Baltazardeechaveorio.jpg
Nacimiento1558
Zumaya, Guipúzcoa, País Vasco
OcupaciónPintor
CónyugeIsabel de Ibía

Baltazar de Echave Orio. Representante del apogeo del último momento del Renacimiento en México. Pintor, escritor y hombre de leyes. Se le dio el nombre de "El Viejo" para diferenciarlo de otro pintor más joven, hijo suyo, al que se le llamaba Baltasar de Echave, "El Joven". Junto a Alonso Vázquez, es uno de los grandes maestros que impondrán su estilo sobre sus contemporáneos, se les considera fundadores de la pintura mejicano española. Pertenece a la generación posterior al grupo de artistas que se forma en torno a Simón Pereyns y Andrés de la Concha. En 1606 fue oidor de la Real Audiencia de Méjico.

Historia

Baltazar de Echave es, escribe Guillermo Tovar de Teresa, ¨prolífico artista que realizó múltiples trabajos de los cuales han subsistido muestras suficientes como para advertir su peculiar estilo y su gran talento… además de pintor era escritor y gran señor; hombre culto y refinado, nos permite entrever en su obra su carácter señorial.¨

Nació en 1558. Natural de Zumaya, en Guipúzcoa, País Vasco. Contrajo matrimonio con Isabel de Ibía, hija de Francisco de Zumaya, el 9 de diciembre de 1582. Llegó a México en 1580, donde vivió y trabajó durante 40 años.

Se dice que su paso por Sevilla debió definir su personalidad artística, debido a la influencia que sobre él deben haber ejercido las pinturas flamencas que llegaban a esa ciudad y el conocimiento de las obras de artistas como Vargas, Campaña, entre otros. En él se advierte la influencia del manierismo italiano representado por Morandini, Santo Di Tito y Ligozzi, corriente que predomina en la pintura novohispana de principios del siglo XVII. A Baltazar de Echave se le considera un manierista con toques de barroco. De él se afirma que creó una nueva doctrina en el arte mejicano, que rompió con los cánones de la imitación de la pintura europea, que introdujo nuevos elementos y variadas cualidades en la ciencia de la composición, lo cual incluía buen dibujo, notable colorido, perspectiva exacta, propiedad de los tipos y suntuosa riqueza y elegancia en los paños.

Su fama llegó a equipararse con la de sus contemporáneos, Juan de Juanes, Zurbarán, Alonso Cano y Murillo.

Murió hacia 1620.

Obra

Autor de los Discursos sobre la antigüedad de la lengua cantabra vascongada, impreso por Enrico Martínez en 1607.

1590. Contrata junto a su suegro, Francisco de Zumaya, la elaboración del retablo mayor de la catedral vieja de Puebla, que había comenzado y dejado inconcluso a su muerte Simón Pereyns, además de otro retablo dedicado a San Miguel Arcángel.

1595. Retablo de La Profesa. De él proceden las pinturas La Oración en el Huerto y La Adoración de los Reyes, en las que se advierte el italianismo de su autor. El ángel de la Oración en el Huerto es del tipo de manierismo flamenco-italianizante de Marten de Vos. De este retablo proceden Los Martirios que se encuentran en la Pinacoteca de San Diego. Guillermo Tovar de Teresa describe estas composiciones como ¨…muy sobrias, de colorido muy rico y acendrado espíritu religioso… A pesar de que los personajes son acusadamente renacentistas, el espíritu escenográfico ilustrativo de las dos obras, el realismo –una mosca se halla pintada en el hombro de un soldado-, es más bien barroco. Se trata de dos pinturas que hacen propaganda del martirio; son dos apologías pictóricas perfectamente identificadas con el espíritu de la contrarreforma.¨

1596. Realiza estatuas, máscaras y un escudo del Santo Oficio para el Auto de Fe llevado a cabo en ese mismo año.

Las obras del retablo de la iglesia de Santiago Tlatelolco eran 16, pero quedaron dispersas cuando la iglesia fue convertida en bodega. Se afirma que tres tablas que se encuentran en el museo de Guadalajara pertenecieron a este retablo, ellas representan la Estigmatización de San Francisco, Resurrección y la Visión de Cristo del Apocalipsis.

En opinión de varios autores, las diez pinturas del retablo de Xochimilco, realizadas entre finales del XVI y principios del XVII, que representan escenas de la vida de Cristo y de la Virgen son obra de Baltazar de Echave: La Anunciación, La Adoración de los Pastores, La Adoración de los Reyes, La Presentación en el Templo, El Pentecostés, La Resurrección, La Ascensión y La Asunción, además de dos pequeñas tablas: Santa María Egipciaca y Santa María Magdalena.

Igualmente, se afirma probable que las pinturas de Tlamanalco tengan por autor a Echave: La Anunciación, La Adoración de los Pastores y la Presentación en el Templo. La primera se encuentra en Amecameca y las otras dos en la iglesia franciscana.

En la catedral de México se halla una Flagelación firmada por Baltazar, sobre la que Guillermo Tovar de Teresa expresa: … las figuras de los arcángeles son las mismas de toda la obra echaviana, el desnudo del Cristo es un poco plano pero el rostro es magnífico. El retrato del donante es también magnífico.¨

Fuentes

  • Guillermo Tovar de Teresa. Baltazar de Echave Orio. En: Renacimiento en México. 1982. P 152-161

Enlaces externos