Amelita Vargas

Amelita Vargas
Información sobre la plantilla
Amelita.1jpg.jpg
La Reina del Mambo
NombreVargas Ipaneca, Amelia Graciela
Nacimiento16 de enero de 1928[1]
barrio de El Vedado,
ciudad de La Habana,
República de Cuba Bandera de Cuba
Fallecimiento21 de abril de 2019 (91 años)[1]
ciudad de Buenos Aires,
República Argentina Bandera de Argentina
Nacionalidadcubana
Ocupaciónactriz, cantante, vedette y bailarina

Amelita Vargas (La Habana, 16 de enero de 1928 - Buenos Aires, 21 de abril de 2019) fue una actriz, cantante, vedette y bailarina cubanoargentina.[1]

En su época fue conocida como La Reina del Mambo.

Síntesis biográfica

Sus padres se llamaban Armando Vargas (que era joyero y tenía un negocio en El Vedado) y Consuelo.

Desde muy niña, Vargas prefirió el baile, el canto y la actuación antes que los juegos o la escuela. Lo que más la animaba del colegio era el uniforme por sus colores y su estilo. A los doce años de edad un tío cedió a sus ruegos y rentó un vestido de una tienda de disfraces y en vez de acompañarla a la escuela, ese día la llevó a presentarse a La Corte Suprema del Arte, donde no ganó el primer lugar, pero fue el impulso que necesitaba para terminar de darse cuenta de que su suerte estaba echada y que su vida la deseaba encaminar en el mundo del arte.

Empezó a bailar a los 13 años de edad (en 1938), aprendiendo con el joven Chano Pozo (1915-1948), de 23 años, percusionista y aficionado al mambo, que más adelante seguiría su carrera en Estados Unidos.

Trayectoria artística

En 1941, un productor cubano la «descubrió» en La Habana, y le propuso a su madre que la llevara a la Ciudad de México, donde la niña actuaría durante quince días en el Casino de Cuba de esa ciudad. Como tenía solo 16 años, consiguieron corregir el año de su nacimiento en el pasaporte (aparecía 1925 en vez de 1928).[1] Su mayor y mejor cómplice fue su madre, Consuelo de Vargas, quien ―después de convencer a su esposo, Armando Vargas― se embarcó con la adolescente hacia México.

Después, el mismo productor la hizo trabajar en El Patio del DF, el club de espectáculos más importante de ese país, donde actuó junto a astros como el actor cómico Cantinflas (Mario Moreno) y el tenor Pedro Vargas. Vargas, de 16 años, trabajó junto con otra cubana menor de edad ―de apenas 12 años―: Ninón Sevilla (Emelia Pérez Castellanos, La Habana, 10 de noviembre de 1929 - Ciudad de México, 1 de enero de 2015).[2]

En Estados Unidos

Amelita Vargas bailando como vedette.

En 1942, acompañada siempre de su madre, Amelita decidió probar suerte en la ciudad de San Francisco (California). Por eso, después de algunas gestiones con empresarios mexicanos que manejaban a sus estrellas en este país, se presentó en el Club Copacabana, y luego en el Club Moderne de la misma ciudad, donde después de unos meses se convirtió en la estrella del lugar por la gran afinidad del publico con la simpatía, los cantos y bailes de la naciente vedette.

Era demasiado inquieta para solo ir cada día al Moderne a cantar y bailar rumba, por eso aprovechó su cercanía a Hollywood para tomar clases de actuación, perfeccionar el canto y el baile y de esa manera participar en diferentes castings cinematográficos, su sueño dorado. Una revista de la época, Hollywood Cheesecake, declaró que sus piernas eran las más hermosas entre las jóvenes del medio

En uno de sus regresos a La Habana actuó en el cabaret Cubanacán ―junto al actor cómico Luis Ibáñez, la "escultural mulata" cantante y bailarina Mercedes Blanco, los músicos Margot Pozo, Carlos Ponce y el Sexteto de Baracoa―.[3] En 1943, Eliseo Grenet organizó el primer concurso de congas en el Cubanacán, donde Amelita Vargas obtuvo el segundo lugar.[3]

Lo más importante de su carrera artística en Estados Unidos fue su participación como bailarina en la película policial-dramática Misión secreta (Perilous holiday) ―protagonizada por Alan Hale, Pat O'Brien y Ruth Warrick―, dirigida por Edward H. Griffith, que se estrenó el 21 de marzo de 1946.

En Argentina

Amelita Vargas luego partió a la Argentina, una plaza de mucha menos competencia que Estados Unidos. En Buenos Aires debutó en el Teatro Nacional con la pieza ¡Se acabó el jabón!, con la que consiguió el éxito de inmediato y se abrió las puertas del cine porteño.

El diablo en el cuerpo (1947), de Carlos Hugo Christensen, sería su debut cinematográfico argentino, en compañía de Susana Freyre.

Mario Soffici la reclutó en 1948 para un papel importante en La secta del trébol. Carlos Schlieper, en 1950, para tomar parte en dos comedias de gran éxito, Arroz con leche y Cuando besa mi marido.

En los años 1950, el cineasta Enrique Carreras ―fundador de la productora General Belgrano― la contrató y la convirtió en la gran figura de esa empresa, con el cual obtuvo triunfos en comedias junto al actor Alfredo Barbieri.

En ese tiempo ―cuando era figura de teatros de revistas (como el Maipo y El Nacional) y de la radiofonía―, Juan Duarte, hermano de Eva Perón y secretario privado de Juan Domingo Perón) logró evitar que su espectáculo picaresco fuera censurado por razones de «moral pública». Sin embargo ―según comentaría Amelita Vargas años más tarde―, el político fracasó en su intento de seducirla.[4]

Para 1960 rodó La procesión, que representó a la Argentina en el Festival Internacional de Cine de Cannes. En 1964 participó en Cleopatra era Cándida, protagonizada por Niní Marshall (representando su personaje de Cándida) y Juan Verdaguer.

Paralelamente prosiguió su carrera de bailarina y cantante, como vedette en teatros de revista y en espectáculos de «music hall».

En esa época, la actriz visitaba casi todos los años La Habana, donde residía su familia.[5]

A mediados de los años 1960 se retiró de la actuación, pero en 1970 el comediante Antonio Gasalla la llamó para realizar otro espectáculo de revista musical. Junto a la cubana Blanquita Amaro actuó en 1978 sobre antiguos temas de sus exitosas carreras argentinas.[6] Posteriormente actuó en la comedia La obertura (1976), de Julio Saraceni.

En 1999, con 71 años, tuvo una participación especial (como ella misma) en la telenovela Muñeca brava, protagonizada por Natalia Oreiro.[7]

En 2005, fue homenajeada por el Museo de Cine Porteño junto a Mirtha Legrand, Amelia Bence y Elsa Daniel. Amelita Vargas está considerada como una de las glorias del espectáculo argentino y siempre se mostró orgullosa de la cultura del país austral, su patria de adopción.

Amelita Vargas en 2013

Fallecimiento

A fines de marzo fue internada en el Sanatorio Colegiales, en la ciudad de Buenos Aires, donde falleció el domingo 21 de abril de 2019, a los 91 años.

El lunes 22 de abril de 2019 fue despedida en el Panteón de Actores del Cementerio de Chacarita (Buenos Aires).[8]

Filmografía

  • 1946: Misión secreta (Perilous holiday: ‘fin de semana peligroso’), filmada en Hollywood (California).
  • 1947: Con el diablo en el cuerpo.
  • 1947: La secta del trébol.
  • 1948: Novio, marido y amante.
  • 1949: Miguitas en la cama.
  • 1949: Un hombre solo no vale nada.
  • 1950: Arroz con leche.
  • 1950: Cuando besa mi marido.
  • 1951: La mujer del León.
  • 1951: ¡Qué hermanita!
  • 1952: La mano que aprieta.
  • 1952: ¡Qué rico el mambo!
Amelita Vargas, la Reina del Mambo en los teatros porteños.
  • 1953: Los tres mosqueteros.
  • 1953: Romeo y Julita.
  • 1954: El fantasma de la opereta.
  • 1954: Ritmo, amor y picardía.
  • 1955: Escuela de sirenas y tiburones.
  • 1955: Música, alegría y amor.
  • 1956: Luces de candilejas.
  • 1957: Venga a bailar el rock.
  • 1960: La procesión.
  • 1964: Cleopatra era Cándida, con Niní Marshall como su personaje Cándida.
  • 1976: La obertura (comedia).
  • 1991: El Gordo y el Flaco (serie cómica de televisión).

Fuentes